El traje de baño: la prenda que inició una revolución

Así comenzó la historia del traje de baño, aun cuando hace 100 años era impensado que una mujer se pudiera incluso bañar en el mar, llegó Annete Kellerman en el siglo XX para cambiar la historia. En un principio, las mujeres debían estar con largos y anchos vestidos, hacer baños cortos y además un auto debía taparlas a modo de no ser vista por los hombres.

La pieza de baño se fue achicando cada vez más, pasando del incómodo traje de rayas hasta que Kellerman se reveló utilizando un bañador ceñido, con mangas y arriba de la rodilla. De esta manera, el conocido bañador de una pieza, empezó a tomar revuelo cuando salió una colección con su nombre logrando que las mujeres se armaran de valor y se empoderarán a disfrutar del sol y el mar.

Con el pasar de los años, la cambiante moda y la revolución femenina, la prenda se hizo más y más popular, explotando su fanatismo en los años 90´s con el icónico traje rojo que popularizo Pamela Anderson y Carmen Electra en la serie Guardianes de la Bahía. Es así como hoy en día existen infinidad de modelos y estilos que se ajustan a la necesidad y gustos de cada mujer, con diseños que van desde el típico traje de baño a otros, considerados más arriesgados para la época, como el bikini, trikini o tankinis.

Nueva revolución femenina

En la actualidad, siendo tendencia a nivel mundial, se está viviendo una nueva revolución, una que va más allá del aceptar los derechos de cada mujer. En esta instancia, se habla de aceptarse cada una por lo que es, a través de término #BodyPositive.

Aceptar el Plus Size, marcas en la piel, manchas, celulitis o enfermedades, todos estos ejemplos son los que hacen parte del cambio que la sociedad y sobretodo las mujeres están pidiendo hoy en día y que modelos como Ashley Graham o Winnie Harlow han sido las principales precursoras.

Flores, marca de lencería, trajes de baño y pijamas, con 75 años en el rubro, ha sido testigo de todos los cambios que demanda la sociedad, ajustándose y adoptado lemas como #FlorecePorDentro, invita a todas las mujeres a despojarse de sus complejos, aceptarse como son y disfrutar del buen clima para que afloren su belleza desde dentro hacia afuera.

La nueva colección de trajes de baño (bikinis, tankinis, una pieza) que trae la marca, se ajusta a todas las figuras y gustos, con colores vivos para aquellas que prefieren seguir con el estilo primaveral, pero también con los tradicionales negros que nunca pasan de moda. Alejandra Espinoza, Subgerente de Marketing de Flores comentó que: “Creemos que la belleza tiene tantas formas como mujeres existen y hacia eso quisimos apuntar. Queremos que en este verano puedan sentirse cómodas y seguras, los modelos que más de ajusten a sus preferencias y estilos”.

En Chile, la vocera venezolana Lelo Quevedo, consultora de modas y promovedora del #Bodypositive en el país agrega que: “Al definir un estilo es muy importante hacerte consciente del tipo de cuerpo que tienes también, pero sin enfocarte en las zonas que te hacen sentir insegura; con ello se puede lograr un equilibrio, entre el estilo, los gustos personales y la ropa que puedes utilizar para acentuar lo que te hace ver y sentir más confiada y segura”.

Uno de los diseños que ha vuelto es el típico traje de baño de una pieza, colores como el coral, fucsia o calipso son los que más se están llevando. Además, de dos piezas como el bikini o tankini siguen siendo los preferidos con estampados floreados y el típico negro “es el eterno favorito”, que además se venden por separado lo cual permite armar distintos conjuntos y da la posibilidad de que todas las mujeres elijan la talla correcta, de acuerdo a su fisonomía. Una opción modelante, son los trajes de baño de una pieza y tankinis con la tecnología especial Powernet, malla reforzada que estiliza, reduce y otorga mayor firmeza.

La línea de trajes de baño Flores está disponible en su cadena de locales propios ubicados a lo largo de todo el país, en las principales multitiendas y a través de su plataforma online www.tiendaflores.cl.