Importancia de la prevención y detección del VIH: “La función de Clínica Sanatorio Alemán, es la posibilidad de educar a sus pacientes”.

Durante el mes de febrero se informó el histórico peak de contagios con VIH en Chile, situación que venía registrándose durante los últimos semestres. El Instituto de Salud Pública confirmó que entre enero y noviembre de 2018, 6.430 pacientes fueron diagnosticados como portadores de VIH, significando un aumento del 10,6% respecto al 2017. Esta estadística indicaría que la cantidad de personas confirmada con el virus durante 2018, es la más alta en la historia de Chile.

Se confirma que en 2018 la región Metropolitana fue el sector con más nuevos casos, 3.678 pacientes. Le siguen la región de Valparaíso con 521, Biobío con 396 y Antofagasta con 298. Cabe destacar que el aumento en las cifras es debido a la detección del virus en personas que no tenían conocimiento de ser portadores del VIH. Durante 2018, el Plan Nacional de VIH, implementó 200 mil test rápidos gratuitos, lo que conllevó a detectar la enfermedad en personas que no tenían consciencia de su estado. Allí radica la importancia de detectar la presencia del virus de inmunodeficiencia humana para comenzar con su tratamiento lo antes posible.

Nuevamente, durante enero y febrero del 2019 el Ministerio de Salud lanzó una masiva campaña de Test Rápido VIH que se efectuará en el país gratuitamente. Sobre la importancia de la protección al contagio, su pronta detección y lo perentorio de su tratamiento, conversamos con el especialista en inmunología, Gonzalo Espinoza, doctor de Clínica Sanatorio Alemán.

¿Cómo se previene el VIH?

La prevención es principalmente la relación sexual con condón. Una vez que se ha mantenido relaciones sexuales sin condón o si se tiene alguna duda, lo fundamental es hacerse el examen. En el caso de contagio se debe iniciar terapia enseguida, para no caer en etapa SIDA y no contagiar al resto de las parejas sexuales.

Por eso, la mejor forma de prevención es el condón. Y si me preguntas sí se deberían tomar más medidas más factibles, así debería ser; ojalá que en todos los lugares donde hay concurrencia masiva de personas, como discotecas, restoranes, etc., existieran los dispensadores de condones como en muchos países, pero claro esas son medidas de salud pública.

¿Cómo es el acceso a la terapia contra el VIH?

En Chile por lo general el acceso a la terapia está desde el 2005 asegurada por GES o AUGE, independientemente de la previsión, ya sea Isapre o Fonasa. Donde nos estamos cayendo, es que se calcula que alrededor de un 40% de personas infectadas no conocen su estado de portadores de VIH, ese es el nicho que se debe atacar; ya que, desde que se contrae el virus hasta desarrollar una enfermedad marcadora o caer en etapa SIDA, el promedio son de cuatro a seis años, entonces desde que tú te contagias hasta que vas a consultar porque ya tienes síntomas puede pasar todo ese tiempo, y no solamente está dañando tu organismo sino también estás contagiando. Las políticas públicas han ido en torno a tener un buen acceso a las terapias y eso lo cumplimos. El problema es todo este grupo de personas que no conoce su estado de portador seropositivo, es por eso que actualmente las campañas van principalmente enfocadas al diagnóstico precoz.

La vías de contagio a grandes rasgos son tres: por relaciones sexuales, por uso de drogas endovenosas y por transmisión vertical madre e hijo. En Chile prácticamente 99% es por la primera vía, por lo tanto todas las personas que mantienen relaciones sexuales deberían realizarse el examen con cierta frecuencia.

¿Cada cuánto tiempo recomienda realizar el examen para detectar la presencia de VIH?

Depende de la sensación de riesgo del paciente. Si yo tengo una pareja estable, mínimo una vez al año. Ahora si se cambia la pareja sexual, lo recomendable y sano es realizar el examen antes de tener relaciones con esta nueva pareja y que sea de ambas partes. Lo ideal es ejecutar no sólo este examen, sino también para prevenir otras enfermedades de transmisión sexual.

¿Entre los pacientes existe el miedo de realizar el examen?

