Este multifacético profesional penquista divide su agitada agenda entre el trabajo, la docencia, la familia y el deporte. Aunque su vida lo obliga a organizar su rutina entre Concepción y Santiago,  este apasionado del running asegura que siempre se da tiempo para todo.

Por Consuelo Ruiz

Cordial, alegre y seguro de sí mismo nos recibió José Miguel Flores (44), reconocido abogado de la zona con más de 20 años de trayectoria. En su oficina “Flores y Asociados”, disfrutamos de una amena entrevista en el noveno piso de un moderno edificio con vista al Biobío, donde hablamos tanto de su carrera como de su vida personal.

Su día comienza a eso de las 6 de la mañana con una sagrada salida a trotar antes de ir al trabajo. Luego toma desayuno y se va a la oficina para iniciar una agitada jornada laboral. Trabaja la mitad de la semana en Concepción y la otra en Santiago. En su currículum también tiene cabida su faceta como docente en la Universidad Católica de la Santísima Concepción, donde imparte el ramo “Planificación Corporativa y Negociación Estratégica” para un MBA; y en la Universidad del Desarrollo, en Santiago.

Su vida académica comenzó con grandes augurios: egresó de la Universidad de Concepción con el mejor promedio se su curso,  más tarde viajó a Barcelona para ingresar a un Magíster en Derecho, en la Universidad Pompeu Fabra e incluso llegó a Tokio para realizar un postgrado y una pasantía en “Gestión de Propiedad  Intelectual. También estudió “Negociación Avanzada” en la Universidad de Harvard y “Finanzas” en la Universidad de Chicago.

Esta es sólo parte de la amplia formación que ha tenido José Miguel, actualmente casado con la también abogada, Ana María Sauterel, y padre de cuatro hijos: Isidora (15), Josefina (13), Trinidad (7) y Vicente (4).

¿Qué destacas de tu experiencia laboral y en qué aspectos has marcado la diferencia?

Como profesional he concretado varios proyectos. Fundé la primera Unidad de Propiedad Intelectual en Chile. En 2004 me independicé  y formé el estudio jurídico “Flores y Asociados” con  mi socio, Pablo Acevedo, donde entregamos un perfil regional al estudio, dando servicios corporativos integrales para satisfacer las necesidades de las empresas.  No obstante lo anterior, y por requerimientos de empresas de Santiago, abrimos otra oficina en la capital en 2006.

JMF

¿Cuáles son los beneficios que le entregan al cliente?

Cuando asesoramos a la empresa primero realizamos un diagnóstico de la compañía y en base a eso hacemos una planificación con el objetivo de que ésta sea lo más sustentable posible. Asimismo, asesoramos en la estructura y el gobierno corporativo con una gestión efectiva dentro las necesidades del mercado.

A pesar de la corta vida de “Flores y Asociados”, los ojos del mundo se han posado sobre su gran calidad y savoir faire. Como consecuencia, desde su fundación se han hecho acreedores de varios premios del circuito, como un galardón “Lawyer Monthly Legal” por ser la firma chilena de abogados del 2012, y un estímulo particular a José Miguel, otorgado por la misma revista inglesa, como el abogado comercial en Chile con más distinciones en el ranking 2014. Con esos estímulos, el futuro del penquista se avizora mejor que nunca.

De tus nuevos proyectos, ¿nos puedes adelantar algo?

En este momento estoy con uno que será de gran aporte para la comunidad penquista, el cual consiste en crear el primer “Centro de Gobiernos Corporativos y Empresas Familiares” de la Región del Biobío. La iniciativa ya cuenta con el apoyo de universidades, principalmente la Universidad Católica de la Santísima Concepción, bancos y empresas interesadas en que este centro funcione. El proyecto ya está a punto de ver la luz y se dividirá en cuatro grandes pilares; investigación, formación de competencias, asesoría en materia de mejorar las buenas prácticas y relación con el medio.

Asimismo, uno de los principales objetivos que queremos lograr con la fundación de este centro es lograr entregarle un valor agregado a las empresas, para que sean íntegras y responsables con sus trabajadores, clientes, colaboradores, proveedores  y con el medioambiente.

 Su mundo privado

Cuando emprende rumbo al ascensor con miras a casa, José Miguel ya tiene en mente una lista de panoramas en solitario y con su familia. El más primordial es la práctica del running, disciplina que lo tiene absolutamente enamorado del deporte, uno que además no representa grandes riesgos. Correr representa beneficios para la salud física, pero también para el ánimo, y para un hombre con tantos asuntos legales que lo esperan día tras día, resulta vital distenderse un poco de la rutina.

Entiendo que el deporte es importante en tu familia, ¿por qué tanto?

Con mi familia somos súper unidos y nos gusta mucho la actividad física. Por lo mismo, les buscamos un colegio que fomentara el deporte y el idioma. Para mí la excelencia académica no es tan importante durante la etapa escolar, me interesa más que realicen cosas que los motiven y estimulen sus habilidades.

La actividad física es muy importante porque te ayuda a ser disciplinado, trabajar en equipo y usar la mente. Siempre he sido deportista, anduve muchos años en moto e hice bicicleta en cerro. Ahora último me he dedicado al running y salgo todas las mañanas a correr por distintos lugares que tengan cerros, obstáculos, subidas y bajadas. He participado en tres maratones y ya me inscribí en la corrida “SuperTrail” que se realizará en enero en Concepción.  Me encanta.

CORRIDA 5 WEB¿Cómo te las arreglas para para trabajar, estar con la familia y hacer ejercicio? ¿Te alcanza el tiempo?

Lunes, martes y miércoles, hasta las 14:00 horas, trabajo en Concepción. Miércoles en la tarde, jueves y viernes, en Santiago. Una vez a la semana con mi señora organizamos algún panorama juntos y sábado o domingo salimos con los niños. Tomamos un buen desayuno en familia y nos gusta mucho organizar algún pícnic, ir al cine, escuchar música, hacer paseos en la desembocadura, ir a Chome, Llacolén, a la Universidad de Concepción, cerros del Venado y cualquier entorno que nos permita estar en contacto con la naturaleza.

Me imagino te identificas mucho con Concepción. En tu experiencia como profesional y ciudadano, ¿qué les dirías a los penquistas?

Soy súper regionalista. Creo que Concepción es una excelente ciudad para vivir y ha sido bastante postergada porque somos muy conformistas. Hay hitos fundamentales que la gente no conoce. Gran parte de los commodities del país se producen en nuestra región. Tenemos el sector  energético, forestal,  pesca, celulosa,  acero, y a pesar de esto sigue existiendo el centralismo en el país.

Me gustaría transmitir que aunque seamos una ciudad con grandes industrias, los penquistas debemos valorar que vivimos en una ciudad de servicios con comercio, universidades, colegios y clínicas y hospitales, lo cual nos permite ser metrópoli autovalente y con excelentes profesionales.

Por lo mismo, hago un llamado a no tener miedo a emprender e innovar. El fracaso hay que verlo como experiencia,  hay que atreverse y tener las ganas de salir adelante y marcar la diferencia.

Recomendados

Trago: Un buen vino tinto.

Plato: El pastel de choclo de cualquier restaurante y los deliciosos postres hechos por mi señora.

Destino: Isla de Pascua, Nueva York y Cerros del Venado, en Concepción.

Ingredientes: La albahaca en todas sus presentaciones, en jugos, ensaladas y en los porotos granados.

Música: Mi grupo favorito es The Cure, pero me gusta mucho salir a trotar con rock.