Corto Laja, mil historias en un viaje

La magia del tren

Es una aventura que dura casi todo el día, pero vale la pena, porque tal como dice la canción “andar en tren es de lo mejor”, y de verdad que lo es. Una verdadera añoranza del pasado y un disfrute y comodidad inigualable, que se complementa con la panorámica del río Biobío a través de la ventana.

 


A las 9.15 de la mañana comienza la travesía, en la estación Concepción están esperando todos los pasajeros el tren turístico Corto Laja, algunos se subieron antes en la estación Arenal de Talcahuano, cuyo trayecto empieza a las 08:45, pero su gran mayoría lo hizo en Conce y esperaban ansiosos las sorpresas de este recorrido que rescata el legado cultural del ferrocarril.

Este entretenido tren turístico es parte de un proyecto de Ferrocarriles del Sur (FESUR) en conjunto con Sernatur y el Gobierno Regional, y la colaboración de la Asociación Chilena de Conservación del Patrimonio Ferroviario, filial Concepción. Alianza que tiene por objetivo fomentar la actividad económica-turística de la zona, a través del patrimonio ferroviario, incluyendo exposiciones en las 3 estaciones donde este tren se detiene y los pasajeros pueden deleitarse con las preparaciones y productos que exhiben diversos productores locales.

El nombre de Corto Laja deriva de la cantidad de coches de pasajeros que contiene el tren, ya que antiguamente se utilizaban 8 o más coches, y por lo mismo, este es conocido como “Corto Laja” porque ocupa tan solo 3 o 4 cómo máximo.

En 1972, este tren era denominado como “expreso” porque tenía detenciones en Chiguayante, Omer Huet, Hualqui; Talcamávida, San Rosendo y detenciones facultativas (a pedido) en Quilacoya y Unihue. A partir de los 80`s, se comenzaron a usar automotores en vez de trenes, por su versatilidad, modularidad y rápidos cambios

En la región del Biobío la tradición ferroviaria fue trascendental para el desarrollo de la industria del carbón, así como también para la conectividad en la llamada frontera del Biobío. Asimimo, este medio de transporte, fue protagonista en el auge de los balnearios y en el surgimiento de innumerables poblados.

Durante 1869 empezó la construcción del ferrocarril Talcahuano- Chillán (donde está incluido el tramo Corto Laja, llegando en 1972 el primer tren a la cuna de O`Higgins proveniente del puerto de Talcahuano, transporte que pasaría por Concepción y San Rosendo, generando así repercusiones tanto económicas como arquitectónicas.


Corto Laja

En 2017 este tren turístico tendrá 11 nuevos circuitos entre los meses de mayo y noviembre, los que tienen un valor de 8.000 pesos por persona y se pueden adquirir directamente en las oficinas de atención de clientes en las distintas estaciones de trenes de la ciudad.

Este tramo comienza en la estación Arenal, como mencioné anteriormente, y termina en Laja. En el trayecto y en cada uno de los vagones, monitores de Sernatur cuentan la historia que hay detrás de este corto y de los ferrocarriles en general, cómo influyó en el desarrollo de la Región y del país.

Familias completas, adultos mayores y jóvenes disfrutaron del primer viaje que se desarrolló el sábado 22 de abril. Todos escucharon atentamente las historias que contaban los monitores y el especial de música que tenían preparado, donde un cantante junto a su guitarra deleitó e hizo cantar a todos los pasajeros con canciones folclóricas y típicas chilenas.

La primera parada fue en la estación de Hualqui, lugar donde los expositores esperaban ansiosos a todos los pasajeros, con una pequeña feria de emprendedores, donde exhibían los mejores productos de la zona, licores, artesanía, hortalizas y sabrosas preparaciones como empanadas, sopaipillas, queques, de todo para que los turistas disfrutaran de la buena mano de los hualquinos.

Tras esto, el Corto continuó su viaje, y se detuvo en la estación de Talcamávida, que al igual que en Hualqui, esperaba a los visitantes con una muestra de las tradiciones locales, sopaipillas, maté, hortalizas y mucho más. Los turistas aprovecharon la instancia de tomar fotografías a máquinas antiguas y al entorno de este bello lugar.

Continuando con este tranquilo viaje, el tren hace una nueva parada en San Rosendo, lugar donde un ex trabajador ferroviario relata los acontecimientos de esta comuna, conocida por el famoso personaje de “La Carmela”.

El inicio de la época dorada de San Rosendo se produjo a fines del siglo XIX, debido a la extensión de la línea férrea hacia el sur, para conectar el puerto de Talcahuano con la zona agrícola de los valles interiores. Para ello se ocuparon los terrenos del fundo San Rosendo, propiedad de la familia penquista Larenas Ibieta.
En este histórico lugar, se realizó un tour por los vestigios de la casa de máquinas, cuya función en el pasado era proveer de locomotoras a casi todos los trenes de pasajeros y carga que recorrían la zona entre Talca y Victoria. Asimismo, era el centro de mantenimiento más importante y poseía salas de clases para los distintos cursos de aspirantes a fogoneros y maquinistas.

En San Rosendo, además, nos esperaban distintos expositores que rescataron distintas preparaciones y brebajes locales.

Continuando nuestro viaje, después de esta nostálgica parada, proseguimos con destino a Laja. Aprovechamos de mirar a través de los amplios ventanales del tren y observamos el río en su majestuosidad.

La aventura termina cuando llegamos a Laja, todos los turistas descienden de los diversos vagones y comienzan a buscar distintas alternativas donde almorzar, lo mejor de todo es que la estación está al lado del tradicional mercado de la ciudad, donde las posibilidades de degustar distintas preparaciones son muchas.

Después de almorzar puedes aprovechar de aventurarte por Laja y conocer la laguna La Señoraza, un lugar muy especial porque es un espejo de agua de 49 hectáreas cuyas aguas son aptas para la práctica de deportes náuticos y baño.

Ya de regreso a Concepción, los pasajeros de este viaje tan particular, se muestran contentos y fascinados por emprender esta nueva aventura en tren y descubrir el legado cultural de la región del Biobío.

Si te conquistó esta aventura y quieres hacer un viaje por el pasado, puedes hacer tus reservas en www.fesur.cl en la sección reserva turísticos.