Jardines:
Conoce los cuidados y recomendaciones para este otoño

Reflejar nuestra identidad en cada uno de los espacios que habitamos, es una costumbre cada vez más frecuente. Una forma de lograrlo es incorporando diferentes plantas con las que llenamos nuestros ambientes de naturaleza, sacando el mejor provecho de la extensión de jardines, patios y terrazas.

Por Daniela Soto V.

Diferentes colores, tamaños, texturas y olores, con fines decorativos o como una forma de vitalizar el entorno, son sólo algunos de los usos de las plantas, acompañantes infaltables en los hogares. Sin embargo, también hablamos de unos silenciosos integrantes de nuestra familia, que igual crecen, se alimentan, cambian e incluso se estresan ante una variación repentina de un lugar con mucho sol a uno con poco.

Por eso, con la llegada del otoño y el descenso de las temperaturas, tenemos ante nosotros la época perfecta para rehidratar y entregar los cuidados necesarios que permitirán que los jardines florezcan sanos y fuertes durante las siguientes temporadas, constituyendo así el mejor momento para rediseñar y planificar el futuro uso que le daremos a los exteriores.

Ahora, cuando el frio y la lluvia se hacen presentes, te invitamos a conocer qué plantas resisten de mejor manera, en qué casos es necesario reforzar su cuidado, y a cuáles y cuándo es recomendado realizar una poda.

La clave es el espacio

La mantención de un jardín es una tarea constante, sólo así es posible conseguir que luzca verde y reluciente durante todo el año, por lo cual es necesario conocer qué tenemos en él y sus ciclos de floración.

Para Eduardo Framm Zapata del Vivero Lonquimay, ubicado en San Pedro de la Paz, un factor importante al momento de diseñar los exteriores es elegir algo adecuado para el tamaño del espacio a habitar, pensando en el crecimiento y en las condiciones que cada planta requerirá a corto y largo plazo.

 “Muchos clientes nos contactan por redes sociales y nos envían fotografías preguntándonos por los cuidados y los mejores productos, nosotros de forma gratuita los asesoramos y orientamos, además de ayudarlos a identificar cada especie. Nuestras boletas cuentan con el nombre de cada planta y también les explicamos las condiciones, y el espacio que requerirán, lo que permite que realicen una compra informada, eligiendo y potenciando lo mejor de ellas”, indica.

Uno de los aspectos importantes a estar atentos es ver qué cantidad de agua han recibido las plantas, debido a que, “es un error común al verlas amarillentas o secas, agregar más agua, pero cuando el sol es menos intenso y la temperatura más fresca, el agua se conserva durante más tiempo. Otra recomendación es fertilizarlas, porque han estado en un constante crecimiento”, señala.

Con más de 30 años de existencia, es posible encontrar en esta empresa familiar productos de elaboración propia y de las mejores marcas del mercado. “Antes de traer algo nuevo nosotros probamos su calidad y según eso lo ponemos a la venta del público”.

Existen plantas ideales para cada temporada, como es el caso de los bulbos los cuales se caracterizan por tener semillas que resisten el frio, Tulipanes, Jacintos y Muscari, debido a que al plantarlos en otoño sus flores germinan de la tierra en primavera. Si se trata de dar un toque de colores al exterior, se puede optar por Orejas de Oso, Prímulas y Cinerarias, Ciclamen, Pensamientos y Violas Enanas, las cuales duran alrededor de 8 meses en los cuales dejan sus semillas y se mueren.

En el caso de las especies arbustivas esto se da en menor medida, sin embargo, en el caso de los cítricos y los paltos son más sensibles a la helada, por lo que si no son cubiertos y protegidos del frio se daña el ápice y las partes más nuevas de la planta, en estos casos es necesario realizar una poda en las zonas dañadas y esperar el rebrote en la primavera. Algunos árboles más pequeños, ideales para los jardines son el Magnolio, el Laburnun y la Parkinsonia.

“Otras especies muy beneficiosas para los hogares son los árboles caducos, ya que en invierno pierden las hojas y permiten que el sol entre a las casas, y durante el verano entregan sombra”, comenta.


La temporada de poda

Es uno de los cuidados más importantes de los árboles, arbustos y plantas, para la cual es importante saber el objetivo que cumple la planta a podar, es decir, si es floración, producción de fruta y/o sombra, y el estilo de nuestro jardín, en base a ello se debe realizar un diferente tipo de poda, el cual favorezca su desarrollo y las ayude a mantenerse fuertes.

“Las rosas, por ejemplo, requieren ser podadas en la parte baja entrando el invierno, de esta forma se logra que no se vuelva paluda en la parte inferior, hojas al medio y las flores en una parte muy superior. Esto también se realiza en los árboles frutales en periodo de formación, en los cuales se realiza la poda para formarles la copa y generalmente bajas, para que sea más fácil sacar las frutas, como es el caso de los Paltos y Limoneros”, señala.

Las podas siempre son distintas en cada árbol y dependiendo de lo que se quiera lograr, existen:

La Poda de Formación, que busca dar una forma homogénea a la copa, desde los diferentes ángulos.

La Poda de Rejuvenecimiento, se realiza en invierno sobre ejemplares muy adultos y/o enfermos, se efectúa sobre la estructura primaria o secundaria, esperando activar la especie para producir una nueva estructura principal.

La Poda de Mantenimiento, es para mantener en buen estado las especies de plantas, busca conservar la forma original y nunca se realiza en las estructuras de las ramas primarias.

Durante cualquier epoca del año y las veces que sea necesario, es posible realizar la Poda de Limpienza que favorece el desarrollo de la especie, ya que permite eliminar las ramas secas, dañadas, entrecuzadas.

Finalmente, “algunos de los cuidados que son transversales a las distintas especies son el abono, en el caso del pasto abonarlo cada tres meses; otra recomendación está orientada a proteger a los árboles sensibles a las heladas, esto implica instalar unas tres ramas de Colihue o Pino impregnado con un nylon arriba, aplastándolos hasta el suelo; también se pueden aplicar productos químicos unos 15 días antes de la helada”, finaliza Eduardo Framm.