Inyecciones de color, tratamientos en base a hidratantes y procedimientos controladores de frizz son sólo algunos de los tantos productos que se encargarán de entregarle vida y brillo a tu pelo en esta temporada.

Por José Luis Vargas / Fotos Patricio Barria

Rubias, morenas, pelirrojas y castañas a diario se preguntan ¿cómo puedo reparar el deterioro de mi cabello? Si bien el verano es la época en que el pelo sufre mayor resecamiento y desgaste, otoño es el periodo ideal para recuperar ese brillo y color tan necesario.

Dentro de los posibles problemas capilares presentes en la actualidad están la caída del cabello, el resecamiento y debilitamiento del mismo. Pero quienes están más expuestas a esta serie de daños, son aquellas chicas que optaron por un verano cargado de mechas californianas o accedieron a un freestyle u otra tendencia de desgaste en base a blondon o tinturas.

“Si bien hay una intención por reparar el problema, la mayoría de las mujeres sólo acude a un salón de belleza en busca de tratamientos básicos como coloración, corte de cabello o de puntas, dejando de lado todo lo que implica nutrición o tratamientos de restauración esenciales para el cuero cabelludo”, sostuvo Vicente Cortez, diseñador capilar.

A diferencia de antaño, hoy existe un menú de servicios que a través de un diagnóstico capilar permite entregar los cuidados necesarios a cada persona. En este plano se hacen presentes los tratamientos en base a hidratantes, procedimientos ricos en aceites, cremas controladoras de frizz e inyecciones de queratina que funcionan por nanoemulsión, todos procedimientos que sellan el cabello y lo restauran en su totalidad.

“Como experto uno debe explicar a las clientas que con una sola sesión no conseguirá los resultados esperados, por ello es fundamental hacer un seguimiento al problema y de acuerdo a ello recomendar un producto para que siga con el tratamiento desde su casa”, enfatizó Cortez.

Si existe coloración en el cabello es vital el uso de ampollas, masajes de shock y tratamientos de color que devuelvan el brillo perdido por el exceso de amoniaco. Asimismo, es recomendable disponer de tres tipos de shampoo, uno para el color, otro para la nutrición y uno neutro que cumpla la tarea de exfoliar el cuero cabelludo.

Al uso de la plancha y secador se suman agentes externos como el humo, la contaminación o el polvo que dañan tu pelo. Frente a este problema es necesario crear hábitos y cuidados efectivos que le entreguen fuerza y vitalidad a tu cabellera.