Hoy nada ni nadie escapa a los alcances de Internet. Su influencia está omnipresente en todo. Lógicamente, los nativos digitales son más propensos a ella, sobre todo si se considera la gran dependencia de la cual son víctimas (o victimarios).

Por eso es usual ver niños y adolescentes que recurren constantemente a la web para consultar tareas o estar en contacto con sus compañeros de curso. Pero cuando el estar conectado todo el día se vuelve un imperativo, es que algo no anda bien.

Los padres y los establecimientos educacionales tienen gran responsabilidad en crear hábitos de uso del computador e Internet y detectar cuando algo anda mal.

Pamela Vergara, psicóloga clínica y educacional de Geavital, da algunos consejos a los padres para regular el acceso a Internet que tienen los escolares: “Principalmente, bloquear Internet mientras los papás no estén en la casa y usarlo sólo en un lugar abierto, no en su habitación, para así poder monitorear los sitios web que frecuentan”.

Este último punto es de suma importancia: que los niños utilicen el computador a la vista de sus progenitores, es esencial para controlar horarios y potenciales contenidos dañinos a los cuales acceden.

Según la especialista, en este tipo de situaciones es buena idea que tanto niños como adolescentes vayan cumpliendo las reglas que les imponen como si fueran metas y darles estímulos positivos que fomenten el correcto uso del equipo. Con esto se buscaría evitar, entre otras cosas, que el niño se vuelva un adicto a “navegar” y que, como consecuencia, se desconcentre en clases y/o se aísle de su entorno.

Marina Piña de Amesti, psicopedagoga, señala otros peligros que acarrea el no tener hábitos en este tema: “Está comprobado que pasar muchas horas frente a la TV o computador afecta y estimula la hiperactividad y desconcentración. Además, los niños necesitan del ocio para ser creativos, para que busquen formas de entretenerse y ocupar su tiempo libre, para que busquen amigos para jugar y así socialicen”.

En cuanto a las acciones concretas que pueden realizar los padres para controlar el uso de Internet, Piña de Amesti indica que “cuando las reglas son claras desde un inicio, sólo queda esperar que se cumplan y sancionar el no cumplimiento con el retiro del pc o celular. También es bueno darle otras opciones atractivas, como hacer deportes, salir con los papás o invitar a amigos. Además, es importante chequear tareas y revisar cuadernos hasta por lo menos 3° básico, costumbre que los padres han abandonado por falta de tiempo y/o cansancio”.

En suma, el llamado de las expertas es a poner atención en el tiempo que destinan niños y adolescentes a utilizar el computador, a imponer horarios de estudio y ocio y también a estar pendientes de cada movimiento que realicen en la web y así mantener un equilibrio entre el compartir con la familia y vivir encerrado en el mundo virtual.