Decoración e interiorismo

Un factor determinante en los proyectos inmobiliarios

El presentar una casa o departamento piloto con un diseño y ornamentación cuidada, se ha vuelto estos últimos años en un punto clave al momento de atraer a los potenciales clientes de bienes raíces. Ya no da lo mismo un color estándar ni muebles poco funcionales, sino más bien en los tiempos actuales, lo importante es estar en sintonía con los gustos de cada persona; por lo cual, las diferentes inmobiliarias han tomado cartas en el asunto y exteriorizado esta verdadera necesidad, en otras palabras, han recurrido a expertos en la materia, quienes hacen estudios acabados de los perfiles de los compradores y lo que buscan en una vivienda. La idea es cumplir al máximo con las expectativas de la casa o departamento soñado.

Si bien la conectividad, tanto en acceso al centro de la ciudad como a servicios de diferente índole (de alimentación, educacionales, bancarios, entre otros), es uno de los factores claves y determinantes al momento de plantear y proponer un proyecto inmobiliario, el diseño de estos con los años también se ha posicionado como una característica fundamental al instante de pensar en comprar una vivienda, ya sea esta una casa o un departamento.

En otras palabras, la decoración e interiorismo con que se muestran los futuros condominios -las diferentes habitaciones y distribución de los diversos espacios- esta última década ha ido adquiriendo más peso y fuerza dentro del rubro de los bienes raíces, a tal punto de determinar, entre los potenciales compradores, si un proyecto es más o menos atractivo de adquirir. “El interiorismo va un paso más allá de solo decorar, pues toda la disposición de los objetos, necesariamente, refleja la forma en que tú propones la forma de habitar la unidad. Mediante los recursos que te entregan la decoración y mobiliario debes lograr mostrar la comodidad, luminosidad que tú les ofreces a tus clientes. Por lo que es algo fundamental en el proceso de venta”, comenta Marcelo Manzano, gerente general de Empresas Paumar.

Idea que refuerza con que “lo importante de las propuestas de interiorismo es que, efectivamente, estén alineadas con el tipo de producto y cliente, pues deben transmitir principalmente como tu nueva casa puede ayudarte a vivir de forma cómoda y agradable según tu forma de habitar. Tu propuesta está amarrada al conocimiento que tengas de tu cliente, si logras plasmar la expectativa que tiene hay mucho camino recorrido. En todo caso siempre recomiendo colores claros que reflejen la luz, mobiliario en tonos tierra y madera que entreguen calidez y el uso del color para la decoración de baños y cocinas, por ejemplo”.

Tan importante y esencial ha resultado ser este factor para Inmobiliaria Madesal, que han debido aliarse y asesorarse por expertos en la materia. De ahí que la empresa Black Design ha dejado su huella en cada uno de los proyectos de la inmobiliaria. “Las empresas cada vez se están preocupando más sobre este punto. En un principio quizás alguien dentro de las mismas inmobiliarias se dedicaba a decorar el piloto con lo básico, con colores que más o menos combinaran y todo eso. Pero ahora es una necesidad que se exterioriza, se contratan a personas expertas para que se dediquen a decorar de manera adecuada los pilotos”, dice Rosario Sáenz, encargada de ventas de Madesal.

De la misma manera en que lo ve el gerente de Paumar, Sáenz enfatiza como un punto determinante, que la tendencia de diseño a seguir, depende mucho del segmento al cual van dirigidos los proyectos, es decir, “cada propuesta de ornamentación o decoración de interior de los proyectos habitacionales dependen mucho del tipo de cliente al cual van dirigidos, al público al cual vamos enfocados. No puedo colocar objetos de gran valor si la persona no se imagina en su casa, tienen que ser cosas accesibles de adquirir y que se encuentran disponibles en las grandes tiendas más cercanas”.

En base a esto es que Black Design, maquetea al potencial comprador del departamento o casa, proyectando el habitar de él y su núcleo familiar. Perfilan de cierto modo a quienes se destinarán dentro de las distintas habitaciones y áreas comunes. “Nos imaginamos una familia que en promedio viviría ahí, y en base a eso desarrollamos un concepto, por ejemplo, si tienen un niño pequeño o uno más grande, o si se trata de un matrimonio solo. Y esto no solamente se refleja en los muebles, sino que tiene mucho que ver con la forma de utilizar el espacio, esto ya que el común de las personas no tiene mucho que ver con el rubro inmobiliario o no conocen con mayor profundidad el tema, por lo que no ocupan los espacios de manera adecuada. Quizás uno les da como tips o guías de como optimizar los espacios, es nuestra misión como decoradoras, el poder resolver cada uno de los espacios de la mejor manera posible siendo la decoración un aliado fundamental en esto”, resume Giannina Rojas de Black Design.

