¿Cómo crear espacios? Tips para decorar

Aunque siempre es bueno asesorarse, hay algunos consejos básicos que puedes seguir para sacar ese interiorista que llevas dentro. Con unos firmes primeros pasos, el desarrollo posterior del diseño será más sencillo y entretenido.

Lo primero es identificar necesidades. Cómo vas a usar el espacio y para qué, cuántas personas lo utilizarán, qué necesita, cómo debe funcionar. No es lo mismo un living para recién casados, para una familia con niños o un estudiante, por eso debes elegir un estilo adecuado y los elementos que necesitarás para lograrlo, teniendo en cuenta el estilo de vida de las personas que lo ocuparán, sus costumbres y necesidades. Así tendrás una idea clara de lo que necesitas.

Encuentra un punto focal. Hay espacios que ya lo tienen determinado: un gran ventanal, la chimenea, un muro de piedra. Si no es tu caso, crea uno: pinta una pared de otro color, pon un papel mural, pon el respaldo de la cama, cuelga una pintura o un espejo. El punto focal atraerá las miradas y debes aprovecharlo.

Haz que el espacio funcione, luego preocupate que se vea bien. Ten en cuenta los tamaños de los muebles y cómo se organizan; preocúpate siempre de dejar circulaciones libres y claras, y que el resultado sea cómodo. Nunca compres un mueble sin antes haberlo medido y marcado con masking tape, tanto en el piso como en el muro, para saber exactamente el espacio que va a ocupar.

Dale un toque de color, influye en la percepción del espacio y en el estado de ánimo. Existe una regla sencilla para aplicar color que ayuda con las proporciones: “60-30-10”. Toma como base un color neutro, más versatil y atemporal, que aplicarás en el 60% del espacio, otro que forme parte de tu gama favorita, y que usarás para el 30%, y uno llamativo para el 10% restante. Añade texturas con alfombras, telas de sofás, cojines y juega con los materiales de los muebles.

Prioriza la iluminación. El juego de la luz y la sombra en un recinto es importante, porque aporta dinamismo y vida. Aprovecha al máximo la iluminación natural y complementa con iluminación artificial.

Fíjate en las tendencias, pero no te obsesiones, vienen y se van. Los muebles principales tienen que estar vigentes por un buen tiempo, así que elige algo atemporal. Para elegir cojines, complementos y objetos decorativos sí podrás dejarte llevar por la moda, ya que es más fácil de cambiar.

Anímate a crear espacios llenos de estilo con tus propias manos, serán únicos. Así que ¡a decorar!