Deporte, familia y mucho trabajo definen al profesional que hoy es considerado como uno de los líderes con mayor proyección en la Región. Optimista y visionario nos cuenta un poco más sobre su vida.

Por Anita Carolina Parra. / Fotos: Estudio Cartel.

Ingeniero Civil, MBA de la Universidad de Chile, y gerente general de una de las empresas más destacadas de la zona. Eduardo Abuauad es un líder que ha encontrado el equilibrio entre el trabajo y su vida personal. Un estrecho vínculo familiar, cercanía con el deporte y una visión estratégica en los negocios, son los ideales que le han permitido situar a Essbio como una de las empresas más reconocidas del Bío Bío y con altos estándares internacionales.

Abuauad es el menor de dos hermanos. Nació en Santiago y estudió en el Craighouse School, para luego cursar sus estudios superiores en la Universidad de Chile. “Estuve un tiempo en una empresa constructora e inmobiliaria. Luego me fui a Aguas Araucanía a desarrollar un gran plan de inversiones. Ahí ya llevaba casado tres años. Me vine como gerente de Ingeniería a Essbio, me radiqué aquí en agosto de 2006 y en 2009 asumí el cargo de gerente general”, comenta. 2013-02-02 15.41.11

-¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar en Essbio y cuáles son sus principales desafíos?

– Cuando llegué, la empresa había pasado por un período complejo de gobierno corporativo. Ahí me di cuenta que había un gran equipo, con el cual hemos realizado cambios significativos, desde relaciones internas, con la comunidad, mejoras operacionales, eficiencia e inversiones; siendo hoy una empresa muy distinta a la de hace ocho años.

El desafío de llevar esta compañía de lo que era hasta lo que es hoy ha sido muy bueno, desarrollándonos en todos los frentes, incluso con un terremoto a cuestas.

-¿Cómo maneja usted las situaciones de crisis?

-Liderar un servicio básico implica saber que habrá problemas operacionales. Tenemos más de 20 mil kilómetros de tuberías, 120 ciudades y personas a quienes responder, y eso genera conflictos. Lo que hacemos es trabajar para que las soluciones de esos problemas sean lo más rápido posibles. Tenemos cinco zonas donde cada una es liderada por un subgerente. Él vive y participa de la vida cotidiana, está al tanto de los detalles y las cosas que pueden ocurrir, y cuenta con plena autoridad para buscar soluciones.

-Essbio se ve como una empresa sólida. ¿Cree que esa buena imagen se ha ganado con su presencia?

-No me gusta hablar de mí. Este es un equipo de personas de primer nivel y nos hemos puesto el desafío de ser una empresa de clase mundial. Essbio no compite en Concepción ni en Chile ni en Sudamérica. Es una empresa que debe mirar las mejores sanitarias y empresas de servicios del mundo.

Amante de los deportes peligrosos

-¿Cómo comienza un día común y corriente para Eduardo Abuauad?

Foto 15-05-13 11 17 45– Me levanto temprano porque despierto a los niños. Son tres, de 11, 7 y 2 años. Llego al trabajo cerca de las 8:00, y la rutina es bastante variada. En la empresa tenemos salidas a terreno, que me significa pasar bastante tiempo afuera. Viajo a Santiago casi todas las semanas y una vez al año voy a Canadá.

-¿Cómo se desconecta de la semana laboral?

-Los fines de semana estoy mucho con mis hijos. Tenemos una casa en el campo y un departamento en la playa y nos escapamos constantemente a estos refugios. Hago harto deporte con los niños. Los fines de semana andamos en moto. Hacemos paseos con grupos de amigos donde vamos a andar enduro.

¿Quién lo animó para realizar este deporte?

-Siempre me gustó andar en moto, pero aprendí como a los 25. Por eso quise que mis hijos aprendieran desde niños para que sea parte de su vida. Ellos me piden andar en moto.

¿Cree qué esto fortalece el vínculo familiar?

-Siempre he buscado actividades que me obliguen a estar atento, por eso prefiero deportes peligrosos. En la universidad jugaba rugby, que me obligaba a estar muy concentrado. Con las motos es lo mismo. Hacer deporte, cualquiera que sea, te permite comentar lo que hiciste en la tarde, y eso genera una mayor relación con los niños.

Y su señora, ¿cómo lo acompaña?

Mi señora nos tiene una rica comida cuando volvemos (ríe). Ella nos deja que hagamos lo que queramos, pero siempre me ha apoyado, sobre todo en la época en que nos fuimos de Santiago. Siempre me ha dicho que donde yo esté, ella estará, y eso es un gran respaldo.

Desafíos que cumplir

¿Algún sueño inconcluso? ¿Profesional o familiar?

Familiarmente soy feliz, no necesito más de lo que tengo para estar contento. En el trabajo tengo sueños, Essbio tiene muchos desafíos por delante. Quisiera verla como una empresa muy querida y respetada a nivel nacional y mundial. Que sea reconocida, que nos vengan a ver y aprender de nosotros. 2014-10-11 14.36.29

¿El cambio de oficina que tienen proyectado para el próximo año, también va de la mano con el crecimiento de la empresa?

– Nuestra distribución geográfica nos hace estar muy repartidos. Años atrás queríamos construir un edificio, pero después del terremoto el proyecto no siguió.  Queremos juntarnos todos en una sola parte. Finalmente compramos seis pisos de un edificio, en que los últimos son todos nuestros, del 11 al 17. Creo que además es un lugar donde se puede hacer vida de oficina.

Ustedes están súper bien rankeados en el Great Place to Work ¿Cuál es la fórmula?

Llevamos como ocho años en el ranking y no hay otra empresa regional en la lista. Además, en el ranking RSE, de Prohumana con Revista Capital, este año salimos octavos, y tuvimos un premio especial por subir tanto en un solo año. Nosotros damos la fórmula, pero la respuesta pasa por las personas. Mi mayor orgullo es salir de Santiago y darme cuenta de la importancia de la descentralización