Para Inmobiliaria Aitue, la decoración e interiorismo dentro del rubro de la construcción es un ítem sumamente relevante en estos tiempos, por lo que ellos igual se han debido actualizar en el tema y han recurrido en sus diversos proyectos a distintas empresas dedicadas al diseño. “Hace tres años estamos trabajando y diseñando nuestros proyectos con una visión distinta, en que aplicamos un proceso de conceptualización que busca capturar las necesidades de los clientes e incorporar las tendencias del mercado inmobiliario. Finalizado ese proceso de conceptualización del producto, se inicia un trabajo conjunto con el área técnica para materializarlo en el mix del proyecto, así como sus espacios comunes interiores y exteriores. Llevamos algún tiempo trabajando con empresas expertas en diseño de espacios e interiorismo, Hielo Sur y Cristián Preece. Así concretamos espacios, sensaciones y experiencias que son valorados por los clientes y apreciados como un valor agregado en términos de innovación y vanguardia. En términos de funcionalidad, nos permite ofrecer proyectos con espacios comunes de alta calidad”, sostiene Francisco Aros, gerente comercial de Aitue.

Funcionalidad de los espacios

En la misma línea, Macarena Palomeque, jefa de marketing del Grupo Inmobiliario Ikonnex, hace hincapié en que “los pilotos sirven para aterrizar los espacios, puede que sea un espacio muy pequeño o grande, pero si no se ve ‘vestido’ no sabes si te entraran o no las cosas. Además, ayudan a ambientar el espacio y enfocar a la persona que vivirá ahí, es decir, al estilo de la persona que habitará la vivienda. De ahí también que hay pilotos más jugados para un público más joven, que se sienten proyectados ahí, sin embargo, si se apunta a un público más tradicional, la decoración debe ir en esa dirección. Es importante que la decoración, su diseño, no sólo juegue con los muebles, sino que también sea armonioso con la casa y con la o las personas que vivirán ahí. La idea de ‘vestir’ a un piloto es que el cliente diga sí, esta es mi casa, que ese es su espacio y que refleja la forma en que él o ella quiere vivir”.

Ideal uso del espacio y apelando a las aspiraciones propias del cliente -de la casa soñada y un espacio bonito en donde vivir- es también objetivo principal para Inmobiliaria Iterra. “La idea es lograr satisfacer la necesidad del cliente final, de sentirse dueño del espacio. Primero, una planificación funcional en la que cada metro cuadrado sirve. Segundo, terminaciones vanguardistas, pero atemporales, que generan espacios con carácter que nos diferencian del resto”, señala Javiera Riquelme, arquitecta y magíster en interiorismo de Iterra.

Profesional que recalca este factor como algo determinante al momento de concretar la venta de un inmueble. “Es algo absolutamente clave, ya que hablamos de soluciones que no sólo optimizan el espacio o lo hacen más armónico, si no que mejoran la calidad de vida del usuario. Tomar conciencia de los colores, la luz, los espacios, materialidades, es hoy una necesidad. La gente busca vivir mejor, disfrutar su hábitat, que sea cómodo y confortable, pensada en el usuario final”.

Opinión que concuerda con lo que señalado por el gerente comercial de Aitue, quien de la misma forma pone en primer plano o en el rol protagónico al potencial comprador de la bien raíz y sus expectativas de vivienda. “El diseño de espacios y el interiorismo en general son factores que tienen una creciente relevancia en la definición de una compra inmobiliaria. Las personas buscan un espacio que los represente y refleje su estilo de vida, de manera que el diseño de espacios, la definición de materialidades o la misma habilitación de pilotos nos ayudan a materializar esa expectativa. Nos propusimos desarrollar productos, acorde a las necesidades y estilos de vida de las personas que los habitarán. Para eso aplicamos estudios que nos permiten levantar información específica de cada perfil, para traspasarlos al producto que se diseñará. Eso implicó un cambio bien importante, porque ha permitido avanzar en productos más personalizados a lo que clientes buscan”.

