Café verde:

Un café para adelgazar

Para compartir con amistades, pasar el frio o simplemente para disminuir el sueño, son estos sólo algunos de los motivos que convierten al café en un amigo que nos acompaña todos los días. Con leche, con crema, incluso amargo, lo encontramos con innumerables sabores y formatos, sin embargo, también es posible encontrar el “café verde”, producto que cada día gana más adeptos en nuestro país gracias a sus propiedades adelgazantes.

Por Daniela Soto Vásquez

Comienza lentamente la retirada del verano pero no por eso desaparecen las ganas de vernos bien y con ello nuestro constante interés por conocer todos los alimentos, productos y técnicas que nos podrían permitir estar más cerca de la tan anhelada figura. Es por esto que cada cierto tiempo aparecen en el mercado nuevos productos, los cuales ofrecen ser la solución milagrosa para disminuir esos tan odiados kilitos demás, uno de ellos es el café verde, pero ¿cuáles son sus beneficios y riesgos? Y ¿es realmente efectivo? Te invitamos a conocer más detalles sobre esta bebida a continuación.

Un producto natural

El café verde es una variedad en la cual el grano no ha sido tostado, de ahí recibe su nombre. Los granos son naturalmente de color verde pero pasan por un proceso de tostado para ser comercializados en el mercado, con lo cual el café se oscurece y también pierde algunas de sus propiedades naturales.

Fue esta última característica la que llamó la atención de Carolina Muñoz, habitual consumidora de café. “Me estaba preparando para ir a un matrimonio y quería bajar de peso, me carga hacer ejercicio por lo que nunca lo consideré como una opción y me puse a investigar, tras leer sobre varios métodos llegué al café verde”.

Este producto no sólo se consume como el café tradicional, también es posible adquirirlo en cápsulas que se venden en farmacias, tiendas especializadas e internet. “Mi idea era consumirlo en grano por ser más natural, fui a varios locales de Concepción y no lo encontré. Al final opté por comprarlo en pastillas en el sitio web linio.cl”, nos indica.

Con un aroma y sabor mucho más suave que el café tostado, según nos cuenta Carolina, es necesario acostumbrarse a él. “Especialmente si uno ama el café intenso y bien cargado, al probarlo uno nota que es suave, en ningún caso es malo sólo se nota una diferencia, pero sigue teniendo el aroma característico”, señala.

Tras consumirlo durante 5 meses considera el resultado como poco claro. “Bajé 6 kilos y nunca tuve algún problema o contraindicación, claro que al estar consumiendo algo para bajar de peso me fue imposible el no ir cambiando la dieta, dejando algunos alimentos y aumentando la ingesta de agua, por eso no lo considero un método o una solución milagrosa. En mi caso creo que influyeron varios factores, el principal era estar consciente y determinada a bajar de peso”, concluye Carolina.

Beneficios para el organismo

Bernardita de Camino, nutricionista de la Clínica Sanatorio Alemán, explica que ningún método es efectivo para bajar de peso si no se complementa con ejercicio y un cambio en la alimentación. Sin embargo, el café verde tendría diferentes beneficios para el organismo.

“El café verde cuenta con un compuesto que es el que contribuiría a bajar de peso, es el ácido clorogénico, el cual ayuda a saciar el apetito; aumenta la actividad lipolítica que es la capacidad de nuestro organismo para regular las grasas almacenadas en los tejidos y así evitar su acumulación; mejora el sistema inmunológico; reduce los altos niveles de azúcar en la sangre; y protege el sistema cardiovascular, reduciendo la tensión y presión arterial. Además de ser antioxidante por lo que ayuda a mantener el buen estado de  las células previniendo el envejecimiento”, sostiene.

Resultados

Existen múltiples estudios, que muestran cierta correlación entre el consumo prolongado de esta bebida y una mayor facilidad para perder peso, no obstante, para la especialista en nutrición  estos no entregarían resultados sólidos.

“Si bien existen estudios, son realizados en una muestra muy reducida de personas por lo que es poco riguroso considerarlos, en otros casos son realizados en ratas y muchos de ellos son patrocinados por la misma industria cafetera, por lo que es necesario conocer más en detalle cada estudio”, comenta.

Por otra parte, esta bebida es un suplemento alimenticio, esto implica que su uso es complementario a la alimentación y no reemplaza las comidas. Además según nos indica la profesional, al ser vendido sin receta médica, y en diferentes lugares es necesario tomar resguardos previos como lo es verificar su procedencia, es decir el laboratorio y lugar de venta.

Recomendaciones

Como todo producto no está exento de posibles contraindicaciones, por lo cual la clave para De Camino es iniciar su consumo bajo la supervisión de algún profesional, que evalúe el proceso de adaptación que tiene el organismo y procurar en todo momento que la ingesta sea moderada.

“Algunos de los riesgos son: diarrea, insomnio, irritabilidad, reflujo gástrico y decaimiento asociado al descenso abrupto de los niveles de glucosa, en todos estos casos es importante suspender de inmediato su consumo”, sentencia.

Otro aspecto a considerar es que su ingesta no es recomendada para todas las personas. “Está contraindicado para quienes tienen problemas cardiacos ya que la cafeína puede aumentar la frecuencia cardiaca y producir taquicardia o palpitaciones; no debe ser consumido por pacientes con problemas renales o sensibles a la cafeína; mujeres embarazadas, en etapa de lactancia y niños”, agrega.

Cabe destacar que el bajar de peso debe ser planificado para ir perdiéndolo de forma equilibrada, cubriendo todo el aporte básico de proteínas, vitaminas y minerales que necesita nuestro organismo. Ante ello la nutricionista Bernardita De Camino recomienda cambiar el estilo de vida, privilegiando los alimentos ricos en fibra, los que ayudan a reducir el colesterol, estabilizan el azúcar en la sangre y mejoran la digestión, además de realizar alguna actividad física diariamente.