Aunque la navidad suela ser considerada una de las épocas más bellas del año, existen días previos a la fiesta, que lejos de ser de relajo, pueden convertirse en una pesadilla si no se está preparado. ¿Cómo evitar que esto suceda? Te invitamos a respirar profundo, y seguir atentamente nuestros consejos.

Comprar un regalo tiene como propósito casi siempre, transmitir cariño a un ser querido. Este sentimiento se despliega con mucho más ímpetu en navidad, cuando el intercambio se caracteriza por tener siempre un toque familiar, muy acorde a lo que celebra la festividad.

Si bien no parece haber aspectos negativos en lo anterior, los problemas surgen cuando por falta de tiempo, voluntad, imaginación o lisa y llanamente, organización, lo que debiera ser un deleite de emociones, se convierte en uno de los peores dolores de cabeza. Para los especialistas, el problema radica en una actitud que cada año se hace más frecuente, llegando al punto de ser considerada una de las características que definen al chileno: dejar todo para última hora; y si a esto unimos el agobio natural que sienten la mente y el cuerpo tras un intenso año, el resultado se torna aún más complejo.

Para la psicóloga Karina Cárcamo Guzmán, dependiendo la intensidad de esta situación, se podría hablar de alguna alteración de carácter médico. “En el caso del estrés, éste normalmente es una respuesta adaptativa normal del organismo, por lo que en sí no es malo, aunque sí puede producir alteraciones cuando la situación pide una sobre exigencia, o es prolongada en el tiempo. En este caso sí pueden provocarse trastornos emocionales o problemas de salud física, porque se está afectando el sistema inmune del paciente”, sostiene la profesional.

Aunque la preocupación por las compras no genere necesariamente una situación de estrés, sino más bien un cansancio o preocupación constante que escapa a los límites a los que se acostumbra en la cotidianidad, la psicóloga sí aconseja prestar atención a las señales, y por sobre todo, prevenirlas o dominarlas. “El principal consejo, por obvio que parezca, es organizarse con anticipación, y que exista una planificación, que idealmente incluya a otros pares o miembros de la familia, para que una sola persona no se vea sobrecargada con todas estas tareas”, explica.


Tips para una dulce navidad

Los consejos de los especialistas, buscan evitar la caótica rutina de los días previos al 25 de diciembre, con el objetivo de potenciar una fecha que, si se enfrenta con preparación, puede convertirse en la mejor oportunidad para reforzar sentimientos de paz y armonía.

Te presentamos acá algunas recomendaciones:

Definir el presupuesto: El tema monetario siempre es una condicionante, porque el excedernos o sobrelimitarnos, puede generar arrepentimientos posteriores o jugarnos una mala pasada. Si en cambio se define un presupuesto total, y en base a ello, otros individuales, podremos enfrentar a una de los primeras enemigas a la hora de comprar: la ansiedad.

Otro aspecto fundamental en este ámbito, es privilegiar las compras en efectivo, para evitar arrastrar deudas, que generen un comienzo de año colapsado.

Elaborar una lista: Es cierto que el espíritu navideño nos domina y queremos regalos para todos, pero es muy importante que previo a las compras, elaboremos un listado, pues viendo todos los nombres en paralelo, podremos estimar a quienes consideraremos o a quienes no. Aunque lejos lo más certero de este consejo, es evitar que alguien quede fuera, ¡eso no puede suceder!

Vitrinear con anticipación: Pese a que es cierto que siempre nos falta tiempo, si lo consideramos con anticipación, vitrinear regalos navideños puede ser un buen panorama de distracción. Además de ello, poder evaluar distintas alternativas, garantizará que el presente escogido sea efectivamente la mejor opción. Porque si hay algo más satisfactorio que recibir un buen regalo, es entregarlo.

Compras por Internet: Pese a que esta alternativa suele ser considerada para casos puntuales y personales, las ventas por Internet se abren paso cada día en el comercio, y hoy por hoy, son una excelente alternativa, que dada su variedad, rapidez y comodidad, puede quitar varios pesos de encima. En este ámbito, nuestra única recomendación es comprar con seguridad, o en caso contrario, tener claras las opciones de cambio o devolución.

Elegir regalos significativos: Escapa a lo tradicional, y al organizar tus compras con tiempo, siéntete en la libertad de innovar. Visita sitios de emprendedores, regalos artísticos o artículos hechos a mano, pensando en las características de cada uno en tu listado. Siempre habrá algo en particular que sabes que nadie más se atreverá a regalar. Piensa en la satisfacción de quien lo recibirá, ¡y sé tú quien se arriesgue!

Un regalo para tu navidad: Por último, y porque sabemos que ésta es una fecha especial, hazte también un regalo simbólico. Una buena opción podría ser un presente para tu hogar, que permita disfrutar con amor y alegría, una dulce, inolvidable, y por sobre todo, feliz navidad.