El boom de la sidra: La moda llega al paladar

Aunque su origen es de siglos, hasta hace algunos años en Chile no era una bebida alcohólica conocida ni popular, manteniendo ventas moderadas debido al desconocimiento del producto y con una cierta subestimación en comparación con otros cócteles de moda, como el champagne, el Aperol, entre otros. Sin embargo, desde hace algunos años, la sidra ha mantenido un crecimiento lento, pero seguro y tanto nacional e internacionalmente, sobretodo en mercados donde mantiene gran aceptación como Estados Unidos, Australia o Inglaterra.

Coctelería de autor

Marcas grandes se han atrevido a lanzar sus propias propuestas de sidra. Sana, con pocas calorías y sin gluten, en Concepción también está conquistando terreno, sobre todo la sidra espumosa. “Nosotros estamos comenzando en Madriguera, pero ya llevo un año trabajando como bartender en Chile y tratamos de crear muchos cócteles con sidra. Es más fresco, más veraniego y apuntamos a convencer tanto a mujeres como hombres, de que se quieran tomar un cóctel rico, con espumante”, apunta Jonathan Montañéz, encargado de la barra de Madriguera, bar inaugurado solamente hace algunos meses en Concepción.

Como un cóctel para media tarde, en terraza, Jonathan asegura que los tragos con base en sidra tiene una rotación a toda hora con los clientes de Madriguera, destacando además sus propiedades, “tienen menos grados de alcohol, con un sabor más liviano y que puedes combinar con otros elementos mucho más fácil. Lo que pasa es que quizás no es que no esté bien considerada, sino que no se encuentra bien publicitada. Por ejemplo, nosotros como bartender tenemos la capacidad de crear un cóctel que con una buena publicidad sabemos que va andar súper bien y ahí depende de lo que puede vender el garzón, él siempre tiene que estar capacitado para saber lo que está vendiendo, si a los clientes se les dice, ‘mira tenemos este cóctel que es con sidra y otros elementos’ y se atreven a probarlo, es seguro que volverán a repetirlo, ya que es un cóctel fresco, rico y veraniego”, afirma.

Saber posicionar la marca de la sidra es a lo que apunta Jonathan, tal como se ha hecho con otros espumantes como el Aperol, “ese es un ejemplo de publicidad, de un tema de marca ya directamente de los fabricantes y distribuidores. Y en la barra tanto la sidra como el Aperol, los incluimos con otros elementos también, aquí tenemos una coctelería de autor. Los cócteles son únicos en Madriguera”, mezclas como Rojo Bosque, Fiordo, Frescor y Albor, los que tienen un toque final de sidra.

Maridaje

Posicionándose como opción, incluso, se la ha nombrado como la nueva cerveza artesana. Su versión más comercial, es la sidra que tiene un toque de gas añadido, destinada a ser servida en copa. En gastronomía, cubre aspectos donde se necesita acidez; o sea, en alimentos con grasa, verduras amargas, fritas o quesos cremosos. Por ejemplo, se recomienda con tablas que contengan frutos secos, como las avellanas, almendras, nueces, semillas de calabaza y girasol, entre otros. O también en plan estival, es perfecta para acompañar una ensalada en la que se agregue queso parmesano, tomates cherry y aceite de oliva.

Dejando de ser asociada a una simple chicha de manzana, la sidra está cada vez más sofisticada, siendo compañía ideal para ciertas preparaciones culinarias, como las pastas, ensaladas, quiches y carnes blancas. También, se recomienda como bajativo, acompañada con frutas o complemento para los típicos picoteos con quesos y carnes, una opinión que comparte el chef Juan Chilowé, “es muy apetecible en tablas de quesos y fiambres, también con ensaladas frescas y ya en gastronomía es un buen acompañante para pescados como el salmón, trucha, carpa y también con mariscos, como las machas a la parmesana. Además la sidra es una muy buena combinación para el pollo, ya sea asado o en cocción”, acota Chilowé.

Por eso, para probar sabores originales o en búsqueda de ese nuevo trago favorito para esta temporada, la sidra es una excelente opción para escapar de lo tradicional.