Distinción otorgada por Diario El Mercurio y Mujeres Empresarias.

Dra. Jacqueline Sepúlveda entre las “100 Mujeres Líderes 2018”

Profesora titular del Departamento de Farmacología de la Facultad de Ciencias Biológicas y Directora de la Academia de Innovación de la Universidad de Concepción, Jacqueline Sepúlveda, recibió el reconocimiento “100 Mujeres Líderes 2018” de Diario El Mercurio y Mujeres Empresarias, por segunda vez consecutiva. ExVicerrectora, con una destacada carrera académica y de investigación, fue la primera candidata a Rectora de la Universidad de Concepción en toda su historia. Con estudios en países como Austria, Canadá, Alemania, entre otros, destaca la importancia de la comunicación en el ámbito científico, “yo siempre recomiendo a los estudiantes, que tengan una visión más amplia de la ciencia, visiten laboratorios internacionales y amplíen su capital social”.

¿Qué significó para usted ganar este premio “100 Mujeres Líderes 2018”, por segundo año consecutivo?

Siempre se agradece el reconocimiento a una labor y carrera académica. Lo recibo con mucha emoción y también con la responsabilidad de seguir avanzando en hacer de Chile, un país cada vez mejor.


¿Cómo es ser mujer líder en la región?

El tema de la centralización, es muy grande en Chile; avanzar en la búsqueda de nuevos liderazgos regionales, levantar líneas de investigación que sean pertinentes, con sentido territorial y que impulsen el desarrollo regional, es algo que está al debe en nuestro país. Los líderes deben fomentar la descentralización y ser agentes dinamizadores del desarrollo regional.

Y, ¿ser investigadora en Chile? ¿Es un desafío?

Existen pocos recursos destinados a I+D en Chile, sigue siendo el 0,38% del PIB, que es muy bajo. La aspiración del mundo científico es avanzar hacia el 1% del PIB, que exista una mayor descentralización en la asignación de recursos y toma de decisiones, para impactar en el desarrollo científico y tecnológico de la región.

Avanzar hacia el 1% requiere de políticas públicas a largo plazo, independientes del gobierno de turno. A veces pensamos solamente que es el Estado el responsable de entregar el financiamiento para Ciencia y Tecnología, pero yo creo que existe una alta responsabilidad del sector privado. En Chile, solamente un tercio de la investigación que se realiza está apoyada por el sector privado, no así en los países desarrollados que es prácticamente un 65%. Se debe agregar el componente de cómo podemos generar las instancias, las confianzas con el sector privado para instalar alianzas estratégicas que permitan un desarrollo científico y tecnológico en conjunto. Además, las universidades tienen un rol muy importante, formar a sus estudiantes no tan solo desde las competencias técnicas que requieran para el desempeño profesional o como ciudadanos responsables, sino que incorporar competencias para preparar a los futuros científicos con un perfil innovador. Competencias transversales, como la innovación dentro del modelo educativo, me parece relevante en una universidad del siglo XXI.

Liderazgo

En estos últimos años, ¿existe un cambio en cómo se comunica la ciencia al público?

Sí, la gente cada vez se está empoderando más y eso es bueno, significa que los científicos tenemos la obligación de buscar la mejor manera de comunicar lo que hacemos. La visión holística de la ciencia va desde la generación y transferencia de conocimiento hasta la divulgación y difusión de él, por lo que cada vez se hace más necesario generar estrategias comunicacionales que permitan entregar el mensaje científico a una comunidad demandante de estos conocimientos.

En la historia de la Universidad de Concepción, usted fue la primera mujer en postularse como candidata a Rectora. ¿Cómo ha sido este liderazgo por la Universidad?

Fui candidata a rectora, ya que un grupo de académicos me lo solicita, sentí que tenía las capacidades y competencia para hacerlo, además del coraje para instalar y debatir ideas, más aún, cuando no representaba la continuidad del sistema, por lo tanto siento que el liderazgo que logramos establecer, fue justamente impulsar los cambios que la Universidad de Concepción requiere. Impusimos una nueva forma de realizar una campaña a Rectoría, instalamos temas que no habían sido tocados, y me refiero específicamente a hablar de la revisión de los estatutos de la corporación, a la desconcentración del poder, la modernización de la gestión institucional, a un modelo de universidad sustentable y digital.

Finalmente, ¿qué significa para usted ser mujer en esta doble área, ciencia y liderazgo?

Ser científica, me ha permitido ser mentora para las nuevas generaciones. Ser líder, me ha permitido reflexionar sobre la importancia de una universidad de excelencia, de terminar con el diagnóstico de las brechas de género y avanzar hacia propuestas concretas que disminuyan estas brechas, Actualmente, estoy proponiendo que la equidad de género y la inclusión, sean indicadores de calidad de las universidades. Una universidad inclusiva es aquella que es capaz de garantizar no tan solo el ingreso de quienes han sido discriminados históricamente, sino que también su permanencia, su egreso y una plaza de trabajo.