Emprendedor de alma inquieta 

Francisco Ibieta: Las múltiples facetas de un inquieto emprendedor

Especialista en marketing y actual gerente de asuntos públicos de GNL Talcahuano, además de ser parte del directorio de IncubaUdeC y de la Cámara de la Producción y el Comercio, se siente feliz de ocupar sus días en lo que le apasiona, sobre todo si su experiencia se traduce en un aporte al desarrollo de la Región. El emprendimiento también es algo que lo mueve y llena de entusiasmo, conformando así hace casi tres años junto a su esposa Directo Algrano, empresa enfocada en la alimentación saludable y de promisorio futuro.  

Por Mauricio Maldonado Q.
Fotografías Francisco Méndez R.

Francisco Ibieta siempre ha tenido claro el enorme potencial que tiene la Región, y desde ahí ha apelado a contribuir a ella desde diversos frentes y áreas. Actual gerente de asuntos públicos de GNL Talcahuano, además de integrante del directorio de la Cámara de la Producción y el Comercio de Concepción, ha optado por ser un penquista más y se la ha jugado por permanecer aquí, “me gusta destacar ese ‘quedado’ porque todo el mundo elige irse de acá. La mayoría sale de la universidad y opta por irse a la capital o en otros lados. Lo mío siempre ha sido el estar acá, me gusta mucho la Región y la zona”, destaca.

Debido a su inquieta personalidad, se autodefine como muy disperso, fuera de ocupar estos cargos también oficia de docente en la UDD, integra el directorio de IncubaUdeC y lleva adelante junto a su esposa el emprendimiento Directo Algrano, empresa de alimentación saludable que goza de cierto reconocimiento en la zona y en todo el país. Autodesafiarse y buscar nuevos horizontes profesionales, es lo que mueve y apasiona constantemente a este joven ingeniero comercial, dejando su huella en cada proyecto en el que está y se ha involucrado.

Cuéntame un poco sobre tu trayectoria profesional…

Cursé mis estudios de enseñanza básica y media en el Colegio Pinares, y luego Ingeniería Comercial en la UDD. Egresé de ahí el 2007, luego trabajé unos años en una empresa de inversiones, después me metí en el mundo de la política, posteriormente, en una agencia de comunicaciones y me fui a perfeccionar a España durante un año. De regreso de ese viaje emprendimos junto a mi señora con Directo Algrano y además ahora estoy trabajando como gerente de asuntos públicos de GNL Talcahuano, también con distintas actividades anexas como hacer clases de marketing, ser integrante del directorio de la Cámara de la Producción y el Comercio de Concepción y en el directorio de la Incubadora de la UdeC ‘IncubaUdeC’. Y ahora último como panelista de la Radio El Conquistador los días jueves. Así que moviéndome harto entre diferentes ámbitos.

¿Y cuál de estas facetas es la que más te gusta o te sientes cómodo?

Me gustan mucho todas. Por lo general soy bastante disperso, si hay algo que he aprendido en estos años de carrera profesional, es que me gusta hacer muchas cosas distintas para no caer en la rutina o monotonía. Soy feliz involucrado en distintas cosas, sobre todo en temas que me gustan y apasionan. El tema de tener el negocio propio y el de estar en estas asociaciones, te llena el día de actividades anexas que hacen todo mucho más entretenido. Obviamente, hay que tener la capacidad de poder concentrarse en todo lo que se hace y rendir en todo. Además, acaba de nacer mi primer hijo hace un mes y medio, así que también ahí hay que dedicarle tiempo de calidad. Es muy rico y gratificante el poder hacer las cosas que te mueven, y cada una de las que estoy involucrado cumple todo esto en cierta medida, hay como una especie de equilibrio perfecto. En cada una de las cosas en que me involucro siento que tengo algo que aportar, siempre pienso en eso antes de asumir nuevos desafíos. Si soy capaz de entregar algo nuevo o distinto a lo que se está haciendo, lo tomo.

¿De qué trató esa especialización en el extranjero?