En general no, de hecho yo acá en la consulta no solamente veo VIH, sino también inmunología general: alergias, alergias alimentarias, distintos casos, y cuando les solicito exámenes a todos les pregunto: ‘¿Te quieres hacer el de VIH?’ Y la gente está bastante abierta a hacerlo, no hay temor. Y los que tienen temor preguntan, ahí viene el rol de nosotros como profesionales de la salud, explicarles que actualmente esta patología si bien no tiene una cura sí tiene un tratamiento y las expectativas de vida son altas. Debemos quitarle el temor de que esto no es una sentencia de muerte y tampoco una colección de pastillas, tanto en la parte pública como privada tenemos el acceso de conformado por dosis única, vale decir una pastilla al día por enfermedad.

¿Cuáles son las poblaciones de riesgo de contraer VIH?

Las estadísticas han demostrado que últimamente el grupo que más se disparó en cifras de diagnóstico es la población entre 15 y 29 años, ese es el grupo que uno más debería focalizarse. Ahí residen un montón de factores: inicio precoz de relaciones sexuales, desconocimiento, el no tener sensación de riesgo.

En general, cuando uno conversa con los pacientes, sobre todo con los pacientes ya diagnosticados, jóvenes de veinte años que tuvieron una o dos parejas sexuales, dicen: ‘Es que nunca pensamos qué…’, nunca se vieron en factor de riesgo, no está la conciencia de la enfermedad. Si en Chile, esto se transmite el 99% de las veces por vía sexual, ya que en el país prácticamente no tenemos drogadicción endovenosa y en el caso de las mujeres embarazadas por protocolo se realiza un test en el primer trimestre y si existe factor de riesgo se les ofrece nuevamente en el tercer trimestre, está todo bastante normado en ese sentido. Falta la parte de la población joven, que trabaja, que no tiene tiempo para estar en el médico, que no tiene consciencia de que se enferma, y esa es justamente la población que tiene mayor actividad sexual y por lo tanto, está en mayor riesgo de contagio. Por eso el llamado es a realizarse el test, por lo menos cada vez que se cambie de pareja sexual.

¿Cómo Clínica Sanatorio Alemán cuál es el apoyo a la detección y prevención del VIH?

La función de Clínica Sanatorio Alemán, así como todos los centros de salud, es la posibilidad de educar a sus pacientes. El Sanatorio tiene un Centro de Medicina Preventiva donde también a los pacientes que van por un chequeo rutinario les ofrecemos el examen del VIH.

Todos los médicos deberíamos ofrecerlo ya que es solamente una solicitud de examen. Y, una vez que el paciente se llega a diagnosticar, brindarle la atención como corresponde, tener disponibilidad de horas de los controles periódicos, la facilidad para realizarse los exámenes. Como Clínica Sanatorio Alemán somos centro prestador de pacientes VIH para distintas Isapres, y les damos todas las facilidades a fin de que no dejen el tratamiento. La idea es que una vez que se inicia la terapia, el paciente no la abandone en ningún minuto, por el riesgo de generar resistencia y que finalmente esa terapia ya no sirva en ese paciente.

¿Si el paciente abandona la terapia el riesgo es generar resistencia a ella?

Las terapias actuales no matan el virus, sino que impiden la replicación viral. Al impedir que el virus se replique, queda contenido a ciertas zonas del cuerpo como lo son algunos miembros linfáticos, y además el virus no está atacando a nuestras defensas. Por lo tanto, las defensas comienzan a subir, y para que eso ocurra uno tiene que estar utilizando el fármaco que tiene una vida media de 24 horas habitualmente. O sea, uno tiene que estar atacando el virus con fármacos todos los días e independientemente que sea sólo una pastilla, sigue siendo triterapia.

Se requiere que el fármaco sea consumido todos los días, ya que al momento que dejar de tomarlo genera una disminución de los niveles pragmáticos de la droga. El virus puede comenzar a replicar y en esa replicación genera partículas con mutaciones de resistencia a la terapia. La droga que estoy ocupando ya no me funciona y ahí empiezan a subir las cargas virales. Además, se tendrá que solicitar un examen que es mucho más específico, una genotipificación, y según esa mutación organizar un nuevo esquema terapéutico para el paciente. Lo fundamental es que el paciente una vez iniciada la terapia, jamás la abandone.