Customizar

LA REVITALIZACIÓN DE LAS PRENDAS

Una forma de transformar tu ropa, ayudar al medioambiente y vestirte con algo único; esos serían los objetivos de customizar tus prendas. Las más elegidas son los jeans, chaquetas de mezclilla y de tela. Las pintan, bordan, les colocan tachas y todo tipo de accesorios y/o materiales para que se vean como nuevas y totalmente distintas a su original. Una apuesta diferente y que viene a rejuvenecer esa ropa que tienes tirada en el fondo de tu clóset.

Por Catalina Morgado C.

Una forma de reutilizar esa tenida olvidada o simplemente darle vida a tu prenda favorita, eso es customizar. Para muchos es una manera de reciclar ropa y para otros la posibilidad de crear un nuevo estilo que no debes dejar pasar, y es que se ha tomado las calles y las redes sociales, vemos bordados, tachas y pinturas por todos lados, sobre todo en Instagram y Pinterest.

Esta denominación proviene del inglés y su significado sería personalizar (dar carácter personal a algo), en este caso, las prendas de vestir. El objetivo entonces es la diferencia, destacar y resaltar esa ropa que te encanta o que la viste y quieres si o si tenerla en tu armario, también es una apuesta decidida por la sostenibilidad.

Esta técnica o estilo, como quieras llamarla, es un término utilizado recurrentemente en el mundo de la moda, y que ha aterrizado también en Concepción. Distintos emprendimientos apostaron por lo llamativo del customizar.

Si tienes una blusa tirada en un rincón y le colocas algún adorno como bordado o tachas, estás personalizándola, y de paso haciéndola 100% exclusiva, lo más destacable es que le das una segunda oportunidad antes de desecharla.

El denim es una de las telas preferidas para intervenir, y es que la versatilidad de este material permite personalizarla de mil maneras, sólo basta tener mucha creatividad.

Lo mejor es que esta práctica la puedes hacer desde la comodidad de tu casa, comprar unos parches, tachas o incrustaciones y echar a volar tu imaginación, puedes tomar esos jeans abandonados y convertirlos en short y agregarle algunas piedras o si te animas hacerle un bordado en alguna esquina, ¡y se verá fabuloso y completamente a la moda!

Igualmente, marcas internacionales como Zara y Stradivarius se han hechizado con esta tendencia y la han hecho parte de sus temporadas, ellos customizan su ropa para toda su clientela.

Según la diseñadora de vestuario del Duoc, Marcela Salas, y quien tiene su propia marca homónima, nos cuenta qué es para ella esta técnica, “customizar es todo lo que es intervención artística en una prenda de vestir, ya sea en tela de jeans, lino y lanas, es darle vida con pinturas, bordados, tachas y perlas. Puedes agregarle incrustaciones de cuero, plumas y metales, para mí es un cuento bastante artístico”.

Esta diseñadora con más de 22 años de trayectoria se sumergió en el mundo de la customización hace más de 1 año, tras conocer el trabajo de la artista Renate Neumann, quien es conocida por sus pinturas en jeans, murales e incluso autos. “Me gustó bastante, pero no quería hacer lo mismo que ella. Tengo mi taller en mi departamento y pinto jeans, intervengo y trabajo con prendas hechas de lana y lino. Trabajo de 2 formas, tengo un muestrario de jeans (pintados y bordados) y aparte, las personas me pasan su prenda (reciclaje) para personalizarla. A veces la clienta me da su diseño, o lo creamos entre ambas, es relativo”, relata Marcela.

Esta emprendedora penquista nos contó sobre su plus en el vertiginoso mundo de la moda y de customizar, “diseño primero, y en base a ello trabajo con la prenda. No es algo copiado, cada pieza tiene una estampa diferente. La exclusividad es mi plus”.

Marcela nos comenta que esta tendencia tiene que ver con que las personas, sobre todo mujeres, que están aburridas del retail y buscan ropa distinta, que resalte, y que sea única, “una prenda diseñada para ella”.

Así como Marcela, Constanza Cabezas Moya, más conocida por su marca Coca Moya, también quiso irrumpir en este mundo de la customización, lo vio como una gran alternativa para demostrar toda su creatividad.

A fines de 2015, Coca realizó un curso de diseño de vestuario en Moda Studio, en Concepción, ocasión donde adquirió conocimientos sobre distintas técnicas que después le servirían para experimentar en la tendencia de customizar.

La Coca recuerda sus primeros pasos en este viaje por la moda, “comencé en la tienda Paz Valverde, querían una diseñadora regional y lo primero que empecé a hacer fueron chaquetas intervenidas, y también convertí un vestido, de velvet negro, en un crop top y falda tubo. Lo desarmé e hice un diseño étnico”.

El trabajo de la penquista Coca Moya está enfocado en las prendas usadas, ella adquiere este tipo de ropa, las pinta a mano con acrílico y crea sus propios diseños, “intervengo jeans, poleras, chaquetas de mezclilla y chalecos, los pinto, les hago una flor o lo que se me ocurra y no trabajo con plantillas”, detalla Constanza.

Incluso nos contó que durante el verano convirtió camisas en exclusivos vestidos off-shoulder, con esto le dio vida a una prenda que estaba completamente olvidada, “el reutilizar algo lo veo como una ayuda al ecosistema, porque la mayor cantidad de contaminación, que hay en el mundo, es por las telas, todos los días se bota ropa, y el customizar es una buena solución para ello”, explica Coca.

¿Qué buscan los penquistas con este tipo de prendas enchuladas? La respuesta nos la entrega Constanza, “quieren ropa única, que no se van a encontrar con nadie más en la calle usándola. Yo apuesto por un diseño que hago 1 sola vez y no se vuelve a reproducir”.

Otra penquista que también ha revolucionado la moda es Ingrid Bugmann, quien con sus exclusivos jeans quiere conquistar estas tierras sureñas. Ella es de profesión diseñadora de vestuario y trabajó gran parte de su vida en Nike, en sus viajes se dio cuenta de cómo las artistas se aferraban de distintos conceptos y los convertían en tendencias. “Hace tiempo quería trabajar en algo relacionado con el reciclaje y reutilización, por eso yo comencé a intervenir las prendas”, cuenta Ingrid.

Ingrid empezó, hace 2 años, a comprar jeans, con buen calce, y a transformarlos, si eran de estilo pitillo los convertía en pata elefante y les agregaba trozos de otros jeans. “Reciclo cosas y arreglo otras con lo que he reciclado, por ejemplo, a un jeans que compro nuevo, le agrego al menos 5 jeans que he desarmado, y ocupo las diferentes partes”.

Esta emprendedora nos comenta que busca en la ropa usada distintos jeans y los corta y divide en distintas partes y esas piezas son las que utiliza para transformar sus prendas. Actualmente también está trabajando con cuero, pero su fascinación es el denim. “Me gusta el arte del jeans, incluso hay varias cosas en mi casa que las he intervenido con este material, hay una silla que tapicé con jeans, maceteros y libretas”. Igualmente, cuenta que a las prendas de cuero les coloca patchwork de denim y aplicaciones de lentejuelas, ¡todo por marcar la diferencia!

Estas 3 mujeres apostaron por la entretenida tendencia que te hace ver única y totalmente vanguardista, y que además te invita a rejuvenecer esas prendas que no te gustaban y ahora simplemente ¡adoras!, a ellas las puedes encontrar en: fb.com/marcela.salas, en Instagram: cocaamoya e ingobb (también en tienda Sandra Burzio de Pedro de Valdivia).