Fue un master en marketing, una decisión que tomamos en conjunto con mi esposa. Fue algo relativamente rápido de poder asumir, ya que en cerca de tres meses lo logramos y enfrentábamos, siempre con la convicción de volver a Concepción, regresar a nuestra ciudad. En cuanto a qué estudiar, pensé en algo que me guste o algo que me sirva, o que cumpliera ambos requisitos. Siempre me ha gustado mucho el marketing y la comunicación política, de estudiar y saber mucho de ambas cosas. Entonces si iba a estudiar marketing y volvía a Concepción, proyectaba que iba a tener muy poco trabajo, ya que son pocas las empresas que se dedican a ello en la Región. Aún así, opté por el marketing, intenté el buscar trabajo en esa línea, pero al poco tiempo desistí y nos decidimos a emprender. Nos ha ido bien en general y en la mitad de este camino, puntualmente, a principios del 2018 me ofrecieron este trabajo en GNL Talcahuano, el cual me ha permitido combinar ambas cosas. Estoy súper contento con esto, haciendo compatible los dos trabajos que me gustan muchísimo.

¿Y por qué la ingeniería comercial y no otra carrera?

Ingeniería comercial la estudié porque nunca tuve la duda, es decir, siempre supe que era lo que quería, fue una de mis opciones y no me arrepiento para nada. Una carrera súper versátil, que te permite hoy en día hacer muchísimas cosas. Pero siempre se necesita posteriormente el realizar alguna especialización debido a que es tan amplia, es necesario el profundizar en algunas de las áreas que a uno más le gusten. En este caso elegí el marketing, más que porque quiero vivir de su práctica, me gusta muchísimo. Y sobre el emprender creo que la universidad tuvo mucho que ver, lo mismo que le ocurrió a mi esposa, aunque también es ingeniera comercial y además tiene un padre muy emprendedor, de ahí vienen esas ganas de tener un negocio propio en conjunto.

Sobre GNL Talcahuano ¿Qué es a grandes rasgos? ¿De qué trata este proyecto?

Es un terminal de regasificación, lo que queremos nosotros es traer de vuelta el gas natural a la Región para que las industrias puedan ocupar un combustible menos contaminante y limpiar un poco el aire que respiramos. Un proyecto que está ad portas de construirse muy luego, y mi función es básicamente es encargarme de las relaciones con las empresas, gremios y autoridades para un poco sociabilizar el proyecto. Este estaría instalado en la bahía de Concepción frente a la ruta Interportuaria y cuya construcción se proyecta en 18 meses, por lo que esperamos que esté listo, bombeando gas a la cañería, a fines del 2021. Todavía tenemos un par de años para poder llegar ahí.

¿Cuáles o cuál es su principal desafío?

El desafío es darle a la Región la seguridad estratégica de tener un suministro constante de este combustible. Hoy en día tenemos gas proveniente de Argentina, que poco sabemos por cuánto tiempo más nos surtirán, por tanto, la Región necesita el no depender de ellos en temas energéticos. Y lo que queremos con GNL Talcahuano es precisamente dotar esta infraestructura estratégica para que el suministro de gas sea constante y estable durante todo el año.

Mucho más que sólo snacks

Si bien con Directo Algrano, que en septiembre próximo cumple tres años, han cautivado a un buen número de clientes, el poder abarcar un mercado mayor y dar el salto al extranjero son las principales metas y sueños que se plantean en el mediano y corto plazo. Emprendimiento que nació como idea gracias a la especialización realizada por Francisco en España y que ha logrado mantenerse firme en el mercado, innovando más allá de ser sólo una empresa dedicada a las semillas y frutos secos

Por otra parte, confiesa la importancia de marcar presencia en la Cámara de la Producción y el Comercio local, en la cual forma parte del directorio hace un poco más de un año, trabajando para des estigmatizar la imagen del empresariado local, así como también para el desarrollo de la Región.

¿Cómo surgió la idea Directo al Grano? ¿Por qué emprender en esta línea de productos?

 

Cuando empezamos con el negocio, esto estaba recién partiendo en el país a ser tendencia, todo lo relacionado con la alimentación saludable, el comer muchas semillas, granos y frutos secos. El incluirlos en la dieta no sólo como snack o ‘picoteo’, sino también en las diferentes comidas del día, y eso cuando estuvimos viviendo en Europa lo vimos mucho y era algo adquirido en la rutina, la gente los consumía en todas partes. Los supermercados estaban llenos de snacks saludables, en los kioscos, en las góndolas, en todos lados. Como que estaba súper incorporado el concepto y cuando volvimos nos dimos cuenta que había distintos formatos y opciones de comer saludable, y que acá no se conocían. Eso mismo es lo que intentamos un poco replicar acá. Empezamos con muchas empresas a la vez y que se habían unido al boom en Chile de estos productos, sin embargo, poco a poco muchas se fueron quedando en el camino, siendo en la actualidad pocas las que nos mantenemos.

