En Concepción

Los desafíos para el mercado inmobiliario


Los millenials han generado nuevos requerimientos y necesidades respecto a las viv iendas que buscan comprar o arrendar, por eso el sector busca adaptarse y satisfacer la demanda de sus nuevos clientes.

En medio de un desafío constante se encuentra durante el último tiempo el rubro inmobiliario, que se ha visto enfrentado a los grandes cambios sufridos por compradores e inversionistas interesados en adquirir una vivienda, de los que buena parte se centran entre los adultos jóvenes, hoy también llamados millenials.

Así lo comenta la presidenta del comité inmobiliario de la Cámara Chilena de la Construcción local, Nathalie Dubois. “El último tiempo ha sido de cambios importantes, los jóvenes millenials que hoy tienen entre 30 y 35 años, que estudiaron una carrera técnica o profesional, buscan también comprar y las empresas han tenido que adaptarse a sus requerimientos”.

Los Millennials, también conocidos como generación Y o generación Peter Pan, son las personas nacidas entre los años 1980 y 2000, las que según datos del Censo 2017, suman en Chile más de 5 millones, siendo la generación más numerosa del país, y que está provocando profundas transformaciones sociales, culturales, laborales y educacionales en el país.

Por eso, el rubro inmobiliario no está lejos de verse influenciado también por esta generación, que según palabras de Nathalie Dubois, el próximo año reasentará al 50% de la fuerza laboral en Chile, dato que refuerza un estudio de Laborum.com, que les da un plazo de dos años para llegar a este punto. Por eso, la ingeniera comercial acotó que “es obvio que exista una adaptación de la misma empresa para retener a esta generación”.

En ese sentido, existe un gran desafío en conocer a este grupo, que posee características a las que no está acostumbrado el vendedor chileno, convirtiéndose en un gran desafío el entender cómo este segmento etario compra o cómo venderles. “Una de las características es que ellos son prácticos, no les gusta amarrarse con nada, sin embargo, hoy los menores de 35 años están siendo un actor relevante en el mercado inmobiliario y ha sido necesario adaptarse y leer lo que el mercado está diciendo”, aseguró Dubois.


Las viviendas preferidas

Para la profesional del comité inmobiliario de la CChC, este grupo tiene una dinámica distinta a la de generaciones pasadas, pero han sido estigmatizados con afirmaciones que señalan que solo gustan de viajar, aunque señala que las cifras dicen lo contrario.

Ante esto, asegura que según los datos que maneja la Cámara Chilena de la Construcción, este grupo busca adquirir departamentos de un dormitorio y un ambiente con cocina integrada, o también aquellos que poseen dos dormitorios principales, llamados de estilo mariposa, “esto porque dentro de su independencia ellos buscan cierta compañía o una especie de vida en comunidad, conservando también un espacio personal para cada uno”.

En rigor, Nathalie asegura basada en los datos de la CChC, que el 35% de la demanda potencial de este segmento etario, es de un ambiente y está concentrada en Concepción centro. “Los datos que manejamos sobre la periferia son mucho menores. En el centro gustan de edificios de departamentos que cuenten con ofertas de un dormitorio o dos, cuyo tamaño puede alcanzar desde 23 a 42 m2, en los que buscan tener bajos gastos comunes y servicios como bicicletero, gimnasio, sala multiuso y terraza”, explicó.

Mientras que los rangos de precios relativos a este dato, van desde las 1.300 a 2.500 UF, centrándose así en un segmento de renta que parte en los 500 mil pesos y va hasta 1.200.000 pesos. “Eso es necesario tenerlo claro, porque no podemos poner precios sobre el poder adquisitivo que ellos tienen”, afirmó.

En otra arista, Nathalie señala que los adultos jóvenes o millenials, eligen proyectos ubicados en ejes viales o corredores urbanos con buena conectividad, para estar cerca de todo, “y donde ojalá puedan moverse en bicicleta o caminando”.


Por otra parte, si nos referimos a hombres y mujeres, la profesional señala que el género es un factor importante a considerar. “Pasa además que los millenials son personas independientes, y ya no es solo el hombre quien sale a trabajar, hoy ellas también tienen un poder adquisitivo importante y logran una independencia muy fuerte, por lo que también se han convertido en compradoras o inversionistas”, explicó.

Con su independencia económica, las mujeres son buenas compradoras, en lo que también influye su poder de ahorro. “En el último proyecto que trabajé en la empresa donde me desenvuelvo, el 44% de las viviendas fueron adquiridas por mujeres y creo que la cifra podría crecer si consideramos que se busca impulsar más cargos para mujeres en directorios. Por otra parte, como Cámara somos conscientes de esto e incluso dedicamos un espacio pensado para ellas en la última Finco”.

Por otra parte, las personas que buscan invertir piensan principalmente en cuánto podrían obtener en arriendo tras comprar un departamento, por lo que eligen aquellos de una habitación o dos, que pueden arrendar fácilmente a los mismos millenials o estudiantes universitarios, quienes son los causantes del aumento en la demanda de arriendo, prefiriendo espacios de uno o dos dormitorios, tal como señalaba Dubois.

Pese a que la realidad es distinta en cada región, Planok, empresa especialista en el sector inmobiliario, ha enfatizado en la importancia de este nuevo grupo de compradores, el que aseguran es transversal en la industria. Según sus estadísticas, el 11,51% de las viviendas sobre UF 5.000 vendida en 2016 fueron adquiridas por millenials, mientras que en 2017 el porcentaje llegó al 16,35%, datos que muestran una tendencia que aseguran debería continuar al alza, ya que estos se ven cada vez más consolidados en sus puestos de trabajo.

Es claro que estamos frente a un cambio de escenario sin retorno, y la industria inmobiliaria debe sintonizar con estos nuevos compradores y sus necesidades, como en Concepción ya está sucediendo.