Lolein: lo nuevo del pop femenino en Concepción

Más de un año entre el estudio y la producción lleva trabajando el dúo pop integrado por las penquistas Eileen Reyes y Priscila Flores, para presentar su ep llamado “Lolein» que consta de cuatro canciones y será liberado en las plataformas de YouTube y Spotify a mediados de junio. Por el momento, las chicas lanzaron este jueves 30 su primer videoclip a través de YouTube.

El video musical de “Frankie”, primer sencillo de la banda, fue grabado en distintos puntos de Concepción con la productora Gatoperro Films y el apoyo de Black Dance Studio. Una puesta en escena que mezcla música, estética y baile, con vestuarios diseñados y confeccionados por Eileen para la ocasión. Además, el vídeo cuenta con la participación y el talento de bailarines y bailarinas de Black Dance Studio.

El dúo femenino tiene una carrera en conjunto desde 2014, desarrollando distintos proyectos musicales, pero no fue hasta hace poco más de un año que decidieron adentrarse de lleno en el género pop, inspiradas por artistas como Madonna, Bruno Mars, Alex Anwandter, entre otros. “Nos marcó mucho estudiar la producción de estos artistas y sus canciones, sin dudas producciones muy diferentes a lo que estábamos acostumbradas a escuchar. Pasar de instrumentos análogos a usar sintetizadores y estar en un proyecto en el que quieres hacer un sonido pero no sabes bien cómo hacerlo, es un gran cambio. Además en ese tiempo conocimos el disco 24K Magic de Bruno Mars nos dejó muy pegadas”, comentó Priscila.

En ese sentido, no solo su labor musical está influenciado por estos sonidos, también se identifican con el trabajo de Madonna en los comienzos de los 90, al sumergirse en la subcultura house-ballroom y comunidad QUEER. “Sentimos que es nuestro nicho, nos encantaría que escuchen nuestra música porque en ella tratamos temas relacionados con la discriminación que vivimos, aún hoy en día», señaló Eileen.

Desde esa línea, “Frankie” es un tema que aborda esos momentos por los que la gran mayoría atraviesa en algún momento de su vida; desesperación existencialista y posteriores pensamientos nihilistas, pero aún así, esa misma desesperanza da pie a un pensamiento lleno de energía: pase lo que pase, siempre puedo bailar. “Esta canción ha pasado por muchas versiones de diferentes métricas y estilos musicales, de hecho, la primera versión aparece en la introducción del vídeo. Habla de pensamientos difíciles que tenemos pero también tiene un mensaje positivo» finalizaron.