Nosotros logramos combinar distintas cosas. Empezamos con los snacks saludables, a los cuales les fuimos agregando distintos complementos para las distintas ocasiones del día. No nos quedamos sólo como una empresa de snacks sino como una empresa que ofrece alternativas para todo el día, para todas tus ocasiones de consumo de comer saludable. Creo que ha sido lo que ha marcado la diferencia con respecto a la competencia y continuamos firme en el mercado, el cual es súper exigente, pero lo hemos sabido sortear de muy buena manera.

Y el nombre es obvio que surgió por los productos que ofrecen…

Mi esposa siempre fue de la idea que esta empresa debía ser súper transparente, que en el fondo si decíamos que el producto tenía un ingrediente, de verdad que lo tuviera, lo mismo en el caso contrario. En el sentido de ir ‘directo al grano’, de decir siempre la firme, somos una empresa de alimentación saludable y lo que la gente consume es lo que ofrecemos, son los ingredientes que tiene, saludables y esa es nuestra fortaleza, además de ser una especie de juego de palabras.

¿Cuáles son sus proyecciones? O sea ¿qué es lo que quieren alcanzar como empresa?

Vendemos principalmente por Internet y en algunos supermercados más regionales, aquí, en Punta Arenas y Antofagasta, y los desafíos que tenemos son dos: llegar a las cadenas nacionales de supermercados, y exportar. Y eso se viene en el futuro para la empresa, estamos enfocados hacia ello. Tenemos mucho camino que recorrer, los procesos de retail son largos, fácilmente de un año, las negociaciones de que producto sí y que no, por lo tanto, hay que ponerle harto empeño.

Sobre tu faceta como profesor ¿Qué es lo que más te gusta o te llama la atención de ser docente?

Me gusta mucho la docencia. No recuerdo la cantidad de años, pero sí en la cantidad de ramos, que serán cerca de diez. Son como tres distintos que he ido repitiendo. Al principio partí haciendo cursos de Responsabilidad Pública, el cual los alumnos lo tienen en segundo año de carrera. Y ahora que volví de España estoy haciendo clases de Marketing.

Me encanta hacer clases y que a la vez representa un gran desafío, ya que el universitario de hoy en día es súper distinto al de hace diez años atrás. Saben mucho más y están más conectados, ven en el momento en Google si está correcto lo que uno dice o no. Es una gran experiencia en que siento que rejuvenezco después de cada clase, además es un espacio en que me olvido de todo el resto. Hago miles de cosas, pero cuando estoy metido en una clase no pienso en nada más. Es algo que igual me tiene bastante contento.

¿Y qué tal la experiencia de ser y formar parte de la Cámara de la Producción y el Comercio de Concepción, uno de los organismos más tradicionales de la ciudad?

 

Tiene poco más de 90 años y es el principal gremio de la asociación empresarial, por lo que es una responsabilidad el estar en un cargo de este tipo, finalmente, cuando uno está en el directorio sale elegido por los socios y cada dos años son las elecciones. Si uno quiere ser reelecto debe hacer bien la pega, y hay muchas cosas por hacer e innovar. Es importante el sintonizar hoy en día a la empresa con la ciudadanía, hay que potenciar el rol de la empresa y de los empresarios. Este rol en la actualidad no es muy bien visto por la sociedad en general, y nosotros como gremio nos estamos preocupando en poner en relieve la importancia que se merece las personas que generan empleo y riquezas, tanto en la Región como en el país. Tenemos grandes empresarios regionales, todos ellos socios de la Cámara y de quienes nos sentimos muy orgullosos.

Entonces ¿es de vital importancia el ser parte de este gremio?

Absolutamente. La principal función de un gremio es el poder articular los distintos problemas que puedan tener las empresas con los distintos entes participantes de la sociedad, ya sea autoridades, otras empresas, otros gremios y juega un rol fundamental, porque aquí se defienden los intereses legítimos que tienen las empresas para poder seguir produciendo. Nosotros somos una Región que está sufriendo una conversión entre lo que fue en el pasado, muy industrial, pero hoy en día esa industrialización se está complementando con una oferta de servicios muy importante. Y si queremos seguir creciendo, atrayendo a nuevas empresas y trayendo inversiones, esos vínculos deben ser muy fuertes y estrechos, por tanto, el rol de las asociaciones empresariales, desde mi punto de vista, es algo fundamental.