Por Pamela Uribe

Imprescindible entender que, desde su materia productiva hasta el momento de la entrega, la cadena productiva debe generar el menor impacto ambiental posible.

Utilizar energía limpia. Ese es el nuevo norte verde de algunas de las gran- des marcas de la moda. Un cambio alentador para una industria que es la segunda más contaminante luego de la petrolera, y la responsable del 8% de las emisiones de carbono en todo el mundo.

Para lograr el cambio en las estructuras de producción, se requieren grandes inversiones de dinero y una tecnología de punta e innovación a gran escala. Una de las noticias positivas en este ámbito proviene del gigante Grupo Kering, compuesto por emblemáticas marcas como Gucci, Yves Saint Laurent, Balenciaga y Alexander McQueen, entre otras. El importante conglomerado está trabajando en el aumento de la conversión a energías renovables. “En lo que se refiere al cambio climático, es necesario tomar medidas reales ya», declaró el CEO y presidente de Kering, François-Henri Pinault.

Otra iniciativa interesante es Clean by Design, un programa que se preocupa de los impactos ambientales asociados con las fábricas textiles en Sushou (China) y que ya ha logrado una reducción del 12% de CO2 al año.

Eso es a gran escala, pero las empresas de moda más pequeñas también pueden contribuir al medio ambiente. Un buen comienzo es recurrir a cualquiera -o todas- de estas tres formas de producción:

Cero desperdicio; utilizar al máximo el ancho de la tela para desechar lo menos posible Up- cyling: reutilización de piezas de muestra y finales de rollos para optimizar una prenda de vestir al máximo.

Reconstrucción; hacer ropa nueva con prendas usadas o productos terminados como, por ejemplo, un vestido a partir de una camisa clásica.

Y hay muchísimo más por hacer. Es fundamental conocer bien nuestro producto, autoexigirnos altos estándares de calidad y velar porque la producción de este genere el menor impacto ambiental y, al mismo tiempo, se garantice el bienestar de los trabajadores.

A continuación, un check-list de 5 puntos que debemos revisar constantemente para convertirnos en una empresa verde.

1.PRODUCTO

Hacernos estas preguntas es clave: ¿Tenemos la capacidad de producir lo mismo pero reduciendo el impacto ambiental? ¿Nuestra mano de obra trabaja bajo óptimos estándares de seguridad y salud? No hay que olvidar que la cadena productiva, desde su materia prima hasta el momento de la entrega, debe generar el menor impacto ambiental posible.

2.MATERIA PRIMA

Es vital conocer tanto el origen de los textiles como la calidad de los suministros. Además, debemos exigir transparencia en el proceso de producción y en sus certificaciones.

Las certificaciones de materiales y producción aportan poder, credibilidad y cercanía con el consumidor. Una de las certificaciones más conocidas en el mundo es la OEKO –TEX Estándar 100, que asegura que los productos no contienen sustancias nocivas para la salud.

Sería un gran comienzo que las fibras con las que trabajas sean de origen natural.
 El comercio justo es otro tema importante. Debes trabajar con empresas que tengan la certificación FairTrade ya que te convertirá en una marca más empática y potente en el mercado. Elige materiales orgánicos, son un gran atributo diferenciador. Además, procura mejorar la calidad de tus textiles, idealmente a uno con cero fertilizantes.

3.RESIDUOS Y PLAN

Este es un pilar fundamental para ser una marca realmente sustentable. Se debe invertir en un sistema logístico que permita re- ciclar, transformar o regalar residuos a otras empresas que, por ejemplo, los conviertan en nuevos productos, o a instituciones que puedan darles un segundo uso.

4. CAPITAL HUMANO

Toda empresa debe tener un ambiente de trabajo seguro, digno y que respete las leyes y los reglamentos de cada país. Los empleados deben recibir un pago justo y correspondiente a las horas trabajadas; ellos son un cimiento fundamental en la construcción de marca. Si los trabajadores están felices, el aumento de la productividad crece un 30%.

 5.COMUNICACIÓN Y EXPERIENCIA DE MARCA


Si transformaste tu empresa en una con procesos más sustentables, es importante comunicarlo a tus clientes ya que será un atributo diferenciador que aportará valor a la marca. Estamos en la era donde las experiencias son clave; las emociones y el factor sorpresa llevan al éxito a las marcas y organizaciones. Un buen Branding, entonces, será la mejor manera de bautizar la nueva forma de hacer las cosas.
Es indispensable comunicar en sus productos y plataformas digitales este nuevo lineamiento, al igual que la materialidad, certificaciones importantes, mejorías en la calidad, origen y manufactura. De esa forma, el consumidor sentirá orgullo de adquirir un producto con valor e historia, noble y amigable con las personas y el medio ambiente.