De acuerdo a las estadísticas, nuestro país se posiciona como el primero, a nivel latinoamericano, en consumo de té. De hecho, un estudio de Euromonitor International señala que en Chile el consumo per cápita de té llegó a 77 litros en 2014.

Según cifras, el año pasado se comercializaron $113 millones en té y las ventas aumentaron en un considerable 3%.

Como consecuencia de esto, el mercado responde inmediatamente, y desde hace un rato es posible encontrar una amplia gama de variedades de esta bebida y también tiendas especializadas. El té verde es uno de los que han ganado más terreno entre los favoritos de los chilenos y penquistas.

Según diversos medios, la industria del té está aumentando, pero no porque los chilenos estén consumiendo más té, sino que están probando más variedades.

El té no sólo está en auge por su exquisito sabor, sino también por sus múltiples beneficios. Por ejemplo, en el caso del té verde, sus antioxidantes del té verde serían capaces de frenar un paso clave del Alzheimer. El mismo tipo de té también ayudaría a bajar de peso y oxidar la grasa, entre otras funciones.

En la zona existen varios puntos donde los paladares más exigentes pueden adquirir tés de primera calidad, como “Mi Bemol Gourmet” y “Te Encanta”.