Camila Soto: Alegría a prueba de todo

Con tan solo 16 años, Cami ya destaca como una de las jóvenes promesas en el modelaje regional y nacional. Su personalidad dulce, su energía y su juventud, son en parte los motores que han impulsado esta carrera, que, pese a haber comenzado hace poco, solo sabe de éxitos.

Por Gabriela Bustos P.
Fotografía: Francisco Méndez | Asistente de fotografía: Brian Sáez
Estilismo: Gonzalo H Raasch y Fran Juárez – Décadas Studio | Dirección de arte: Jose Ovni
Producción: Ulises Garrido | Modelo: Camila Soto | Maquillaje: Daniela Romero
Pelo: Óscar Vera | Outfits: Berlintexx | Locación: Casa de la Cultura Chiguayante

No es difícil imaginarla de niña, si ahora en su adolescencia sigue manteniendo el mismo rostro tierno de antaño. Tampoco lo es si a eso sumamos que conserva la alegría de aquella pequeña histriónica que estaba siempre rodeada de amigos, y que participaba en todas las actividades artísticas que había en el colegio, secundada por su querido abuelo materno, que no conforme con acompañarla y verla participar, le hacía todos los gustos, incluso si estos implicaban la confección de atuendos para esas presentaciones.

Quizás por lo anterior fue que pudo desenvolverse con soltura cuando a los 13 años participó en un concurso de Instagram, que tenía por premio una sesión de fotos gratis. “Compartí la publicación, y a los tres días me avisaron que había ganado, así que asistí a una sesión con la fotógrafa, y el resultado de su trabajo fue muy lindo. Tanto así, que comenzaron a contactarme otros fotógrafos de Concepción, con quienes seguí trabajando por alrededor de un año”, cuenta la joven, relatando la inocencia con que partió lo que hoy se ha convertido en una de sus máximas pasiones.

Como comenzó a gustarle el resultado de aquellos trabajos, empezó a compartir las fotos en su cuenta de Instagram. “Lo hacía siempre, hasta que un día me contactó por ahí, mediante un mensaje, la dueña de la Agencia We Love Models, Ofelia. Me comentó que le encantaban mis fotos, así que me invitaba a presentarme en un casting presencial en Santiago. Así fue como empecé en este rubro, trabajando tanto en esa ciudad, como en Concepción, que para mí siempre significará el inicio de algo nuevo. Fue mi punto de partida para algo muy importante, que me ayudó a llegar a donde estoy ahora”, explica.

Aunque debido a su edad está recién cursando Tercero Medio, ya tiene claro que quiere dedicarse al modelaje cuando termine sus estudios. “Me gustaría irme al extranjero, vivir y trabajar en otro país, porque acá es algo poco estable, debido a la competencia que se genera. Pero por ahora, que debo compatibilizarlo con el colegio, mis expectativas son seguir trabajando con mi agencia en distintas campañas publicitarias y comerciales”, confiesa Cami.

Respecto a su día a día, lo define como absolutamente normal. Se levanta temprano para ir al colegio, allá comparte con sus amigas y amigos, y finalizada la jornada regresa a su casa a descansar, o compartir con su familia. Y si por el contrario se trata de un día libre, lo que más disfruta es salir a bailar con amigas, ir a la playa, escuchar música, conocer gente nueva, salir a caminar, o simplemente pasar tiempo con su madre y sus amados gatos. “Un día ideal para mí, no necesita más que eso”, confiesa.

Si hay algo que destacar de estos tres años, asegura que es a la gente inspiradora que ha conocido. “Las personas que me rodean en este ámbito, siempre me han tratado con mucho cariño, y me han hecho sentir muy cómoda. Ya sean fotógrafos, productores, maquilladores, estilistas, u otros profesionales, han hecho que disfrute siempre cada campaña. Me gusta eso, aprender de ellos, divertirme, los canjes (ríe)… Pero si tuviera que destacar una experiencia, sería mi primer comercial, que fue para la marca Jumbo. Fue genial porque además de que me entretuve mucho en la grabación y pude compartir con más modelos, ver el resultado de mi trabajo en la televisión, fue muy emocionante y chistoso”, recuerda riendo.

Otro de los aspectos que la motivan de esta industria, es sin duda el interés que ha sentido siempre por la moda. “Soy fanática de lo vintage, porque me gusta sentir que hay prendas que son únicas e irrepetibles. Además, gracias a mi trabajo he podido conocer otros estilos que están marcando tendencia justamente por eso, porque salen de lo común”, explica.

Le pasa algo similar al hablar de belleza. “Para mí es algo muy subjetivo, ya que se puede ver desde diferentes miradas. Esto es lo que actualmente rompe los cánones a los que estábamos acostumbrados, y me gusta que ya no existan prejuicios. En mi concepción, la belleza siempre ha ido mucho más allá de lo externo”, manifiesta la joven.

Pero a pesar de su visión, tiene claro que en el día a día siguen existiendo mitos y críticas en torno al aspecto físico de las modelos. “El principal tema es con la delgadez. En lo personal mi contextura siempre ha sido la misma, y no es generada por dietas o dejar de comer, simplemente soy así. Pero lamentablemente, pasa que los pares siempre critican, en mi caso, llegando al punto de inventar enfermedades”, acusa Camila, en relación a un tema que le parece delicado, y que es quizás lo más complejo con lo que debe lidiar al compatibilizar sus rutinas. Sin embargo, tiene claro que las ideas deben evolucionar, y prefiere concentrarse en lo que más que un trabajo con campañas para marcas independientes de Concepción, hoy por hoy, es un paso más hacia su elección para el futuro.

 

MIS FAVORITOS:

Película: Abzurdah.

Serie: Orange is the new black, Skins.

Comida: Salsas, Pizza.

Destino: USA, Australia.

Moda: Vintage, 90’s.

Libro: Sidhharta.

Música o canción: Trap chileno. Mis favoritos son Nvscvr y Gianluca.

Placer culpable: Comer exceso de dulces.

Mascotas: Tengo dos gatos y un perro.

Inspiración: Me inspira mucho la naturaleza, mi madre y mis amigues artistas.

Perfume: La Vie Est Belle.

Dato: Tengamos un clóset mas ecológico y consciente, evitemos comprar en el retail por el fast fashion.