Antes de atreverse por una de las diferentes opciones de coloración, es vital hidratar, reestructurar y cuidar el pelo de forma constante para así conseguir un resultado óptimo y un color perfecto.

Por José Luis Vargas

El cabello es un atributo que permite lucir plena y con carácter, pues muchas veces la personalidad va asociada directamente al corte y tonalidad. Por eso, para que estés siempre al día en coloración y puedas tener un pelo brillante a toda hora, te entregamos algunos datos útiles que te servirán de guía.

Como aún queda invierno, para quienes desean atreverse por un cambio de look se sugiere optar por tonos marrones, rubios platinados, pelirrojos o anaranjados, todos matices preferidos por las féminas en esta estación.pelo1

Sin embargo, el cambio de temporada va siempre asociado a un cambio de actitud donde el color se transforma en el protagonista absoluto. Esta primavera-verano que ya se asoma viene cargada de mechas californianas, rojos, cobrizos y el infaltable rubio, tono que se reinventa de forma constante.

Pese a la variedad presente, actualmente sólo un pequeño nicho se atreve a probar tonalidades diferentes, estilos agresivos y vanguardistas. “Si bien la actitud es indispensable, al momento de teñir siempre se privilegian aquellos cabellos sanos, ya que al aplicar tintura sometemos al pelo a un daño mayor que se va deteriorando de forma progresiva” sostuvo Fernanda Fonseca, peluquera profesional de Chic Hair Studio.

Asimismo, quien accede a una de estas técnicas debe estar consciente que el grado de penetración del color dependerá del grosor y textura del cabello. Por eso, para lucir un pelo natural después de someterse a un estilo de coloración, la experta recomienda:

–          Utilizar un shampoo y una máscara para cabello teñido que mantenga el color y brillo perdido tras el  lavado.

–          Optar por productos hidratantes y reestructurantes que entreguen suavidad y naturalidad. 

–          Acceder a tratamientos de ampollas y masajes de hidratación que le devuelvan al pelo la keratina y agua derramada tras la coloración.

–          Masajear el cabello con palta, fruto rico en nutrientes indispensables para el cabello teñido.

–          No dejar pasar más de un mes para volver a colorarse, ya que de lo contrario el desgaste trae consecuencias severas.

De no acceder a este tipo de técnicas, el pelo se expone a una resequedad y oxidación prematura. Asimismo, la profesional exhorta a:

–          Lavar el cabello con agua tibia, evitando el agua caliente que sólo seca el cuero cabelludo.

–          Dejar de lado el alisador, ya que produce un daño irreparable.

–          Evitar cambios bruscos en coloración que sólo generan un debilitamiento del cabello.

–          Ocupar acondicionador solo para desenredar, puesto que no cumple otra función.

Datos útiles que se deben tener en cuenta al minuto de optar por un tratamiento de coloración que de seguro te ayudará a estar plena y viva para esta temporada.

PELO