Corto Laja: Un viaje con historia regional

En 2017 tuvo gran éxito, por eso este año Sernatur junto al Gore Regional y Fesur, decidieron programar una serie de viajes turísticos con temáticas alusivas a cada época y momento de este 2018, lo que se ha convertido en una gran aventura para quienes desean conocer un poco más de la vida ferroviaria local y los parajes y opciones que se encuentran en este histórico camino.

Hace 20 años era muy común movernos a las localidades cercanas a Concepción en tren. Ya fuera Dichato, Laraquete o San Rosendo, el paseo de fin de semana con toda la familia era obligadamente en convoy, esto porque los trenes fueron la columna vertebral de Chile por más de un siglo. Por eso, en la Región del Biobío aún se mantiene vigente su legado, con recorridos, huellas y monumentos que relatan la epopeya ferroviaria de esta zona.

Un ejemplo de esto es el Corto Laja, servicio disponible desde la década de los 90 y que fue recuperado como recorrido turístico entre Talcahuano y Laja a partir de un proyecto piloto reestableciédose totalmente en 2017, año en que tuvo una exitosa temporada con gran demanda, lo que generó la necesidad de perfeccionar también la oferta de los proveedores locales, quienes dan vida y reciben en cada una de las cuatro paradas del viaje a los curiosos pasajeros.

Por eso, este año el tren corto volvió a los rieles de la región con 15 nuevos circuitos entre marzo y noviembre, con un viaje exclusivamente turístico a un costo de solo 9 mil pesos por persona. Sin duda, un paseo que todos los habitantes del Gran Concepción debemos realizar algún día.

Entre las novedades para este año, se contempló un tren de mayor capacidad, viajes temáticos y la reserva de tickets vía online a través de la página www.fesur.cl, lo que te permitirá disfrutar de una serie de actividades complementarias, como entretención a bordo, paradas programadas para visitar ferias de productores locales en Hualqui , Talcamavida y San Rosendo;  un circuito guiado por ex ferroviarios a las antiguas instalaciones ferroviarias de San Rosendo, opciones de circuitos en Laja y muchísimo más.

Un poco de historia

Su nombre se debe a que el tren estaba formado por una locomotora y dos o tres coches de pasajeros, bastante “corto” en comparación a los ferrocarriles regulares que contaban con más de ocho vagones. Hoy en día, la versión turística del Corto Laja permite trasladar a cerca de 200 personas en un viaje histórico, gracias a una alianza entre Sernatur, el Gobierno Regional y Fesur, y la colaboración de la Asociación Chilena de Conservación del Patrimonio Ferroviario; filial Concepción.

Durante el viaje, que dura toda una jornada, guías especializados en trenes relatan la importancia económica y social que tuvo este medio de transporte en la región, mientras grupos folclóricos animan el paseo. Hay paradas en las estaciones de Hualqui, Talcamávida, San Rosendo y Laja, todas ellas poseedoras de un importante patrimonio ferroviario y campesino.

Al respecto, desde el Sernatur Biobío aseguraron que esta iniciativa se ha mantenido principalmente gracias al interés de la gente y la necesidad de explotar nuestros recursos desde una perspectiva turística. “Con nosotros trabajan alrededor de 60 emprendedores locales que gracias al proyecto hoy tienen nuevos ingresos, mejores alcances y una gran plataforma y vitrina para su trabajo”, aseguraron.

Cómo es el viaje y qué incluye el Corto Laja

En cada tren turístico, cuyos viajes se realizan con una periodicidad mensual, la salida es a las 8:45 en punto desde la Estación Arenal de Talcahuano y a las 9:15 desde la Estación de Concepción. Durante el viaje se entrega material informativo sobre la historia del Corto Laja y, como ya mencionábamos, guías especializados hacen del viaje toda una aventura histórica.

Además, hay preparadas actividades para niños y música para quienes gustan de los cantantes populares, quienes hacen aún más agradable el trayecto.

También las paradas programadas en Hualqui, Talcamávida y San Rosendo, permiten a los viajeros conocer el trabajo de los productores locales, entre el que destacan la venta de productos orgánicos, su artesanía y la gastronomía típica. Por otra parte, igual se puede disfrutar de diversas actividades tradicionales de la zona, las que son un gran momento de esparcimiento durante el viaje.

Tras el trayecto de ida hacia la ciudad de Laja, la visita guiada por las antiguas instalaciones ferroviarias de San Rosendo a cargo de expertos ex ferroviarios, junto a los que se recorre la Carbonera, la casa de máquinas, el puente ferroviario y la plaza ferroviaria de San Rosendo, es uno de los momentos más emotivos del paseo.

Finalmente, la opción de circuito gratuito en Laja o actividades libres, como visitar la Laguna Señoraza del lugar, reconocida por su hermosa costanera, son también una posibilidad durante el paseo turístico, que se extiende hasta pasadas las 16:00 horas, momento en que sale el Corto Laja de regreso a Concepción.

Qué posibilidades quedan en 2018

Al reciente Tren de los Papás, donde en junio se celebró especialmente a todos los padres presentes en el trayecto, quedan muchas más opciones para disfrutar durante el resto del año. Tren de la Carmela y Tren del Invierno durante julio, Tren de los Niños y Tren de los Abuelos en agosto, y Tren de la Primavera en septiembre, entre otras posibilidades que estarán disponibles hasta noviembre de este año.

Sin duda el paseo en el convoy, es el mejor panorama para conocer parte de la larga historia ferroviaria de la región, uno de los puntos más importantes en el desarrollo del ferrocarril y hogar de la antigua capital del vapor en Chile, San Rosendo.