Bicis en Concepción

¡A Pedalear!

Es una gran opción ecológica, no contamina, ayuda a tener una vida saludable y relaja, y es que la bicicleta se ha convertido en el medio de transporte de muchos, ya sea como una alternativa para abaratar costos o mantenerse en forma, sea como sea, es un entretenido vehículo de desplazamiento y que además se transforma en una aventura diaria.

Por Catalina Morgado C.

La humanidad nunca imaginó que un invento que se gestó hace 200 años se convertiría en uno de los transportes más importantes para miles de habitantes en el mundo, y es que el noble alemán Karl Drais von Sauerbronn dio en el clavo con su creación: diseñó el primer vehículo de dos ruedas con dispositivo de dirección, al que se le llamó draisiana en su honor. Prototipo al que tiempo después se le agregaron palancas de conducción y pedales, lo que permitió que se pudiera utilizar sin tocar el suelo.

Una invención simplemente fascinante que ha posibilitado a muchos el desplazarse por la ciudad, sin necesidad de pagar por un estacionamiento o boleto. Y es que la bicicleta se ha convertido en una compañera de viajes para muchas personas y un medio de transporte para ir a estudiar, trabajar e incluso carretear.

Y es que son innumerables los beneficios que conlleva el andar diariamente en bicicleta, y así lo demuestra el informe Cycling and Health publicado por el Centro de Salud de la Universidad Alemana del Deporte (DSHS), donde se resalta que es una de las actividades más completas y universales para prevenir dolores de espalda, proteger articulaciones y mejorar el sistema circulatorio e inmunológico.

En el estudio se indica, además, que tan sólo 10 minutos de pedaleo repercuten en la musculatura, el riego sanguíneo y las articulaciones. A partir de 30 minutos aparecen influencias positivas en las funciones del corazón, y desde los 50 minutos es estimulado el metabolismo graso.

En este sentido, el traumatólogo, Osvaldo Gaete destaca sus bondades, “mejora la capacidad aeróbica, musculatura, el aparato cardiovascular, disminuye el stress, ayuda a combatir la obesidad y sus problemas asociados como la hipercolesterolemia, además reduce los riesgos de diabetes, hipertensión arterial y artrosis. También se ha asociado a la disminución del riesgo de presentar algunos tipos de cánceres, como el de próstata y páncreas”.

A nivel cerebral también se producen beneficios, así nos comenta el traumatólogo, “mejora la concentración y memoria, a través del ejercicio, aumentan las endorfinas que nos hacen sentir más contentos y relajados, lo que tiene como resultado una mejor relación con los demás y una excelente calidad de vida”.

Y no sólo tiene beneficios para la salud, sino que también influye positivamente en el medioambiente. Según datos entregados por el Ministerio del Medioambiente, en un año de andar en bicicleta (en vez de andar en auto) se impide la creación de 1200 kilos de emisiones de CO2. Además, señalan que la inversión, en una bicicleta promedio, retornará en un mes con los ahorros que se generan, por ejemplo, se evita el consumo de 512 litros de bencina promedio (si andas 20 kilómetros diarios en total, durante ese año), entre otras ventajas.

Los ciclistas saben de estos beneficios y por lo mismo optan, la mayoría de las veces, por hacer de este medio de transporte su preferido. Este es el caso de María Fernanda Concha, quien desde los 4 o 5 años empezó a utilizar la bicicleta, apenas supo andar sin rueditas sintió la libertad e independencia que se genera con la cleta. Ahora, a sus 25 años, la ocupa diariamente y le sirve como transporte desde su casa al trabajo.

“Andar en bici me relaja, me divierte e invade un sentimiento de libertad tremendo. Como bien dicen, es superdifícil encontrar a alguien triste arriba de este medio de transporte”.

María Fernanda, al igual que muchas personas ha elegido la bicicleta por sobre otros medios de traslado por su rapidez. “Una vez que empiezas a andar en bici encuentras que andar a pie es muy lento y que no vale la pena pagar la micro por tramos en los que te vas a demorar unos 5 minutos más por ir en bicicleta”.

Así como María Fernanda, la estudiante de Odontología, Constanza Salazar, nos cuenta qué significa para ella andar en bici, “siempre me ha gustado pedalear, pero empecé a andar en este tranporte casi todos los días hace dos años, cuando me cambié de casa, donde el trayecto no es tan largo, pero generalmente hay taco. Entonces decidí empezar a moverme en bicicleta, principalmente para hacer mis traslados a la U más cortos. Comencé a disfrutar los viajes y empecé a ir en bici a casi todas partes”.

Según datos de una encuesta realizada por la Mutual de Seguridad y Adimark, un 14% de los santiaguinos usan bicicleta y en el caso de regiones la cifra es bastante similar (15%). Sin embargo, el medio de transporte más utilizado sigue siendo el automóvil (70% Santiago, 75% regiones), seguido por la micro (56% en la capital y 36% provincias).

Asimismo, un estudio publicado en 2015 por el centro de investigación Pew Research Center, expone que Chile ocupa el quinto lugar a nivel global en cantidad de bicicletas por hogares, con un 67% de viviendas que señalaron contar con, por lo menos, una bicicleta operativa, ya sea para uso diario o para paseos de fin de semana.

Pero cuál será la razón de esto, ¿en qué momento se desarrolló este cambio de mentalidad? El sociólogo, Nicolás Gandares, nos explica este fenómeno. “Hay numerosos estudios, como el de la Encuesta Nacional de Salud 2009-2010, donde se destaca que el 17,2% de los mayores de 15 años en el país, reconoció sintomatología depresiva. Existe sedentarismo, obesidad, depresión etc. bajo estas condiciones generales, la bicicleta renueva este discurso siendo una alternativa cotidiana concreta de una vida mucho mejor. Los principales motivos para montar una bicicleta son costo- beneficio, eficiencia en el transporte, y una dimensión ética, ya que es más solidario con los demás, y ambientalmente también”.

