Sutil y varonil

Cosmética masculina: una aliada a la virilidad

Cada día son más los hombres que se preocupan por su apariencia y a diferencia de años anteriores, aumentan también quienes lo demuestran, dejando atrás el típico estereotipo de metrosexual de los noventa, cuyo sujeto representaba en extremo la cultura del consumo. Hoy la visión es distinta, y de la mano de marcas cosméticas, casas comerciales y centros de estética, se les ha ido abriendo paso en un área normalizada, que nunca debió relegarlos.

Por Gabriela Bustos P.

Uno de cada dos hombres reconoce usar un producto de tratamiento facial en España, y aunque la realidad de Chile sigue siendo distinta, ¿se ha avanzado al respecto? La respuesta de Rufino Martínez, Estilista y Barbero en Centro de Estética Alex en Concepción, es un rotundo sí. Lo comprueba a diario por la cantidad de hombres que requieren su servicio, y al mismo tiempo, por la mayor oferta que está proporcionando el mercado de la cosmética masculina en los últimos años.

Sin embargo, para el profesional jamás debió haber diferencias. “El concepto de que ocupar productos de cosmética es solo para mujeres, no existe. Basta pensar un momento y notar que siempre hemos ocupado algo acorde a nuestro estilo, ya sea gel o gomina para el pelo. Incluso si nos vamos más hacia atrás, recordaremos que nuestros abuelos ocupaban limón para peinarse, un rastrillo o navaja para afeitarse con espuma generada con el jabón en la cara, así como unas gotitas del perfume que tenían a mano, después del afeitado”, explica el profesional.

Para Rufino, la diferencia en la actualidad está marcada por la amplia gama de productos a disposición, que tienen como objetivo favorecer el cuidado personal, pero a la vez otorgan innumerables beneficios. “Se trata de cuidar nuestra piel, pero también de darnos más seguridad, e incluso, de potenciar nuestra masculinidad”, comenta.

Respecto a este último punto, el especialista es enfático en señalar que el estar preocupados de mantener una buena imagen y lucir bien, no tiene por qué dejar de lado aspectos relacionados con la virilidad; muy por el contrario, a su juicio puede potenciarlos. “Basta con ver la cantidad de productos que existen, y cómo cada uno de ellos se adapta a nuestras necesidades. Son versátiles y fáciles de utilizar, lo que nos permite ahorrar tiempo valioso en nuestra rutina diaria”, cuenta.

En cuanto a productos específicos se refiere, reconoce estar probando distintos de manera constante, aunque siempre enfocado en los propósitos de cada cual. En este marco, los que más utiliza son de la línea de American Crew. “Muchos tenemos la piel sensible, y de ahí surge la importancia de ocupar productos que tengan en cuenta esa necesidad. Para afeitarme por ejemplo ocupo el Protective Shave Foam, que protege la piel; luego el Revitalizing Toner, que calma la irritación después del afeitado, y refresca y tonifica; asimismo, utilizo el All-In-One Face Balm, que es una crema hidratante antiedad de uso diario, con un aroma agradable, y con factor protector solar, que no deja la piel grasa”, explica el estilista.

De acuerdo a su experiencia, el profesional ha notado un aumento en la oferta de productos, que se ha concentrado de manera notoria durante los últimos cinco años en Chile. Este boom coincide con un despertar a nivel mundial, que desde hace décadas ha encontrado un nuevo nicho por potenciar. Pero, ¿cómo es el público masculino?

Según diversos estudios de satisfacción que han liberado marcas de este rubro, a diferencia de las mujeres, los hombres concentran su búsqueda en la calidad y versatilidad que pueda entregarles la compra, sin importar si su costo es más elevado. Del mismo modo, se diferencian del género femenino en el medio de compra, ya que la mayoría prefiere el anonimato y libertad de internet. Sin embargo, de acuerdo a lo acelerado que se ha ido tornando su irrupción en el mundo de la cosmética, se espera que cada día se normalice mucho más su existencia, y con ello, se diversifique la oferta actual, siguiendo el ejemplo de marcas como Yves Saint Laurent, que al notar el interés que generaba su corrector femenino en los hombres, decidió sacar una línea específica para ellos.

¿Hipster o varonil?

En cuanto a belleza masculina se trata, la barba surge como un elemento que marca claras diferencias en estilo y atractivo. Si bien ha vivido un fuerte auge tras la imperante moda hipster que vivió su éxtasis el año pasado, su protagonismo trasciende a generaciones, y basta revisar registros históricos diversos, para notar que siempre ha sido un gran desafío.

Aunque no existe certeza, se especula que una de las señales que comenzaron a mostrar de manera más seria este posicionamiento en la actualidad, ocurrió el año 2012 cuando en distintos lugares del mundo, empezaron a mutar las típicas peluquerías unisex, dando cabida a sectores exclusivos para hombres.

Si bien no se dieron de manera absoluta ni masiva, los pequeños cambios que comenzaron a ser parte de la rutina, lograron como hito el resurgimiento de las barberías, acompañado esta vez de una industria que crece y se consolida cada día. “Como complemento de nuestra imagen, la barba necesita de un cuidado permanente. Dependiendo del estilo, personalidad y densidad, va requerir cortar y adaptar según el tipo de rostro que tengamos, en un proceso que puede realizar cada uno en su casa, o por supuesto, que puede confiar a las manos de un profesional”, explica Rufino Martínez.

Para el Barbero del Centro de Estética Alex, el cuidado parte con un baño que elimine aromas, e impurezas, y que además retire células muertas de esa parte de la piel. “Por otro lado, hay que entender que nuestra barba está compuesta por aceites naturales que intervienen en su crecimiento, fortaleza y brillo. Si la lavamos con demasiada frecuencia, eliminaremos estos componentes, y como resultado tendremos una barba seca y sin brillo”, indica el especialista. Por último, y yendo de lleno a las bondades que hoy ofrece la industria cosmética, aconseja ocupar aceites como el Beard Serum de American Crew, que permite mantener la barba lisa, con brillo e hidratada, además de gozar una fragancia tan sutil, como masculina.