¡Mi papá no tiene energía!

¿Has notado que tú papá se siente más cansado? El esfuerzo de la vida diaria, una mala alimentación y la falta de ejercicio son algunos de los motivos principales que los llevan a sentirse así.

Quiero compartir contigo algunos tips que le devolverán a tu padre la energía necesaria para enfrentar el día, mejorando la salud y estado de ánimo, pero al mismo tiempo la paz mental, ya que un cuerpo sin energía nos hace perder también la lucidez del pensamiento.

¿Qué puede hacer tu padre para recuperar energía?

  • Sentarse en una silla con la columna derecha y los pies tocando el suelo, con los ojos abiertos, y respirar profundo inspirando por la nariz y botando el aire por la boca durante un minuto.
  • Beber agua con unas gotas de jugo de limón a primera hora de la mañana para apoyar las funciones de desintoxicación del organismo. Un cuerpo libre de toxinas coadyuva a la lucidez del pensamiento.
  • Comer al desayuno: frutas, verduras, zumos y batidos, reemplazando el tradicional desayuno de café y pan con jamón y queso. Los alimentos vivos, tomados directamente de la naturaleza y sin procesar, otorgan energía vital y mejoran el sistema inmune, cooperando en mantener un mejor estado de salud del cuerpo.
  • Meditar, volver al corazón, buscando un lugar tranquilo en la casa o en el trabajo para reflexionar y activar el yo interior durante algunos minutos, un par de veces al día.
  • Mantenerse en contacto con la naturaleza.
  • Hacer ejercicio, caminar y mejorar el estado físico, fijándose objetivos posibles de alcanzar de acuerdo a las condiciones de cada cual.
  • Dormir 8 horas diarias, durante la noche. El cuerpo humano reconoce las horas de oscuridad para activar las funciones fisiológicas del sueño de reponer del cansancio y restaurar el metabolismo de los minerales perdidos durante el día.