Marihuana medicinal

Fuente paliativa del dolor y de la belleza

Si bien el consumo de marihuana con fines recreativos sigue siendo un tema controversial y que genera debate en nuestra sociedad, lo cierto es que desde hace unos años a la fecha cada vez son más las personas que utilizan esta planta como fuente paliativa del dolor, curar enfermedades y hasta para tratamientos de belleza. Un uso menos conocido, pero que incluso ha sido avalado por importantes estudios científicos.

Por Pamela Vergara I.                       

Tras varios años de peregrinaje, la penquista Alejandra González por fin logró dar con el diagnóstico de su pequeña hija Martina, epilepsia refractaria secundaria a displasia cortical, trastorno que resulta del desarrollo temprano anormal de neuronas en la corteza cerebral, lo que da como resultado una serie de síntomas neurológicos que se vuelven aparentes a temprana edad y es la causa principal de epilepsia en niños, provocando convulsiones recurrentes.

“A Martina le empezaron a dar anticonvulsivantes que lo único que consiguieron fue que las crisis epilépticas aumentaran. Mi hija de 10 años llegó a sufrir 50 ataques en el día, por lo tanto, pasaba la jornada durmiendo y casi no se alimentaba. Cuando llegamos a Santiago y nos dieron el diagnóstico, el médico nos propuso operarla, pero probablemente no iba a aguantar la anestesia y que si lo hacía, el resultado sería que quedaría en silla de ruedas y sin habla”, relata emocionada Alejandra.

Con dicho panorama, ella y su marido comenzaron a buscar todas las alternativas posibles, hasta que en una visita al Centro Teletón conocieron al padre de un niño con la misma condición que Martina, y quien tras operar a su hijo y obtener los mismos resultados que el médico le había advertido a Alejandra, les pidió que no la operaran, que no corrieran ese riesgo, “nos dijo, por favor no operen a su hija, vayan a la fundación Daya (organización sin fines de lucro, que investiga y promueve terapias alternativas)  que está en Santiago, averigua, date la oportunidad. En el fondo, nos dijo, no jodas a Martina”, recuerda Alejandra.

Dejando de lado los miedos y los prejuicios asociados a esta controversial planta, esta penquista accedió, “cuando empezamos con este tratamiento le dábamos una gota de aceite 3 veces al día y no le pasaba nada. Después eran 2 gotas, hasta que conocimos a una neuróloga que nos contactó con un bioquímico de la Universidad de Concepción, este especialista nos hizo el análisis del aceite que nosotros teníamos y esos resultados se los enviamos a la doctora. De acuerdo a la talla y el peso de Martina comenzamos a darle otra dosis. Recién hace 2 semanas comenzamos a darle la cantidad que ella realmente necesitaba”, dice la madre.

Alejandra cuenta que los resultados fueron increíbles “con todos los episodios epilépticos que ella ha tenido ahora tiene una discapacidad cognitiva moderada. Con cada crisis son miles de neuronas que se mueren, la Martina llegó a tener 50 diarias y actualmente, ha llegado a tener 4 y hasta 2 episodios donde generalmente se cae y se golpea”.

Y es que, para esta mamá, su hija poco a poco ha vuelto a ser la niña que era hace 2 años atrás. “Ya sabe cuándo le va a venir una crisis y busca la manera de resguardarse y caer bien. Al bajar la cantidad de convulsiones también ha disminuido el dolor. Con el uso del aceite la Martina tiene menos dolor y menos episodios. Si bien sabemos que nadie va a mejorarla, porque el daño es irreversible, las crisis han disminuido, está más lucida y tiene una mejor calidad de vida”.

Sin duda, el uso de la marihuana es aún un tema controversial. No obstante, muchos países están reconociendo los beneficios y legalizando su uso para fines médicos, y aunque algunas personas aún la ven como una droga nociva, por las consecuencias físicas y psicológicas que puede acarrear, afectando funciones cerebrales como el aprendizaje, autocontrol y percepción sensorial y espacio temporal, existen otros que le han dado un uso que va desde lo medicinal hasta lo cosmético.

Delicias de Chile es una empresa dedicada a la producción y venta de productos para el bienestar y salud, comercializando, entre otros, productos derivados de la cannabis libre del THC, de uso terapéutico, alimenticio y cosmético para todo el país. Leonela Zúñiga, terapeuta floral de ese emprendimiento, señala que la cannabis que se usa a nivel de suplementos como en cosmética es “exclusivamente de la semilla del cáñamo. De esta primero que nada, obtenemos el aceite en presión fría, conteniendo ácidos grasos esenciales omega 3,6,9, ácido linoleico, aminoácidos, proteínas, vitamina D y E. Es un aceite altamente nutricional, absorbible y digerible por el organismo. Es excelente para frenar el colesterol y los triglicéridos, además de protector cardiovascular y otros. Este mismo óleo es el que se ocupa para dolencias a nivel osteomuscular, como también en cosmética”.

Tales propiedades, Daniela Amigo las conoce muy bien. Y es que esta terapeuta natural, desde hace 2 años se dedica a la producción de cremas cosméticas de distintas plantas medicinales y en especial de la marihuana, “la verdad es que las cremas a base de cannabis han tenido una buena recepción. No soluciona el problema en sí, pero calma el dolor. En realidad, la crema es para todo, para acné, rosácea, etc. Pero específicamente la usan para dolores traumáticos e inflamaciones”.

