Tal como lees: la Organización de las Naciones Unidas (ONU) consagró este producto de la naturaleza  con tan honorable mención. Rica en clorofila, calcio, hierro, Omega 6, proteínas, entre otros, la espirulina cumple un sinfín de funciones que van desde fortalecer la inmunidad hasta quitar la apetencia.

Por Jaime Jiménez P.

Desde deportistas de élite hasta astronautas de la NASA, nadie ha quedado ajeno a los alcances de la espirulina. Esta cianobacteria se ha convertido en un auténtico fenómeno del siglo XXI, aunque se comenta que sus raíces se gestaron tiempo atrás en el Imperio Azteca.

En torno a la espirulina se han tejido un sinfín de informaciones, no todas ciertas.

“La espirulina es un complemento dietético elaborado a base de cianobacterias del género Arthrospira. Realmente se trata de organismos procariotas y no de algas como se creía. Son organismos fotoautótrofos (efectúa fotosíntesis para obtener energía) que generan elevadas concentraciones de pigmentos. De ahí su coloración tan intensa”, señala María Elena Rudolphi, químico farmacéutico y product manager de Homeopatía de Farmacias Knop.

La profesional indica que la espirulina se puede encontrar en “México, España y África. También en lagunas alcalinas y altamente saladas que sean hábitat de flamencos. En Chile, es posible hallar en la zona norte, donde se obtiene cultivándola en condiciones controladas”.

Sobre los principales beneficios de este alimento revolucionario, Daniela Enríquez, nutricionista y creadora del blog “Nutrición Bioactiva”, comenta que contiene gran cantidad de nutrientes y compuestos bioactivos, “como la ficocianina, el pigmento que le da su color verde azulado característico y que actúa como un importante antioxidante, anticancerígeno y antiinflamatorio. Estas funciones son útiles para diversas enfermedades crónicas. Además, se ha comprobado que ayuda a mejorar el perfil lipídico y a disminuir la glicemia, siendo muy útiles en el tratamiento de la diabetes e hipertensión. Otra función muy importante, y mi preferida, es que promueve la desintoxicación natural del organismo, lo que ayuda en un sinnúmero de procesos corporales”.

Como ves, la lista de propiedades de la espirulina es vasta. Sin embargo, una de sus bondades más difundidas es la de quitar el apetito y aumentar la sensación de saciedad, lo que siempre se agradece, más ahora ad portas del verano.

“Dado su gran aporte proteico, su consumo es un alimento que per se ayuda a disminuir el apetito. Además, entre sus aminoácidos esenciales, contiene fenilalanina, la que estimula la liberación de  la hormona colecistoquinina, a nivel intestinal, que ayuda a controlar el hambre”, cuenta Rudolphi.

Todo lo afirmado por estas especialistas evidencia el magno poder de este suplemento dietético, el cual incluso fue respaldado por la Organización de las Naciones Unidas este año, que nombró a la espirulina como el “alimento del milenio” por, entre otras cosas, ser la fuente de alimentación más completa del mundo.

“Estoy totalmente de acuerdo con la decisión de la ONU. De hecho, la espirulina es uno de mis suplementos favoritos y de los pocos en los que pienso que vale la pena invertir. Existe un grupo de ‘alimentos maravilla’ en el mercado, hay como una moda por consumirlos, pero creo que la espirulina es la única que sí podría cumplir con todo lo que promete”, declara la nutricionista.

A pesar de que esta cianobacteria disfruta de innumerables ventajas, no todo son buenas noticias.

Respecto a quienes pueden disfrutar de los beneficios de esta cianobacteria, las dos expertas indican que no es un alimento apto para todos. Por ejemplo, como la espirulina estimula el sistema inmunológico, no está recomendada para personas con enfermedades autoinmunes; tampoco para embarazadas, por no haber estudios en este grupo; y, además, su consumo estaría restringido para menores de 8 años.

María Elena Rudolphi, químico farmacéutico de Farmacias Knop, acota que una de las desventajas de la espirulina es su sabor, el que no es tan agradable para varios.

Pero hay soluciones. Aparte de su presentación en cápsulas, es posible encontrarla en formato polvo para consumirla en ensaladas, sopas y batidos, todo con tal de aprovechar al máximo sus grandiosos atributos.