¿Llegando al final de Facebook?

Diversos estudios han dado a conocer el rápido crecimiento que ha presentado Instagram en los últimos años, principalmente entre el público joven, que es el que utiliza con mayor frecuencia las redes sociales. Parece impensado para muchos como Facebook ha ido quedando atrás, una plataforma que cambió todo lo que antes conocíamos: desde nuestra manera de comunicarnos y compartir con los demás, hasta el enfoque del marketing y publicidad de distintas marcas.

Por Javiera Osorio

A nadie le sorprende cuando afirmamos que las pantallas se han vuelto el mejor amigo del hombre. Desde tu computador, hasta el genio de tu bolsillo llamado Smartphone, estos aparatos han comenzado a controlar nuestras vidas, almacenar nuestros momentos y dar a muchos una especie de alter ego, donde son capaces de decir todo aquello que siempre desearon.

Pero los tiempos cambian y lo que alguna vez conocimos como primeras redes sociales hoy han sido eliminadas de nuestro día a día o simplemente han cambiado a tal punto que parecen irreconocibles. Incluso quienes eran los usuarios perfectos, donde todo estaba planeado para ellos, hoy no lo son. Es más, hoy es común ver a niños invadiendo este espacio, millennials que han nacido con tecnologías al alcance de la mano y que en sólo horas son capaces de manejarlas mejor que adultos que llevan un mes, lo cual parece chistoso y al mismo tiempo preocupante por la cantidad de información inadecuada para los menores, es por esto que existen tantas herramientas para control parental.

En el año 2004 un universitario creó una plataforma que lo convirtió en la quinta persona más rica del mundo, se trata del conocido Mark Zuckerberg, creador de Facebook. La red social fue destinada inicialmente a los estudiantes de Harvard que necesitaban compartir información para evaluarla rápidamente, sin embargo, Zuckerberg jamás imaginó que la innovación de su invento generaría que en sólo meses todas las universidades de Estados Unidos lo utilizaran y que más tarde sería la red social que conectaría a todo el mundo. Incluso ha sido tan importante en los últimos años que fue parte del inicio de uno de los conflictos en el mundo árabe más importantes, el inicio Primavera Árabe en Túnez, norte de África en 2010, que se organizó bajo grupos de Facebook.

Mauricio Rubilar, doctor en Historia de la Universidad de Valladolid, considera a la Primavera Árabe como una crítica a los regímenes autoritarios y dictatoriales que regían en Túnez, Libia o Egipto, cuestionando estos sistemas de largo aliento. “Uno de los factores claves de la organización de estos movimientos fueron las redes sociales, principalmente Facebook para manifestar su rechazo a estos gobiernos, finalmente la organización por medio de esta plataforma permitió el derrocamiento de muchos de estos gobiernos desde finales de 2010”.

Agrega que en ese sentido que Facebook fue una red que contribuyó a movimientos libertarios, pero además menciona que el uso de esta red social por parte de las comunidades, igualmente ha tenido su contraparte debido a su uso para la manipulación de procesos electorales “El caso más paradigmático es la elección de Donald Trump en EE.UU el año 2016, donde en los últimos meses se ha debelado todo un manejo de información donde Facebook, por medio de cuestionarios aplicados a sus usuarios, pudieron determinar una serie de perfiles psicológicos que finalmente fueron utilizados por la campaña de Trump para destinar mensajes directos a atraer el voto de esos usuarios. Se manipularon temores, deseos y prejuicios de estas personas gracias a los cuestionarios en la plataforma”, agregó Rubilar, aclarando que, si bien las redes sociales pueden posibilitar una expresión de opiniones críticas, también pueden ser utilizadas para orientar opiniones políticas debido a su manipulación.

En 2008 Facebook contaba con 100 millones de usuarios, quienes compartían contenido en un recién estrenado muro y mantenían conversaciones en el chat. Pareciera que desde el momento en el que se instaló creó un mundo paralelo en el que todos querían estar, donde el confort estaba en hablar presionando teclas. Las grandes empresas se dieron cuenta de esto, pues en Facebook estaba pasando algo y si querían mantener a su público fiel debían ser parte de ese algo y fue así como la plataforma gratuita llevó a Mark Zuckerberg al top 20 de Forbes: Richest People In The World.

 El marketing comenzó de a poco a centrar sus energías y grandes fuerzas en un sitio bastante interesante: sin mucho dinero, consigues mucho. “Si bien las rrss en el país partieron como una plataforma de conexión entre personas, hoy nos vemos enfrentados a un soporte más dentro del gran mix de marketing y comunicación de las marcas”, explica Ignacio Irazuzta, sociólogo experto en el tema.

