Proyectos en verde

Una compra inteligente

Una modalidad ya instaurada en el mercado es la adquisición en verde. Sin ver el piloto son muchos los que han optado por esta compra, motivados por el ahorro y los diversos beneficios asociados a la elección de una vivienda con mayor metraje. ¿Te atreves?

Es una tendencia que va al alza, ya que muchos saben que la economía al momento de adquirir una vivienda en verde es importante. Pero, ¿qué contempla este tipo de adquisición? La compra en estas circunstancias es cuando una persona obtiene una casa o departamento de un proyecto que aún se encuentra en ejecución.

“Hay varias etapas en los procesos de las propuestas inmobiliarias, una de ellas es la venta en blanco, donde hay un proyecto, una oficina de ventas, pero todavía no se inicia la construcción. Luego de eso comienza la edificación, y ahí cambia el estado de venta en blanco a verde, que significa que el proyecto ya está en construcción”, explica el vicepresidente del comité inmobiliario de la Cámara Chilena de la Construcción, delegación Concepción, Enrique Ulloa.

Además de lo anterior, este tipo de compra permite al cliente elegir la orientación y el piso de la vivienda (en el caso de los departamentos), entre otras características. Igualmente, puede escoger la ubicación del estacionamiento y/o bodega.

“Mientras más distante es la fecha de entrega, los precios son más baratos, ahí está el gran beneficio. Cuando se lanza el proyecto se hace un valor de súper oferta, después los precios tienden a subir. Con esto las inmobiliarias logran que sus proyectos sean conocidos y acumulan una cantidad de clientes iniciales”, comenta Ulloa.

Este especialista añade, además, “el cliente entendió el proyecto, confió en la empresa inmobiliaria, y se la jugó y compró de manera anticipada, y eso tiene un premio en precio”.

Los beneficios que podemos destacar de la compra en verde son: descuentos por el valor final, elección de las mejores ubicaciones, selección de vivienda con mayor metraje y posibilidad de redistribución del espacio.

“Cuando se lanzan los proyectos, está todo disponible a la venta, entonces la gran ventaja de las personas que compran de manera anticipada, es que tienen todas las ubicaciones para poder adquirir, pueden elegir la mejor locación en función de sus necesidades”, especifica Ulloa.

La principal ventaja es, definitivamente, el ahorro, ya que cuando la vivienda se entrega, por lo general al cabo de unos dos años, el valor de la construcción es mucho más alto que lo pactado. Lo segundo es que el comprador que no tiene los recursos inmediatos para cubrir el pie puede pagar hasta en 24 meses o más (en cuotas) el 10 o 20 por ciento que se exige.

Un departamento u otra propiedad comprada bajo este sistema, puede implicar una excelente inversión, en especial si se considera la plusvalía de una construcción por la que has pagado con descuento y facilidades.

Los compradores e inversionistas ya optan por esta modalidad y las cifras lo avalan, en el caso de las casas llegó al 81% la compra en verde, y en los departamentos al 42%, todo esto a diciembre de 2016.

La ley resguarda la adquisición a través de este sistema, e inclusive estipula que se debe llevar a cabo una promesa de compraventa, la que incluye una póliza de seguro o boleta bancaria, que garantice la recuperación del dinero pagado o, una cuenta de ahorro o depósito a plazo a favor del vendedor y que se le entrega una vez que la propiedad se inscribe en el Conservador de Bienes Raíces a nombre del comprador

Es relevante destacar que la póliza de seguro o la boleta bancaria debe ser contratada por la inmobiliaria o empresa constructora que vende el bien raíz.

Todos los beneficios que implica comprar en verde están a la vista, pero hay una desventaja que muchas veces trae dolores de cabeza para sus propietarios, que es el cumplimiento de los plazos de entrega de la obra. A veces las inmobiliarias presentan problemáticas como que los trabajos sufren demoras o incluso complicaciones presupuestarias.

¿Qué pasa cuando los que construyen y están a cargo del proyecto no cumplen con la entrega del inmueble? En este caso, el comprador puede cobrar el seguro de la póliza o hacer efectiva la boleta bancaria, recuperando los dineros entregados a la constructora o inmobiliaria.

“La ley de venta en verde, dice que hay que firmar una promesa de compraventa, y ese valor de pie debe estar garantizado a través de una boleta de garantía o póliza de seguros de venta en verde, porque si el proyecto no se hace, la inmobiliaria quiebra, o tiene algún problema, el cliente está resguardado con su dinero”, puntualiza Ulloa.

Por lo anterior, el representante de la CChC en Concepción, indica en qué hay que fijarse al momento de comprar en verde ya que muchas veces los compradores no tienen los conocimientos específicos de esta modalidad. “Primero, en la inmobiliaria que está detrás, que sea seria, que sea socia de la CChC, con historia y tradición. Segundo, tienen que elegir bien en función del metraje, que queden claros al momento de hacer la reserva, fijarse en los metros cuadrados municipales de la propiedad, que son los que tienen que aparecer en la compraventa y después en la escritura, esa es la dimensión legal de la propiedad”.

Muchos se preguntarán qué ocurre si desisten de su adquisición en verde, en este caso en el contrato de promesa de compraventa, generalmente, se establecen sanciones que pueden significar una parte o el total del dinero entregado a la inmobiliaria.

Además de lo interesante que resulta ser la venta en verde, el experto de la CChC, nos señala cómo ve el escenario para este 2017, “viene un periodo de rebote porque tuvimos un 2014-2015 muy fuerte, por los efectos de la reforma tributaria. Toda esta anticipación de compra se reflejó en el 2016, e hizo que hubiera una disminución de la venta, pero eso ya tendió a pasar. Esperamos un 2017 de mayor dinamismo que también se conjuga con que el Banco Central va a volver a bajar las tasas de interés y eso influye directamente en la compra. Todo esto lo hace un muy buen momento para comprar”.