Disfrutar con la familia de un tranquilo paseo en lancha, comenzar una aventura descubriendo senderos o simplemente olvidar la rutina con un relajante baño termal. Variedad y actividades para todos los gustos, son parte de la oferta que la Región del Biobío tiene para encantar a los turistas que están pensando en aprovechar los días libres de Semana Santa y así disfrutar los encantos del otoño.

Lanalhue

Ideal para aquellos que buscan tranquilidad y relajo, entre las localidades de Cañete y Contulmo, se ubica un paraje natural que destaca por sus cálidas aguas. Se trata del Lago Lanalhue, que en idioma mapuche significa “Alma Perdida” y que se ha convertido en el destino turístico más visitado de la provincia de Arauco.

Rodeado de vegetación y de diferentes tipos de alojamientos, Lanalhue también llama la atención por la gran cantidad de actividades complementarias que se realizan en la zona. Deportes náuticos, paseos en lancha, canopy o una simple caminata pueden ser el mejor panorama para disfrutar en familia.

Además decontemplar del hermoso paisaje, en sus cercanías también se puede visitar el museo mapuche Ruka Kimvn Taiñ Volil, Juan Antonio Cayupi Huechicura, monumento nacional creado en 1968 que muestra  gran parte de la historia, raíces y cultura del pueblo mapuche, por medio del resguardo del valioso patrimonio ancestral.

Un recorrido completo, que a juicio de Luis Silva del complejo Turístico Valle de la Luna significa “una oportunidad para compartir en familia, aprovechar la traquilidad y disfrutar de todos los atractivos de un Lago apto para navegación y el baño”.

Antuco

Si de aventura se trata, un destino perfecto es la localidad de Antuco. Su amplia gama de paisajes, donde la magia de sus bosques nativos se unen a la cordillera, son el escenario ideal para la práctica de actividades al aire libre como trekking, canopy ,cabalgatas , escalda y mucho más.

Además del volcán Antuco, un imperdible de la zona es el Parque Nacional Laguna del Laja, ubicado en la precordillera andina con un área de 11.600 hectáreas administradas por la Conaf. El lugar resalta por su belleza natural, por la protección de las especies de fauna y por la Laguna del Laja, el mayor embalse natural del país y una perfecta postal para recordar la aventura.

Según Arturo Ahues, gerente del complejo turístico Antucalhue, “el área es una oportunidad de vivir la naturaleza. Estamos en una zona donde hay establecimientos y empresas serias que realizan todo tipo de servicios turísticos que complementan una grata e inolvidable estadía”.

Por su parte, el Salto de las Chilcas y del Torbellino constituyen el nacimiento del río Laja y está rodeado por exuberante vegetación. Cuentan con senderos de excursión de fácil acceso, perfecto para los más adultos de la familia.

Valle Las Trancas

Los cálidos colores del ambiente y las nuevas temperaturas que traen los primeros días del otoño, hacen del Valle Las Trancas otro destino perfecto para grandes y chicos.

Antesala natural de uno de los centros de esquí más importantes del país, este lugar se encuentra rodeado de vegetación natural que se puede disfrutar los 365 días del año.

Además de su evidente belleza, y de lugares imprescindibles para visitar como el Valle Shangrilá o la Laguna el Huemul, el lugar cuenta con una gran oferta de alojamientos acompañada de servicios de salud y relajación pensados para descansar de la rutina y el trabajo.

Pero eso no es todo. Durante los días de semana santa, Nevados de Chillán tendrá la visita de los deportistas que participarán de la primera fecha de la serie mundial del Mountain Bike Enduro 2014, actividad de clase internacional imperdible para los amantes de la aventura y las bicicletas.

Para Francisco, propietario de las cabañas Los Hualles, “el evento ha llamado la atención de los turísticas y aunque la oferta de alojamiento esté bastante copada por los mismo competidores y gente relativa a la competencia, siempre es bueno acercarse hasta la zona para vivir una experiencia única y entretenida”.