Emplazada de forma majestuosa en lo más alto del exclusivo sector de Idahue, la vivienda se impone por su robusto y moderno diseño, seduciendo por la hermeticidad de sus fachadas y privilegiada vista hacia el Río Biobío.

Por Francisco Romero . Fotos Patricio Barria

Diseñada por el reconocido arquitecto penquista Cristián Verdugo Núñez, el proyecto plasmó a la perfección la experiencia y carácter de su propietario, marcado por una infancia austera en un barrio de casas adosadas y sobrias.

La construcción se manifiesta a la comunidad como un gran misterio, puesto que su fachada hacia el espacio urbano resulta cerrada y opaca, sin revelar ningún elemento arquitectónico típico y rutinario propio de los diseños habituales de la zona, como por ejemplo grandes y permeables ventanales, dinteles, cubiertas o aleros ornamentales.

En su totalidad, el inmueble contempla una superficie de 225 m2 edificados en hormigón armado y albañilería reforzada, siendo erigida en un terreno esquina a desnivel de 624 m2. Transformado en la actualidad en un referente de diseño arquitectónico, al igual que un símbolo y puerta de entrada al privilegiado y exclusivo barrio residencial de Idahue, en la comuna de San Pedro de la Paz.

Hermetismo v/s Transparencia

_PBM6341

La vivienda presenta una original y muy bien lograda composición volumétrica, marcada por una nítida robustez y fuerza horizontal, lo que provoca curiosidad e inquietud para quienes la contemplan desde el exterior, tratando de desentrañar su bien resguardado interior.

Su acceso, configurado con estrechez, obliga el contacto directo con los muros de hormigón de diseños simples y sencillos, los cuales se muestran ornamentados por jardineras y arbustos que dan calidez, al igual que un sutil y bien logrado contraste visual. Destaca fuertemente la proliferación de una gran enredadera que resalta por sobre manera un volumen del frontis producto del follaje verde, natural y vivo.

Por el contrario a lo que sucede en el exterior urbano de la casa, la fachada hacia el jardín – en una magistral composición plástico espacial – se abre transparentando toda la riqueza de sus espacios y dependencias interiores. Brinda una vista infinita hacia los lejanos cerros, los bellos parajes del Gran Concepción y el imponente lecho del Río Biobío, lo que invita a una larga y agradable contemplación.

 Arquitectura de muros_PBM6325

Esta casa se concibió conforme a un diseño arquitectónico de muros, con paredes limpias, continuas y sobrias, carentes de adornos y postizos innecesarios. Sólo marcados por los contrastes de los rayos del sol, que generan luces y sombras en continuo movimiento durante el pasar de las horas del día. Lo anterior sumado al esfuerzo de los volúmenes en suspensión y en voladizo ubicados en la fachada interior de la casa, los que provocan  sorpresa y admiración a quienes los contemplan.

Importante señalar que el cielo se consideró en el diseño como telón de fondo, el cual cobra gran protagonismo dentro de la composición de llenos y vacío. Asimismo, en la articulación plástico espacial de la totalidad de la volumetría que componen la vivienda.

_PBM6311Los muros en esta casa son ininterrumpidos y se encuentran unidos de tal manera que configuran y fusionan cada uno de los espacios que componen la casa, dando una continuidad espacial que aporta flexibilidad, delicadeza y acogida en la vida interior de esta residencia.

Los muros se proyectan de igual manera desde el interior hacia el exterior, separados única y exclusivamente por paños de cristales. Los que otorgan fluidez y la condición de amplitud, sensación que genera una mayor dimensión a lo real que el espacio físicamente es._PBM6336

El uso de pocos materiales en la concepción de la casa, como es el caso del hormigón, el cristal y la madera interior, hacen que tanto la luz como la sombra se conviertan en un adorno importante y natural propio del diseño. El empleo de la madera en el pavimento, al igual que en el mobiliario de cocina, en dormitorios y puertas provoca que su olor, colorido y desgaste propio del tiempo formen parte de la memoria de quienes habitan la vivienda.

Paisajismo

_PBM6348Destaca la optimización del espacio existente, sobre todo por tratarse de un terreno a desnivel con una pendiente relativamente fuerte donde se logra la conjunción perfecta entre áreas verdes, terrazas, escalinatas, claraboyas del subterráneo, caídas de piedra y piscina de borde infinito, todo en perfecta armonía a lo ancho de toda la fachada interior.

Un detalle que se ha considerado con especial cuidado es la total ausencia de árboles o cualquier estructura que intervenga la visibilidad desde la casa hacia la naturaleza presente al horizonte. La idea es que siempre se mantenga la permeabilidad visual entre el interior de la casa con el exterior, siendo la ribera del Río Biobío el gran marco de fondo para los moradores del inmueble.

 

Cristián Verdugo Núñez

Arquitecto titulado de la Universidad del Biobío en el año 1991. Entre los años 1991 y 1996 trabajó como arquitecto jefe de proyectos en la oficina de arquitectos Armstrong & Pollmann. En el año 1996, establece su propio estudio, dedicándose desde aquella fecha al libre ejercicio de la profesión. A partir de ese momento, elabora proyectos independientes en diferentes escalas, transformándose en uno de los arquitectos más destacados e innovadores del sur de Chile.

_PBM6302