Pensamiento y visión en común -y que es lo mismo que plantean casi de manera transversal la mayoría de las inmobiliarias- puesta en el cliente y dependiendo, puntualmente, de cada uno de los proyectos es lo que se también han puesto sus esfuerzos Urbani Inmobiliaria, aunque con un cierto matiz, ya que proyectan el tema del diseño e interiorismo más allá de sólo el comprador. “Nosotros trabajamos proyectos para distintos segmentos, y de eso depende en un cien por ciento el interiorismo y decoración que se hace. Por ejemplo, tenemos un proyecto dirigido al inversionista, pero con un enfoque a que él lo pueda arrendar, por ejemplo, a universitarios, ya que el edificio se encuentra a pocos metros de alguna universidad. Por lo mismo, presentamos una propuesta con colores vivos y un mobiliario más vanguardista. Entonces, finalmente, la decoración no apunta al inversionista sino al posible arrendatario. También tenemos otro proyecto mucho más tradicional, en que se trata de una primera vivienda para un segmento alto, por lo que hay un estudio mayor de decoración, en que se ven tendencias de diseño, de referentes nacionales y del extranjero. Y en base a eso se contrata un estudio de decoración y se levantan los departamentos pilotos. Por lo general, se piensa mucho en el diseño según la persona que habitará el proyecto”, dice Ricardo Zapata, encargado de la dirección de arte de Urbani.

Acotando que “es a lo que apuntamos en cada proyecto, el tema del diseño y sus tendencias para atraer a los compradores no es algo general y estandarizado ni tampoco, en nuestro caso, se reciclan muebles u ornamentación de un proyecto para llevarlo a otro. Es algo que se aborda con especial cuidado y prolijidad”.

Precisamente, en este último punto y que denota a tal punto la preocupación especial de propuestas decorativas por parte de Urbani, que en diferentes oportunidades han vendido algunos de sus proyectos con la misma ornamentación y diseño que sus modelos piloto. “Nosotros nos preocupamos bastante en este punto, siendo incluso rigurosos con el tema. La casa tiene que quedar tan perfecta como la quiere el cliente. De hecho, nos ha pasado que clientes que compran un departamento, lo piden tal cual como está decorado el piloto, lo que para nosotros es bastante cómodo, ya que se les entrega un producto súper terminado, muy bien diseñado y decorado, y en que sólo tiene que llegar, abrir la puerta y vivir”, confiesa Zapata.

La espacialidad y distribución de los espacios, igual es un punto en que ponen énfasis, ya que “mientras más información se le dé al cliente, más factible es la compra, es decir, se le simplifica mucho más la decisión de compra al saber, por ejemplo, si les alcanza o no la cama dentro del dormitorio principal o en la pieza de los niños. Descartan o aprueban según lo que están viendo”, señala el profesional.

Contrario a todo lo planteado con anterioridad, en que, si bien el diseño de interiores ha evolucionado y cambiado la forma de plantear los proyectos inmobiliarios según el cliente, para Patricio Reyes, gerente de Inmobiliaria Andalué, no es un factor determinante ni gravitante al momento de vender algún departamento o casa, más bien tiene que ver con la proyección del espacio, que es un elemento que sirve sólo para darse una idea de si entran o no los muebles. “Uno puede vender casas sin decoración y muchos proyectos no hacen pilotos. Es más, nosotros vendemos nuestros proyectos en verde sin piloto. Lo que pasa es que es algo, ciertamente, más cómodo, ya que las personas se imaginan ahí viviendo y se hacen una real dimensión de los espacios, eso es lo más importante. Puede ser bonita o fea la decoración, pero el cliente se logra hacer una idea de la real dimensión de los espacios, si cabe o no una cama o un velador, si me entra una cómoda o dos camas, etc, eso es lo importante para nosotros de tener un departamento piloto. La idea es que el cliente cuando se venga a vivir no se encuentre con sorpresas”.

A lo que concluye que “encontramos que es más transparente una venta así. Un cliente puede ir a medir con la casa vacía. Los clientes tienen distintos gustos, por lo que es difícil calzar con ellos en su totalidad, lo fundamental para nuestra inmobiliaria es presentar un piloto que sea funcional, que funcione en sus espacios y con el mejor gusto posible, pero que a veces no es lo más bonito o el que le agrada a la mayor cantidad de personas”.