Dr. Sebastián Torres:

«No hay nada que me guste más, que hacer mis cirugías»

Convencido de que no hay mayor satisfacción que la sonrisa de un paciente al que le cambió la vida, el Dr. Sebastián Torres se ha convertido en un líder creativo, que mediante la apuesta de Cirugía Integral 360°, ha transformado la idea tradicional y muchas veces superficial, de las operaciones estéticas en Chile.

“A nadie le gusta decir: me encuentro feo, gordo, se me cayeron las pechugas. Entonces cuando tú te pones en una posición vulnerable, la otra persona tiene que estar receptiva y cálida, si no, la ecuación no funciona”, explica el médico que a su extenso curriculum y trayectoria, suma un método en que cada parte del proceso es importante. “Operarse es más que entrar a un pabellón. Por eso no hay nada que me guste más que hacer mis cirugías”, declara.

Tras 19 años de formación, el líder del equipo médico de Cirugía 360°, tiene claro que su trabajo puede mejorar la calidad de vida. “La publicidad en cirugía estética se hace en base al terror, y eso es mentira. La gente que se opera por estética está bien, pero quiere estar mejor. Bajo ese escenario, todos los riesgos son mínimos”, explica. Y quién puede saberlo mejor que él, que ha dedicado su vida a perfeccionarse, enseñar y poner en práctica lo aprendido.

Desde pequeño tuvo clara su vocación, pero al querer especializarse en cirugía plástica en Chile, se encontró con que no había quién le enseñara, porque acá simplemente no se hacía. Como la resignación no está dentro de sus posibilidades, se las ingenió hasta que se vio inmerso en una Clínica Dermatológica de Brasil, donde una colega destacada del rubro, le enseñó la parte teórica, que con astucia, pronto podría poner en práctica. ¿El resultado? Regresó a Chile siendo un crack de toxinas botulínicas y de relleno, y fue quien hizo el primer botox party de Latinoamérica.

Luego de ello se fue a Italia, con un as bajo la manga. Pero para su pesar, se encontró con la sorpresa de que la inyección de toxina botulínica, era ilegal para fines estéticos. “Me transformé en el Pablo Escobar de la estética”, confiesa recordando con humor aquellos tiempos en que se dedicó a realizar el procedimiento de manera casi clandestina, aunque por cierto, con excelentes resultados. “Toda esa plata, la invertí en mis manos. En viajar a Alemania, Filipinas, Irlanda, Bélgica, Austria, o donde estuvieran los expertos de cada área. En definitiva, fue un medio para poder desarrollarme como cirujano”, explica.

Su especialidad duraba cinco años, tres de ellos obligatorios en Italia, y otros dos en los que podía moverse por el mundo. “Giré como trompo, operando en muchos países. Estuve en Colombia, Brasil, USA, Alemania, Francia, mucho tiempo en Barcelona. Mi motivación siempre fue no ser un cirujano más del montón. No quería que me miraran por encima del hombro”, cuenta con mucha pasión, describiendo una meta que fue superada con creces, cuando al tener apenas 32 años, es reconocido por la Sociedad Europea de Cirugía Cráneo Facial, como el mejor cirujano joven de Europa.

“Me cambié de país, me titulé en Emiratos Árabes, en Inglaterra, y me estaba yendo a trabajar a Dubái, cuando un amigo me sugiere darle otra oportunidad a Chile”, cuenta confidenciando la génesis de su retorno.

Sin embargo se vino, y fue precisamente ese temor el que lo hizo cambiar de chip, y notar que durante más de 10 años se había enfocado en compartir sus descubrimientos con sus pares. Ahora en cambio, decidió volcar ese mismo deseo de entregar, hacia sus pacientes. “Lo que yo quiero, es subir el nivel de conocimiento que el ciudadano común tiene sobre la estética. El nivel de ignorancia es muy alto, y eso es peligroso. Por lo general la gente se apoya mucho en el cirujano, y si este está limitado y sabe solo una técnica, será la única que va a replicar. A mí no me gusta eso, yo apunto a personalizar, a despertar inquietudes, analizar conjuntamente lo que les preocupa, ver múltiples alternativas, y en base a eso tomar una decisión única para cada caso”, cuenta describiendo su filosofía de trabajo.

