Si bien el envejecimiento precoz no tiene una edad establecida, expertos indican que una persona que mantiene hábitos de vida saludable, recién pasado los 35 años verá sus primeras arrugas en el rostro.

Por José Luis Vargas

Las líneas de expresión son las huellas de los diferentes movimientos realizados en la piel, que con el paso de los años se forman en las áreas del fruncido del rostro, producto de la pérdida de colágeno y elasticidad de éste.

Si bien es prácticamente imposible evitar la aparición de este tipo de expresiones faciales, hay una serie de técnicas y tratamientos que toda mujer debe tener en cuenta para lucir bella y saludable en todo momento.

Para hacer frente al envejecimiento precoz, es de suma importancia la higiene diaria de la piel con productos dermatológicos  y cosméticos recetados por un experto en el área.

“Si bien a una edad temprana es esencial el uso de cremas fluidas y livianas, con el paso de los años la piel va perdiendo la capacidad de crear su propia emulsión, momento en que se requerirá la utilización de productos a base de ácido hialurónico, urea, liposomas y vitaminas encargadas de entregar vitalidad y frescura al rostro”, indicó Noemí Araneda, Directora Escuela de Cosmetología y Masoterapia Nueva Piel.

No cabe duda que el estilo de vida sana y la alimentación saludable son factores esenciales si se desea retardar el envejecimiento. Por ello, es vital hacer ejercicio físico, dormir  bien y mantener una dieta equilibrada.

Dichos hábitos se deben complementar  con terapias de exfoliación generadoras de células vigorosas, masajes faciales que tonifican la musculatura y productos dermatológicos con un alto grado de concentración de ácido hialurónico. Además, de nuevas técnicas profesionales que fabrican nanomoléculas que penetran en la piel y restablecen aquellas sustancias que se han ido desgastando.

En este mismo contexto, se instala el maquillaje como un producto que potencia la belleza. “Si bien la aplicación de estos pigmentos entrega resultados fantásticos, el problema se presenta cuando no hay una limpieza previa del rostro. Hecho que conlleva a que se tapen las vías de secreción de los poros, dejando la piel opaca y sin vida”, sostuvo la experta.

Por ende, se insta a mantener una vida sana y evitar el envejecimiento precoz producido por radicales libres, partículas toxicas que ingresan a nuestro cuerpo a través del consumo de cigarro, alcohol y alimentos altos en grasas. Todos comportamientos que generan un deterioro de los tejidos del cuerpo y producen la aparición temprana de arrugas.