Y es que debido a la naturaleza de la inflamación en las articulaciones, los tópicos infundidos con cannabis o con un cannabinoide (o sintético) serían bastante eficaces en el tratamiento de dolencias de la piel y las articulaciones, incluyendo eccemas, soriasis y artritis.

El uso de cannabis, con fines medicinales y recreativos, tiene una larga data. Las pruebas de uso medicinal de la marihuana se habrían iniciado el 2.900 A.C, cuando el Emperador Fu de China la reconoció por sus amplias propiedades medicinales. Posteriormente, su uso fue habitual en Europa, África, Asia e incluso en Estados Unidos, como tratamiento de diversas enfermedades, siendo precisamente en este último país donde en los años 30 comenzó la prohibición de su uso, convirtiéndose así en una sustancia ilegal por un estatuto de las Naciones Unidas.

“La gente lo puede usar para el acné, para las pieles sensibles y también para las articulaciones o inflamaciones, es especial para aquellas personas que sufren de dolores musculares, porque en realidad lo que hace es relajar”, recalca Daniela. Señala además que ella misma prepara el aceite, “este óleo se prepara naturalmente, con extracto de aceite natural más la marihuana, y eso se deja almacenar unos 20 días y ahí es cuando la cannabis bota su propiedad”.

Gladys Muñoz, hace 4 años que utiliza este aceite para sus dolencias y hasta el día de hoy asegura que fue la mejor decisión “empecé a usarlo porque me diagnosticaron artrosis progresiva. Al principio comencé con remedios paliativos para el dolor, pero éstos me causaron problemas al estómago y terminé con una gastritis horrible. No recuerdo cómo llegó a mis manos el aceite de cannabis, pero me dieron a probar las gotitas y me empecé a sentir mejor”.

Gladys asegura que no sólo se sintió mejor después de un mes de consumir estas gotas, sino que además volvió a caminar casi en forma normal. “Antes usaba bastón para caminar porque no podía hacerlo por mí misma. Empecé a tomar la cannabis en aceite, 4 gotitas en la mañana y 4 debajo de la lengua en la noche antes de acostarme”.

¿Y los efectos son rápidos? “No, porque sólo después de un mes comencé a notarlos. Pero debo decir que me acostumbré a las gotas y no las he dejado de tomar. Debía operarme, pero me he mantenido tan bien hasta ahora que ya no es necesario y si bien, mi artrosis es progresiva, he logrado estabilizarme un poco, con ejercicios y todo eso”.

Y es que el aceite parece tener propiedades no sólo energizantes, sino también relajantes, situación que también llevo a Verónica Mechsner, terapeuta natural y dueña de Aura Azul, empresa dedicada a la producción de jabones y aceites naturales en la ciudad de Concepción, a incursionar también en las propiedades de la marihuana, “primero hacía óleo para masajes con distintas finalidades, energizante, relajación, pero realmente fue la gente la que me pidió productos a base de cannabis, sobre todo para el tema del dolor crónico y decidí fabricar un aceite para masajes a base del aceite esencial de la marihuana”.

Para Verónica este óleo se transformó rápidamente en su producto estrella, teniendo una muy buena recepción de parte del público “comencé con el tema de la cosmética natural y medicinal hace 2 años, pero de productos de semilla de cannabis hace un año y medio. El único que fabrico es el aceite para masajes y específicamente para todo lo que se refiere a dolor crónico y antiinflamatorio. Han sido los mismos clientes los que me cuentan los beneficios de este óleo”. Producto cuya venta ha ido incrementándose en forma paulatina, tal como lo señala Leonela Zúñiga de Delicias Chile, “las personas muestran bastante interés y curiosidad, aunque falta Información desde el punto de vista del comprador. Ahora bien, están creándose ONG’s o fundaciones (Daya) donde se están Implementando estudios, aprovechando la planta y sus flores con fines medicinales, para distintas enfermedades”.

Cabe destacar que estas cremas son muy bien absorbidas y no dejarían la piel grasa, “productos como shampoo, acondicionador, crema de masaje; jabón en barra y líquido de cannabis poseen un PH neutro, especial para personas alérgicas, que se les irrita con facilidad el casco o bien con psoriasis”, explican desde Delicias Chile.

“El shampoo es un buen limpiador del pelo y cuero cabelludo, con una detergencia moderada, eso significa que no arrasa con toda la capa protectora del pelo y protege la queratina, gracias a los aportes lipídicos que nos entrega el aceite de cáñamo”, enfatiza Leonela.

El acondicionador es un cosmético que compensaría la falta de sebo natural, recubriendo el tallo capilar, cerrando sus escamas y dando al cabello suavidad, flexibilidad y brillo.

Pero no sólo se producen shampoo o acondicionadores, también existe en el mercado una completa línea de cremas y lociones para la piel, que ayudan a fortalecer las pestañas y uñas, reduciendo la aparición de puntos negros y hasta puede ser una increíble base de maquillaje. Y es que la gama de productos hechos a base de marihuana es tan amplia que va desde bálsamos labiales, gel de baño, aceites relajantes, lociones, etc.,  y los que si bien no contienen la parte psicoactiva (THC) de la marihuana, sí poseen todo el resto de las propiedades curativas y antioxidantes de la tan controversial semilla de cáñamo.