“Si tienes algo que no te gusta y puedes resolverlo, ¿por qué no hacerlo? No serás una peor persona por eso. De hecho, si tú aprendes a quererte más y a respetarte, te sentirás seguro y todo el resto de cosas fluirá de manera positiva”, aconseja el destacado cirujano, que además de atender presencialmente en Santiago, tiene una modalidad de videoconsulta para pacientes provenientes de regiones.

Subcisión: adiós celulitis

Esta técnica brasilera, se basa en el uso de agujas de Nokor, que en la punta contienen un micro bisturí, que ayuda a remover las cicatrices fibrosas que provocan el aspecto de piel de naranja.

A través de este método, también se remueve grasa de zonas que posean mayor cantidad de tejido adiposo, y con el mismo se rellenan los orificios, dando una nueva memoria a la piel, y de paso, una silueta maravillosa.

La ventaja de este tratamiento quirúrgico para la celulitis, es que permite obtener resultados inmediatos, invirtiendo costos similares a los de otros tratamientos estéticos, que requieren de muchas sesiones, y no poseen garantías.

Lipofilling para dar volumen en glúteos o mamas

Se trata de una técnica que permite devolver o acentuar los volúmenes de seno o glúteos, que se pierden a causa del envejecimiento, disminución de peso o conformación física. Por otro lado, el injerto adiposo puede también corregir defectos post traumáticos, o post quirúrgicos.

Sus principales ventajas son el aumento volumétrico definitivo del área tratada, y los beneficios tróficos cutáneos, gracias a la acción de las células madres presentes en la grasa.

La predictibilidad del injerto, depende tanto de la técnica usada, como de la experiencia del cirujano. Por ello resulta una excelente alternativa en Cirugía 360º, considerando la formación específica del Dr. Torres en USA y Filipinas.

Lipofilling como solución antiedad para el rostro

Lo que busca es reestructurar los volúmenes de manera global. Para ello se hace generalmente una transferencia entre 45 y 60 ml de grasa, que permitirá lograr una apariencia similar a la que se tenía hace diez años.

En específico consiste en rellenar cada área del rostro, incluida fosa temporal, la región de la ceja, el párpado inferior, la región de la mejilla, los surcos nasolabiales, la región de los labios, mentón, entre otras. En definitiva, son alrededor de 36 áreas del rostro que se van a corregir, con un resultado que se verá muy natural.

Lo mejor es que al ser un trasplante de células, irá mejorando en el tiempo, así como también mejorará la calidad cutánea. Se trata entonces de un resultado que por lo menos perdurará por cinco o siete años, aunque generalmente acompaña el envejecimiento, siendo uno de los mejores tratamientos para combatirlo.

Highlights carrera Dr. Sebastián Torres

  • Título de Médico Cirujano de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Distinción máxima.
  • Especialista en Cirugía de cabeza cuello y maxilofacial en la Universidad de Messina, Italia, Distinción máxima.
  • Máster en Cirugía Reconstructiva Mamaria, grupo Humanitas, Medical Evidence, Milán.
  • Máster en Rinoplastía Open, Universidad Católica del Sacro Cuore, Roma, Italia.
  • Máster en Anomalías Dento faciales, Planificación en Cirugía Ortognática, Fundación Ortomax, Madrid, España.
  • Máster en Cirugía Estética, Escuela Internacional de Medicina Estética, Fundación Fatenebenefratelli, Roma.
  • 11 años de experiencia en estética.
  • 7 fellowship o pasantías internacionales.
  • 35 cursos internacionales.
  • 31 publicaciones científicas.
  • 4 libros de medicina estética internacionales.
  • 45 veces speaker en congresos internacionales.
  • 28 cursos internacionales dictados como docente.
  • 5 idiomas.
  • Inventor de 3 patentes en Europa y Estados Unidos en cirugía plástica.