El Ballet Nacional de Rusia planea traer un
nuevo espectáculo para este año

El Teatro Universidad de Concepción se llenó de aplausos este sábado 7 de abril para celebrar las tres funciones consecutivas del clásico El Lago de los Cisnes de la mano del Ballet Nacional de Rusia.

Por Javiera Osorio

La presentación representó la conocida historia basada en el cuento Alemán El Velo Robado de Johann Karl August Musäus y con la múscia de Piotr Tchaivkosky.  Odette, protagonizada por Yulia Anufrieva, cae en el hechizo del brujo Rothbart para ser cisne durante el día y una bella princesa durante la noche.

La compañía rusa ya se había presentado con una gira por Chile con laobra El Cascanueces, donde debieron agregar dos funciones debido al gran interés de los penquistas “veníamos preparados para presentar la obra tres veces en un mismo día, lo que es muy difícil y desgastador físicamente para nuestros bailarines, aunque como el público en Concepción es muy cálido, es más fácil para ellos” explica Ekaterina G, productora.

“Como compañía decidimos hacer un final distinto al original, en la obra clásica Odette se suicida tras saber que el príncipe cae en los engaños del brujo y su hija Odile, la cisne negro, pero nosotros le dimos un final feliz”, aclara Ekaterina, agregando que Concepción es un público muy distinto al de Moscú donde “se impresionan muy pocas veces por la cantidad de presentaciones que se generan”.


Yulia Anufrieva, primo bailarina en la obra, confiesa que para ella sigue siendo muy difícil interpretar al cisne blanco y que es algo en lo que sigue trabajando “con mi temperamento, expresar al cisne negro es más sencillo, es muy complicado traer sinceridad al público. Esta es una de las obras más difíciles, ya que debes interpretar dos personajes, la técnica y actuación en este ballet son duros”.
La encargada de representar a la frágil reina cisne añade que “Concepción es una ciudad muy especial para mi y los bailarines, ya que nos han recibido muy bien. Queremos traer y mostrar esta parte de nuestra cultura”.

La productora del Ballet Nacional de Rusia explicó que otra de las particularidades que tiene esta obra es que han decidido no interpretar al príncipe y hechicero como dos fuerzas opuestas “todos tenemos nuestro lado bueno y malo, por lo que nuestra idea es que el brujo, representado por este pájaro negro, es la doble cara del príncipe. Él conoce a la cisne negro y se da cuenta de que falló y ha herido al cisne blanco, sin embargo, según quien la vea tendrá distintas interpretaciones”. Finalmente, declaró que están trabajando para traer un nuevo espectáculo a Chile durante el año.