Lejos de La Moneda, pero siempre atento al acontecer político y social del país, Cristián Larroulet Vignau (62) ingresa hasta una de las salas de reuniones de la Universidad del Desarrollo de Concepción (UDD), saluda con amabilidad, se sienta en uno de los extremos de la mesa y recuerda: “Antes había un vuelo mucho más temprano a Concepción y de Concepción a Santiago”. Es que la vida del ingeniero comercial de la Pontificia Universidad Católica de Chile y Máster de la Universidad de Chicago transcurre entre la ciudad y la Capital.

Cofundador de la UDD junto a Joaquín Lavín, actualmente el ex secretario general de la presidencia, divide su vida entre la investigación en la Facultad de Economía y Negocios (FEN) de la casa de estudios y la política, de la que tiene una visión clara.

“Yo creo que el panorama actual es bastante complejo. Existe mucha desconfianza e incertidumbre, por lo que no es un panorama fácil. Si se mira de distintas perspectivas hay un deterioro en la confianza de las instituciones políticas, no solamente del Congreso y de los partidos políticos, sino que también desde la Presidencia de la República”, comenta.

A su parecer, la baja en la inversión y desaceleración económica radica en la mala implementación de la serie de reformas del actual gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet.

“En materia económica hay una situación de debilidad, en el sentido de que la economía no está creciendo como los chilenos estábamos acostumbrados. Los salarios tampoco están creciendo (…) El gran responsable en el deterioro en la marcha de la economía es la situación interna, principalmente las reformas que el gobierno implementó a partir del 2014”.

Agrega que “las reformas tributaria, educacional, la reforma laboral y la idea de una reforma constitucional, que la gente no sabe a dónde va, emana de un diagnóstico errado sobre Chile, que explica gran parte del fenómeno que estamos viviendo”.

Según el economista, la Reforma Tributaria, sería la principal causa de la baja en el crecimiento del país.

“La caída de la inversión de casi 26 puntos del Producto Interno Bruto (PIB) a 22 ó 23 puntos, deja en claro que no hay duda de que la Reforma Tributaria estuvo mal hecha, mal diagnosticada, mal concebida e implementada. Tanto es así que hoy en día se está hablando de enviar una nueva ley para corregir la propia Reforma. Nosotros advertimos que iba a afectar la inversión y la afectó (…) Tú puedes hacer una reforma tributaria, pero sin dañar el ahorro y la inversión. De hecho existieron propuestas en ese sentido, porque lo que veo es que hay un problema en el diagnóstico de las políticas y en la implementación de las políticas públicas”.

EDUCACIÓN Y DESCONTENTO SOCIAL

En su calidad de académico y consultor, Larroulet, posee una opinión fundamentada en la serie de investigaciones y publicaciones que desde la FEN de la UDD ha realizado.

Según cree, el descontento social actual del país, se debe a un sinnúmero de factores, siendo el tema de la educación uno de los principales.

“La inversión la hemos visto caer en un año y medio significativamente. Socialmente, también hay una situación compleja. Cuando tú ves menos posibilidades de empleo, de progreso, hay más protestas, mayores problemas de violencia; incluso de criminalidad. Hay un ambiente social muy complejo. Estamos viviendo una época difícil”.

Agrega que “lo más importante y urgente es recuperar la inversión y aumentar la productividad. Si tú me preguntas socialmente dónde debe estar la prioridad número uno es en el empleo y la educación, pero con sentido de justicia social (…) La principal falencia en educación está en la educación preescolar. Hay un déficit de cobertura, principalmente en los sectores más vulnerables y en el empleo para los sectores más débiles, que son los que más sufren”.

El ex secretario de gobierno cree la reforma educacional debió apuntar a atacar la desigualdad.

“Expertos muchos más calificados que yo y de la propia coalición, como José Joaquín Brunner y Mariana Aylwin: ¿Por qué son tan críticos de esa Reforma? Porque se destinaron miles de millones de dólares a cambiar la estructura de tenencia de los colegios particulares subvencionados y que fueran con fines de lucro a otros sin fines de lucro, pero son los mismos dueños. ¿Dónde están los recursos para tener mejores condiciones para los profesores? ¿Qué sentido tiene en la educación la familia hoy que juega un rol fundamental? La familia se involucra más cuando además aporta recursos a la educación de sus hijos. ¿Por qué se impide eso? Se prohibió”.

 REGIÓN “PILOTO”

Conocedor del panorama regional desde su infancia: “De niño viajaba mucho desde Temuco a la zona de Arauco”, interviene, antes de entregar su apreciación y proyecciones de crecimiento para la Región de aquí en adelante.

“Yo creo que esta Región tiene un potencial de crecimiento enorme y también de capital humano. Acá hay universidades de muy buena calidad y que forman profesionales de distintas áreas. Durante todos los últimos gobiernos se ha hecho una apuesta al emprendimiento y la innovación, que es muy valiosa, pero qué atenta contra eso es la economía global. Si Chile creciera más la Región también lo haría”.

Pero el ingeniero comercial va mucho más allá y cree que el problema del centralismo tiene una solución.

“Seguimos siendo un país muy centralista y la descentralización económica es lo principal. Hay que darle a las regiones mayor autonomía en la asignación de los recursos humanos y financieros. Yo sería partidario de utilizar a la Región del Biobío como Región piloto, para descentralizar mucho más el presupuesto del país”.