Clínica Sanatorio Alemán
La mejor opción con experiencia en cirugía plástica

Más de 25 años de experiencia como cirujano plástico y alrededor de 3.000 pacientes operados tanto en Chile como en el extranjero, avalan la carrera profesional del cirujano plástico de la Pontificia Universidad Católica do Rio Grande do Sul, Brasil, Carlos Rojas, quien hoy se desenvuelve en la Unidad de Cirugía Plástica de Clínica Sanatorio Alemán.

Un lapso más que suficiente, para apreciar los cambios que ha vivido el mundo de la cirugía plástica en el país, desde sus comienzos por ahí por el año 92, según comenta el destacado médico. “He visto su clara evolución, porque cuando yo llegué prácticamente no se hacía nada o muy poco, y evidentemente ha tenido una curva ascendente con algunos altibajos, pero ascendente al fin; la gente le ha perdido el miedo, tiene más conocimiento y está mucho más informada, por eso busca cosas que mejoren su autoestima y su valoración ante los demás”, explica.

Lo más solicitado en la Clínica

En Clínica Sanatorio Alemán, generalmente los procedimientos más consultados son la operación de abdomen, de mamas, prótesis y liposucción, que es la tendencia por parte de las mujeres; mientras que los hombres, que hoy se atreven mucho más, se orientan más a eliminar la papada, los párpados, las ojeras y también se realizan la ginecomastia, que es sacar esa grasa que se acumula en el pecho y muchas veces logra aspecto de mama femenina.
Estas y otras cirugías puede consultarse en el sitio web www.sanatorioaleman.cl donde encontrarás lo más altos estándares de calidad, infraestructura adecuada y las mejores condiciones para cualquier intervención.

Al respecto, Rojas desglosó las preferencias. “Por edades, la más jóvenes buscan prótesis o liposucción, las mujeres ya de más años, que tienen las consecuencias del embarazo, buscan arreglar su abdomen, ese abdomen de delantal que se menciona tanto el último tiempo, para lo que hemos desarrollado un programa especial en Clínica Sanatorio Alemán, que no tiene ni refinamiento ni embellecimiento accesorio, sino que apunta a solucionar un problema de salud y autoestima”.

La otra gran tendencia, menciona el profesional, es la cirugía plástica estética en los hombres, que se da cada vez con más fuerza. “Este tema va en aumento, cada vez hay más hombres que se atreven. Yo me eduqué en Brasil, me entrené en otros países, donde no hay ningún problema con que un hombre o mujer se hagan cirugía, acá en cambio existía un poco de prejuicio y los que se operaban lo pensaban mucho, hoy lo piensan bastante menos (…)”, comentó el experto, quien de todos modos afirmó que la relación de mujeres y hombres que se realizan cirugías en la actualidad es de 7 a 3, respectivamente.
Por supuesto un punto a considerar, es que la mejor época del año para realizarse cualquier intervención es el invierno, ya que debido al clima más frío es menos compleja la recuperación y el uso de los vendajes respectivos. “Obviamente para el paciente va a ser mucho más cómodo ponerse una faja de compresión en invierno que en verano; además no se va a poder exponer al sol, en cambio con una operación en marzo o abril ganan comodidad y para el verano siguiente estarán en óptimas condiciones”, afirmó.

Historia de la cirugía en Chile

Está claro que la cirugía plástica ha ganado terreno en el país desde sus inicios en el año 92, pero aún falta, enfatiza Rojas. “Chile todavía no está a la altura de las estadísticas, y con Brasil no es posible comparar, porque ese país es la capital mundial de la cirugía plástica, ni siquiera en Europa o Norteamérica, hay un país que le haga el peso a la proporción de cirugías plásticas que realizan. Entonces todavía falta desarrollarnos un poco más, pero en comparación a dos décadas atrás, yo creo que en Chile se ha incrementado un 200 o 300% la capacidad”.
En otra arista, un fenómeno no menor que se dio en torno a la cirugía plástica en sus inicios, se situó en los estratos socioeconómicos. “Siempre se midió la cirugía estética, no tanto la reconstructiva, como algo más elitista, así fue su comienzo en Chile como también en otros países, donde fueron las mismas personas que pensaron ‘esto es para quienes tienen mucho dinero’, y de inmediato se marginaron. Sin embargo, a través de los años esto ha ido cambiando, también con la ayuda de las instituciones de salud que han tomado la decisión de incluir procedimientos plásticos dentro de sus coberturas, esto ha puesto al alcance de más personas, cirugías de carácter estético”, enfatizó.

En la confianza está el riesgo

Por otra parte, el experto aseguró que “paralelamente hubo un desarrollo parásito de distintos lugares donde dicen realizar procedimientos estéticos, pero no son ni cirujanos, ni médicos, ni siquiera profesionales del área de la salud, y sin embargo tienen la audacia de inyectar y engañar un poco a la gente, eso se ha potenciado en los últimos años. Las tendencias nuevas dicen relación con procedimientos menos invasivos, las personas quieren estar rápido recuperadas para continuar su ritmo de trabajo, entonces hay opciones que son manejables, y la clave está por supuesto en saber indicar quién puede hacerse un procedimiento y en qué momento”, explicó
En esta línea, el cirujano afirma que hay muchas personas que no piensan en el riesgo que corren. “Hay muchos potenciales pacientes que decidieron intervenirse con una persona que cobraba mucho menos, pero sin considerar los riegos. El paciente debe saber si quien lo va a operar es un profesional del área de la salud, si es cirujano plástico, o qué le van a inyectar y en qué parte lo operarán. Además, si el paciente ve que hay una diferencia de presupuesto abismante, que no lo van a operar en una clínica y el doctor no tiene ninguna acreditación profesional en esta área, entonces están jugando una ruleta rusa y las posibilidades de que salga mal son altísimas, nuestra labor es difundir esto”, finalizó.