Durante el post operatorio, es esencial el trabajo en equipo y una buena comunicación entre médico, paciente y kinesiólogo. Además, resulta fundamental dejar en claro las expectativas de la persona a tratar y explicar detalladamente todos los procesos.

Por Consuelo Ruiz Foto: Patricio Barría

Muchas veces la cirugía plástica es cuestionada o se relaciona con un capricho femenino. En este sentido se debe dejar en claro que no siempre es así, ya que en varias ocasiones la cirugía plástica o reconstructiva se realiza por un problema de salud, o bien, por un trauma sicológico que afecta considerablemente a las pacientes.

El Dr. Gustavo Valenzuela, cirujano general de la Universidad de Concepción, especialista en Cirugía Plástica y Reparadora de la Universidad de Chile, quien además cursó una estadía en Cirugía Estética en la Clínica Teknon de Barcelona, explica las distintas técnicas de la cirugía estética y los avances que hay en la actualidad respecto a este tema muy consultado por las mujeres.

1Reducción y prótesis mamaria

La herencia y el sobrepeso son factores que influyen directamente en el tamaño de la mama. Los pechos muy grandes y demasiado caídos provocan dolores y desviaciones de la espalda, cuello y hombros. Mediante la cirugía se elimina grasa, tejido glandular y piel para obtener unos pechos más pequeños y firmes. “Durante la vida de la mujer estos sufren ciertas modificaciones que alteran su volumen, forma y posición. Cuando hay un exceso de peso en la mama, la solución es realizar una cirugía reductiva o mamosplastía de reducción”, explica el Dr. Valenzuela.

Caso distinto es el de prótesis mamaria la cual se coloca para aumentar el tamaño de un pecho muy pequeño y caído. “Antiguamente se utilizaban implantes rellenos con silicona líquida, pero en la actualidad están compuestos por un gel de silicona altamente cohesivo y más resistente”, comenta el cirujano plástico. Por lo mismo, asegura que colocar implantes ahora es mucho más seguro, ya que la tasa de contractura es de un dos por ciento y ya no es necesario cambiarlos cada 10 años.

 Abdominoplastía

Mediante la abdominoplastía se elimina la piel y la grasa sobrante del abdomen. El especialista en cirugía plástica enfatiza que la mayoría de las pacientes se someten a este procedimiento cuando han tenido varios embarazos y quedan con piel de sobra. La técnica consiste en sacar el excedente que existe entre el ombligo y el pubis. Finalmente, se elimina el exceso de grasa de los lados del abdomen con una lipoaspiración.

“Es importante considerar el manejo de anestesia en este tipo de cirugías. Es esencial suministrar la dosis precisa, colocar los apoyos necesarios en algunas partes del cuerpo durante la intervención y aplicar anestesia general y local en las zonas a tratar”, sentencia el experto.

Liposucción y lipoescultura

La liposucción o lipoaspiración es una técnica quirúrgica que consiste en extirpar acúmulos de grasa localizados en distintas zonas del cuerpo. “Mediante la liposucción se retira el exceso de grasa y en la lipoescultura ésta se saca y se coloca donde falta. Lo máximo que se puede aspirar son cinco litros de tejido graso, ya que con más cantidad la paciente puede presentar anemia y en caso extremo llegar a la transfusión”, recalca el Dr. Valenzuela.

Post operatorio y Kinesiología

La Kinesiología es fundamental en la rehabilitación post cirugía estética. Esta área se denomina dermatofuncional y consiste en la alteración de la piel y sus tegumentos por lesión interna o externa, lo que limita la función del tejido.

Loreto López es kinesióloga, Magíster en Ciencias de la Kinesiología de la Universidad Católica del Maule (Talca) y actualmente está cursando un diplomado en Kinesiología Dermatofuncional y Medicina Estética en la Universidad Finis Terrae (Santiago). En relación al proceso post operatorio, explica que el tratamiento kinésico luego de la cirugía estética se realiza para evitar las complicaciones que pueden presentar las pacientes.

La experta, quien trabaja en su consulta particular en la Clínica Kinetic (Lincoyán 32) y se desempeña también como asistente de investigación de la carrera de Kinesiología de la Universidad del Desarrollo, cuenta que la terapia kinésica acelera el proceso de recuperación, mejorando el malestar y la condición funcional del tejido lesionado, minimizando secuelas, como las cicatrices patológicas y la alteración de la sensibilidad.

En la cirugía estética, comenta la especialista, las alteraciones de la piel más importantes a tratar son el edema, el seroma y la fibrosis, que es una acumulación de colágeno que se presenta en forma de dureza muy dolorosa a la palpación.

Otro aspecto muy relevante a considerar es la cicatriz, ya que no se sabe si se va a comportar de forma normal o patológica. “Ésta pasa por un proceso que se llama cicatrización que tiene fase inflamatoria, de proliferación y de maduración, la cual comienza a los 40 días post cirugía. Para evitar una cicatriz patológica se utilizan sistemas de compresión como silicona, taping o vendaje neuromuscular”, finaliza Loreto López.