Sabores exclusivos, ingredientes exóticos, aromas inigualables y delicias que cautivan el paladar, son todos elementos de conquista en los que se apoyan los hombres de hoy. Esos galanes que fusionan el éxito, la personalidad y el buen humor para seducir a su mujer ideal.

 Por José Luis Vargas

Siempre se ha comentado que una excelente forma de conquistar a un hombre es a través del estómago, sin embargo, ¿se aplica el mismo dicho para cautivar a una mujer? Así lo cree un gran número de hombres que antes de tonificar su cuerpo en el gimnasio o aprender a tocar la guitarra, apelan a la gastronomía como la mejor arma de seducción.HOMBRE_GOURMET

Esta nueva generación masculina es conocida como “gastrosexuales”, término que nace a raíz de un estudio realizado por la consultora londinense “Future Foundation”, quien a través de su investigación pretendía saber cuáles eran las armas de seducción que empleaban los hombres para conquistar a una chica, siendo la cocina la favorita de ellos.

Esta nueva tribu contempla a jóvenes profesionales de entre 25 a 44 años con un status social elevado. Asimismo, son hombres con una personalidad ambiciosa, apasionada y una clara vocación por impresionar al resto.

Del mismo modo, una mayoría de ellos sienten total atracción por personas hábiles en la cocina, mientras que otro porcentaje claramente solo apela a ésta como una forma de conquista.

Pero ser  parte de este selecto grupo envuelve mucho más que cocinar y tener buen paladar, contempla informarse de forma constante del mundo culinario, estar suscrito a revistas de gastronomía, hacer cursos, asistir a catas de vino y transformarse en todo un gourmand. Uno que sabe a qué restaurantes ir, qué platos pedir y qué tipo de vino es el más idóneo al menú solicitado.

Por eso, todo gastrosexual está consciente que nunca se debe quedar sólo en el disfrute, sino que se insta a usar dicho aprendizaje para seducir a las féminas que lo rodean.

Asimismo, sabe que una buena mesa preparada con un plato rico, original y bien presentado genera un escenario íntimo e irresistible para cualquiera. Por eso, no le basta con freír un trozo de carne a su invitada, sino que busca impresionarla con hazañas culinarias que impliquen productos o especias traídas de países exóticos que le entreguen un sabor inigualable.

Un factor clave en este contexto es el reconocimiento entregado esta última década a muchos chefs internacionales. Íconos que los hombres gourmet siguen como estrellas de rock,  transformándolos en sus modelos a seguir.

Estos hombres que tienen mejor desarrollado el paladar y se definen como amantes de la buena mesa, son fanáticos de programas como MasterChef y Hell’s Kitchen, en los que la masculinidad, competencia y agresividad son características aplaudidas.

Razones de sobras para identificar a este nuevo seductor innato, uno que aparte de mostrarse exitoso, atractivo, interesante y con un alto sentido del humor, es capaz de manejar ollas y sartenes fusionando en ellos los más variados condimentos y sabores con fines encantadores,  esos que te harán caer rendida a sus pies.