La iniciativa penquista para mejorar el transporte público

Un metro para Concepción

Proyecto impulsado por la Cámara Chilena de la Construcción junto a diversos actores del Gran Concepción, Muévete por un metro nació a fines del año pasado buscando mejorar el transporte público penquista. Uno ya saturado y que mantiene la urgencia de planificar un tren subterráneo para Concepción.

Por Cristina González G. | Ilustraciónes Martín Ortega G.

En nuestra ciudad ya es común pensar en la hora del taco, esperar largos minutos en trayectos que son relativamente cortos u optar por comprar un automóvil a la primera oportunidad, para evitar el transporte público. En consecuencia, las calles de Concepción ya se encuentran totalmente saturadas.

Movilidad y conectividad

Citado por Diario Concepción, el Segundo Informe de Calidad de Vida Urbana del Gran Concepción (2013 – 2014) demuestra la importancia para la ciudadanía el ítem de movilidad y conectividad: un 70% de los consultados señaló lo fundamental del tema. Y, por otro lado, en el Índice de Calidad de Vida Urbana 2018 que elabora el Núcleo de Estudios Metropolitanos del Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales de la Pontificia Universidad Católica de Chile y la Cámara Chilena de la Construcción, el punto ‘conectividad y movilidad’ es uno de las peor evaluados en el Gran Concepción.

A la puerta de un colapso vial, un metro subterráneo parece una opción obvia y definitiva para una ciudad tan grande, con expectativas de crecer aún más. Por años se ha escuchado esta solución como lo que se debería realizar a futuro, no sin antes algunos comentarios y dudas que surgen en el camino.

Debido al incremento del parque automotriz y las congestiones, Muévete por un metro propone una tercera línea de metro, complementaria a las dos existentes del Biotren (Talcahuano – Hualqui y Concepción – Coronel), que partiría en Avenida Bernardo O’Higgins y terminaría en Universidad del Bío Bío.

Esta tercera línea, ayudaría a disminuir la motorización vehicular y tiempos de viajes. Por supuesto, también mejoraría calidad de vida y tiempos de ocio, acceso inclusivo y aumento en el uso de bicicleta. Desde Muévete por un metro, estiman que el promedio de viaje de las personas en el Gran Concepción es de media hora, con un tren subterráneo esos treinta minutos se reducirían a once. También proyectan que la construcción tardaría entre dos a tres años, con un costo de 500 millones de dólares.

Manteniendo un trazado de 4,9 kilómetros, esta tercera línea partiría en Estación Intermodal de Concepción, iniciando el recorrido por calle O’Higgins y conectando con siete estaciones: Angol, Plaza de Armas, Diagonal, Universidad de Concepción, Salesianos, Estadio Ester Roa Rebolledo y Universidad del Bío Bío.

¿Es posible construir un metro para Concepción? Entrevistamos a Felipe Schlack, presidente de la Cámara Chilena de la Construcción, entidad impulsora de Muévete por un metro, para responder un dilema que se ha presentado a través del tiempo en la ciudad penquista.

Muévete por un metro

Este proyecto multidisciplinario agrupa distintas organizaciones y asociaciones involucradas en la Cámara Chilena de la Construcción. Entidades del ámbito público, que buscan pensar cómo se construyen y gestionan las ciudades, “el tema del transporte público mezcla ámbitos de infraestructura con urbanismo, ya que cómo se desplaza la población tiene que ver con la forma de hacer ciudad. Vemos que Concepción crece, estamos llegando a un número mágico en urbanismo que es el millón de habitantes. Cuando las ciudades llegan al millón de personas vienen desafíos importantes, uno de esos es cómo desplazarse y hacerlo de manera eficiente apuntando a un sistema de transporte integrado”, afirma Felipe Schlack, presidente de la Cámara Chilena de la Construcción.

¿El sistema de transporte que mantenemos actualmente en Concepción es obsoleto?

No es que sea obsoleto, está incompleto. El sistema de tren urbano se encuentra en desventaja por varios motivos, pero a juicio nuestro y de varios expertos es que las dos líneas existentes del Biotren no están entrando a los principales atractores de viajes de la ciudad que están ubicados en el centro de Concepción. Se llega hasta Avenida Arturo Prat y de ahí los usuarios deben bajar y salir hacia la calle, que para las primeras cuadras es factible, pero si deseas ir más lejos y con nuestro clima, se hace más complicado.

Y el metro tomaría puntos importantes de Concepción como Plaza de la Independencia, Universidad de Concepción, Universidad del Biobío….

Lo más importante son las predicciones de aumento de transporte de usuario, donde se calcula que podríamos pasar de cinco millones de pasajeros al año a casi treinta, eso es un salto enorme. En nuestra zona el Biotren cuenta con 16 estaciones en la intercomuna y mueve a 6.500 personas diariamente, en su mayoría personas que se dirigen por la mañana a la capital regional por razones de trabajo o estudio y regresan en el mismo medio de transporte por las tardes.

Lo anterior demuestra que nuestra intercomuna contará con un medio de transporte que tendrá capacidad para las personas que se mueven actualmente, y también para enfrentar los aumentos de demanda del futuro.

Existe en Chile una visión centralista y el transporte público no escapa de ello. Cuando tú ves que se anuncian líneas del metro en Santiago enumerándose la cantidad de beneficios que trae a la ciudadanía, bien comprometidos, pero se muestran reacios a la posibilidad de realizarlo en regiones, llama la atención dónde están puestos los focos. Ahí es donde tiene que existir una propuesta transversal, la ciudadanía debe alinearse con nuestros políticos. Un llamado también a los políticos es que miren más allá de los plazos electorales, que es una tendencia del último tiempo de ejecutar proyectos que caigan solamente dentro del período electoral. Hay que pensar en el largo plazo.

¿Es posible construir un metro para Concepción?

Una de las razones que históricamente se otorgaba para no construir un metro en Concepción era porque las napas subterráneas no lo permitirían. Estamos en pleno 2019, esa discusión era súper válida hace cuarenta o cincuenta años atrás, pero actualmente la técnica ha avanzado de manera suficiente. Si no fuera así no podría existir en Concepción ni edificios, ni estacionamientos públicos que tengan tres o cuatro niveles subterráneos.

Yo diría que esta excusa no es de la gente de Concepción, sino de ciertos grupos que manifiestan esta idea cuando es momento de ponerle palitos un poco a la rueda de este proyecto. Hay que entender que esto no es una imposición, es un gran acuerdo de cómo queremos proyectar la ciudad en el futuro, no para nosotros sino para nuestros hijos y las generaciones que vienen. Debemos legar la ciudad que queremos y estamos en un momento transcendente para configurar cómo la materializamos.