Dr. Sebastián Torres

El despertar de la cirugía plástica en Chile

La seguridad que proporciona a cada individuo sentirse conforme con su cuerpo, es observada a diario por el Dr. Torres. Tras cada sujeto que llega inquieto a su consulta, y luego de cada resultado de transformación, que se materializa literalmente en el cuerpo y en el alma del paciente, se convence más de que es un paso que hay que dar.

A su parecer, la cirugía estética está recién despertando en Chile, luego de años en que el país estuvo dormido en prejuicios, pero pese a que muchos de éstos se mantienen, la mirada del especialista es positiva. “Estoy convencido de que cada año estamos más cerca de conectarnos con nuestras necesidades”, afirma.

El consejo que da siempre a quien acude a su consulta por primera vez, es “libérate”. Y luego, cuando la decisión está tomada, sugiere investigar. “Siempre le digo a quienes están evaluándolo, que se preocupen por ver opciones, que lean, que visiten a varios colegas, y luego tomen una decisión informados”, sostiene explicando que esto es clave en la seguridad, y por sobre todo, en las garantías que solo puede dar un buen cirujano.

En sus 11 años de experiencia nacional e internacional, tiene claro que hay patrones que se mantienen, pues pese a que Europa parezca estar a años luz de Sudamérica, la cantidad mundial de mujeres que se operan, sigue siendo muy superior a la de los hombres. De acuerdo a lo que le toca ver, cuenta que en Chile el promedio está al 80% y 20%, porque la mentalidad sigue atrasada. “A los hombres por lo general les da vergüenza, pero de a poco han comenzado a acercarse también. Es un cambio cultural que se tiene que dar, pero tengo fe de que esté sucediendo. Yo al menos intento aportar en que eso suceda”, explica.

“Resultados nivel Dios”

Además de sus potentes highlights, lo que caracteriza al Dr. Torres es su inigualable cercanía con los pacientes. Para comprobarlo basta con ver los comentarios que obtiene a diario en redes, donde la valoración es siempre positiva. Por lo mismo, no debería sorprender el comentario que le llegó un día, luego de que un hombre al que atendió se mirara en el espejo y le comunicara “esta marcación está a nivel Dios”. El comentario causó de inmediato simpatía, por lo que decidieron bautizar informalmente el procedimiento de ese modo.

Marcación muscular

El concepto “Escultura muscular”, fue desarrollado y publicado en Revistas de Cirugía Plástica de USA hace aproximadamente diez años, por el Dr. Cristiano Monarca, íntimo amigo del Dr. Sebastián Torres en Roma.

Como procedimiento, se basa en una escultura global del cuerpo del hombre o de la mujer, obviamente con distinto nivel de definición, pero que no solamente va a esculpir los abdominales, sino que todos los músculos del dorso, definiendo también las regiones de los oblicuos, músculos pectorales, del deltoides, de la parte del tronco superior y extremidades como bíceps y tríceps, además de hacer lipotransferencias para aumentar el volumen de determinados músculos. Por sus características físicas y estéticas, en mujeres no se esculpe tanto, por lo que la definición alcanzada es un poco más tenue que en el varón.

Una idea similar fue desarrollada con otros términos en Colombia, donde se le conoce como Total body definition. “Nosotros hicimos nuestra versión sudamericana más chilensis, que se llama Marcación Nivel Dios, luego de lo que nos refirió un paciente al ver el resultado. Pero en general, son todas filosofías que lo que promueven es disminuir la cantidad de grasa que separa la piel de músculo, y permitir que la gente que va al gimnasio y ya tiene tonicidad muscular, se defina mucho más, y se marque a nivel global para que el cuerpo se vea más atlético y saludable”, explica el Dr. Torres.

Para conseguir resultados más óptimos, cuenta que a las metódicas internacionales, han incorporado tratamientos propios como masajes de drenaje agresivos que se realizan los primeros días post operatorios. Lo mismo con el uso de tablas con la marcación que potencian el resultado de la cirugía y hacen que se defina mucho antes el resultado. “También incorporamos el uso de criosaunas y crioterapias para desinflamar los tejidos con gran rapidez, y por otro lado ocupamos drenajes que permiten aspirar todo el líquido que queda retenido, para que el paciente vea mucho antes los resultados. Son pacientes que controlamos prácticamente todos los días post operatorios, porque si bien es una cirugía que da grandes resultados, necesita un cuidado más especial”, sostiene.

Lifting modernos v/s Lifting tradicionales

Antiguamente este tipo de cirugía significaba al menos 15 o 20 días de reposo y hospitalizaciones. Hoy, gracias a los avances de la cirugía plástica moderna, el objetivo es tener una menor convalecencia y por ende el menor tiempo posible en pabellón. En definitiva se trata de buscar procedimientos ambulatorios, con cicatrices pequeñas, y que en lo posible, interfieran la nada misma en la rutina del paciente, para que pueda reincorporarse cuanto antes a sus quehaceres cotidianos.

En este marco, los lifting modernos presentan cortes que son discontinuos, y por ende se ven mucho menos que antes, una disección de tejidos muchísimo más reducida, y una remoción de tejidos mínima, que se traduce en cicatrices casi invisibles.

Como son tratados con anestesia local más sedación, son ambulatorios y no requieren drenajes, lo que los ha convertido en tendencia en países que gozan de las más amplias tecnologías como es el caso de Corea.

Por otro lado, tensar el rostro en un sentido vertical, simulando el ritmo de envejecimiento natural, en vez de alargar la cara y deformarla, ha permitido decir adiós por fin a la popularmente conocida “cara de velocidad”.

En este sentido, el MACS-Lift es un tipo de lifting mini invasivo, que tras una pequeña incisión pre auricular y temporal, es capaz de elevar los tejidos profundos y la piel, utilizando solo vectores de suspensión verticales, mediante suturas reabsorbibles en asa, que son fuertemente ancladas a la fascia temporal profunda. ¿El resultado?: “Un periodo de recuperación breve, de alrededor de dos semanas, y beneficios estéticos sobre el surco naso labial y línea mandibular que se prolongan por alrededor de 5 años”, explica el Dr. Torres que se formó con los inventores de esta técnica en Bélgica.