Para Irazuzta las redes sociales han tomado un valor increíble y las empresas han aprovechado estas opotunidades de comunidad para realizar negocios. “Nunca nadie pensó hace 10 años cómo iban a evolucionar estas plataformas, ni el mismo Zuckerberg se imaginó estar declarando ante el senado de EE. UU”, añade. Sin embargo, es un hecho que hay otra potencia en cuanto a redes sociales que ha destronado a Facebook, algo que hace algunos años pensaríamos imposible.

En octubre del año 2010 nació Instagram de la mano de dos jóvenes, Kevin Systrom y Mike Kreiger. En dos años contaban con gran popularidad y 100 millones de usuarios activos, el mismo año en el cual se convirtió en una aplicación disponible para Android, ya que antes sólo estaba disponible en App Store.

Instagram es una red social que permite a sus usuarios tomar fotografías y grabar videos, editarlos con filtros o marcos y finalmente subir el producto a la misma red para que pueda ser compartido con tus followers (aquellos que siguen tu cuenta). Bastante simple y bastante rápido, una plataforma que está basada en la imagen y dejando un poco de lado el texto, que hoy se consolida como la número uno.

Según el estudio de mercado de la empresa eMarketer de febrero 2018, Facebook perdió dos millones de usuarios, los cuales comprendían edades menores a 24 años. Y pareciera ser que es cierto, al hablar con un menor lo más probable es que digan que simplemente no usan Facebook y que su red social favorita es Instagram.

Según el centro de análisis eMarketer, Facebook está perdiendo usuarios jóvenes incluso más rápido de lo esperado, pero aseguran que de cierta manera han logrado frenar un poco esta tendencia al comprar Instagram. Entre el universo de encuestados, jóvenes de 12 a 17 años de edad, menos de la mitad utilizaba esta red social al menos una vez al mes en cualquier tipo de dispositivos.

Para Ignacio Irazuzta, un dato muy importante radica en la llegada de la generación Baby Boomers a Facebook. “Los jóvenes han migrado, huyendo de sus padres y familiares, hacia soportes donde sentirse independientes. Instagram ha sido esa vía de escape, como lo fue Snapchat en su momento. También los nuevos formatos, como las historias hacen más atractivas nuevas plataformas para estos usuarios”, dijo el sociólogo. Añade que Instagram es una plataforma dirigida principalmente para jóvenes entre 15 y 25 años, mientras que en Facebook el bloque activo comprendería adultos entre 25 y 55 años. “Nuestras investigaciones, tanto a nivel cualitativo, como cuantitativo dan cuenta de esto”.

El especialista considera que las horas de conexión de los menores han aumentado de manera exponencial en los últimos años, lo que atribuye principalmente a la cantidad de soluciones que hoy brinda la era digital. “Sus redes preferidas serán aquellas donde puedan expresarse libremente y que ofrezcan instantaneidad y contenido entretenido. En este caso Instagram supera con creces a Facebook”, y agregó que tampoco debemos dejar de lado a WhatsApp y Youtube, las cuales forman parte del día a día de los jóvenes y cuentan con grandes indices de participación en nuestro país, como entretenimiento y oportunidades de aprendizaje. Por estas mismas razones, el marketing ha tenido que encontrar a su público ideal y apuntar a la red social que los identifica.

Nicolás Castro, experto en redes sociales asegura que el marketing se ha ido volcando a las plataformas digitales por dos motivos “los costos son mucho más bajos que en la publicidad tradicional, una campaña en Facebook puede ser incluso de $10.000. En comparación a la publicidad en medios tradionales es mucho más barato, yo diría que un aviso en un diario local podría duplicar o triplicar facilmente el valor anterior”. Explica que la segunda razon son las métricas, ya que es muy dificil saber realmente en un medio covencional cuántas personas compraron o tuvieron acceso al medio y peor aún, cuántas realmente prestaron atención al aviso. Sin embargo, agrega que, en redes sociales como Facebook o Instagram, se tiene acceso a la información de cuántas personas lo vieron, cuántas hicieron clic, si fueron hombres o mujeres y de dónde son. “Esa información sirve para seguir programando estratégias digitales en adelante y saber si funcionó o no funcionó, además de poder editarla día a día, en el diario simplemente perdí la plata”.

Considera además que Instagram presenta un crecimiento más rápido, pero no cree que esté destronando a Facebook, agregando que la primera es utilizada principalmente en empresas o pymes que necesiten mostrar la imagen de un producto para llamar la atención, pero aclara que muchas marcas prefieren Facebook, ya que es mucho más completo en todo sentido, pues se puede entregar imagen, contenido, segmentar público o programar la publicación. “Eso si, la gente más jóven está prefiriendo a Instagram por sobre Facebook, por lo que las marcas podrían presentar una obligación más adelante con el cliente para obtener un feedback y así ajustarse a lo que quiere el este. Estos son espacios en los que podemos comunicarnos con grandes marcas, antes poder hablar, por ejemplo, con Falabella era impensado”, finalizó el especialista.