Este especialista indica el cambio cultural que se ha realizado al optar por la bici. “Andar en ella se transforma en un ejercicio de libertad y autonomía cotidiana, de ejercicio físico y de desconexión en las, cada vez más, atochadas ciudades. Es el transporte del trabajador, estudiante y del paseo del fin de semana. Los países más «avanzados» (el 50% de los habitantes de Dinamarca se desplaza al trabajo en bicicleta) del mundo social y cultural tienen una tradición ciclista urbana, lo cual permite reorganizar y replantear la ciudad de manera de tener un tráfico más diverso y amigable. Concepción ya tiene síntomas concretos de este cambio cultural, los ciclistas como sujetos activos de la ciudad conforman actualmente sus propios movimientos ciudadanos, se organizan y forman colectividades”.

Realidad local

La región del Biobío no está alejada de la realidad nacional, y es que son miles los que están prefiriendo la bicicleta y por lo mismo, se están perfeccionando las calles para que sean aptas para este tipo de transporte. Es así como nace el plan Ciclovías, que tiene por objetivo la construcción, en la Región, de 18 kilómetros de ellas, denominadas “de alto estándar” en las comunas de Los Ángeles, Concepción, Talcahuano, Coronel y Hualpén. Proyecto que contempla una inversión total de más de 6 mil millones de pesos.

Según este plan se desarrollarán 5.96 kilómetros en Talcahuano, 6.4 en Concepción, 1,3 en Hualpén, 1,8 en coronel y finalmente, 2,7 en Los Ángeles.

Este proyecto se encuentra incorporando diversos criterios que permiten mejorar el estándar actual: cambio de nivel, cruces individuales de peatones y ciclistas, demarcación color azul en los cruces con calles perpendiculares. Lo que tiene relación con los principios de diseño publicados en el Manual del Ministerio de Vivienda y Urbanismo “Vialidad Ciclo-Inclusiva”.

Estos cambios no han sido gratuitos y es que según la Secretaría de Planificación de Transportes (Sectra) se realizan en el Gran Concepción un total de 37.427 viajes al día y en Chillán alcanzan los 39.909, lo que demuestra el interés de muchos por la bicicleta.

Otro estudio que demuestra el uso de este medio de transporte, es la encuesta que realizaron a ciclistas de distintas universidades de Concepción (2015), se aplicó a un universo de 5.506 personas, de ellos un 3.894 sí usan la bicicleta, y de ellos un 49% era de la Universidad de Concepción, un 26% de la Universidad Católica de la Santísima Concepción y un 25% de la Universidad del Bío-Bío. Del total de encuestados, el 48,8% habita en Concepción, 9,3% de Talcahuano, 9,2% de San Pedro de la Paz, 6,9% de Hualpén y 6,8% de Chiguayante.

De ese porcentaje de ciclistas, las calles que más utilizan para trasladarse son: un 19% por Víctor Lamas, 16% por Paicaví, 13% por Chacabuco y 12% Los Carrera.

Gracias a la incorporación de ciclovías, el representante de Más Cleta, Jaime Paz, cuenta que se pueden visualizar más ciclistas en las calles de la ciudad, “hemos visto un aumento de ellos circulando por las calles, y no sólo de Concepción, si no que en la intercomuna”. Igualmente, comenta que para incentivar el uso de ella realizan un evento denominado Cicletada del primer martes de cada mes, con lo que proyectan “congregar a un gran número de ciclistas para hacer un recorrido urbano por las calles del Gran Concepción, y que tiene como fin reivindicar el espacio que merece la bicicleta en la calzada”.

Jaime Paz relata además, que desarrollan actividades como cicletadas familiares que tienen como objetivo dar a conocer rutas seguras por las cuales pueden salir a pasear en familia. “Asimismo, hacemos eventos ocasionales (dependientes de la temporada) como salidas al borde costero, desembocadura, Chome, Punta de Parra, etc. Siempre la idea es mezclar un poco el ciclismo urbano y el deporte/diversión”.

Así como el surgimiento de organizaciones como Más Cleta, también se han implementado otras iniciativas para fomentar el uso de este tipo de transporte, es así como Biotrén, en la época de verano, permite trasladar bicicletas en su interior, en las salidas de los horarios 11:30 y 13 horas. En esta temporada (invierno), sólo se puede hacer lo anterior, desde el recorrido que parte en Coronel, en los horarios de 10:35 y 11:30 (lunes a viernes). Y desde Concepción a Coronel, de 10:35, 11:30 y 13 horas.

Biotrén además, ha sido pionero con su proyecto de préstamo de bicicletas, Biobici, el cual según Fesur, es un sistema integrado de transporte de tren + bicicleta, presente en sus estaciones de Hualqui, Concepción, San Pedro de la Paz y Coronel. Con lo que se busca acercar a los pasajeros a sus destinos frecuentes y promover una vida sana. Biobici es el único servicio de préstamo y aparcadero gratuito de bicicletas en Chile.

Para poder disfrutar de este proyecto es necesario ser usuario del Biotrén e inscribirse en Atención a Clientes en la estación Concepción, presentar cédula de identidad, comprobante de domicilio y ser mayor de 18 años. Cabe destacar que el préstamo es diario y su devolución es en la estación donde se entregó.

Así como se han desarrollado distintas iniciativas para fomentar el uso de la cleta, se han creado diversos locales donde venden bicicletas, cascos y diferentes accesorios para que puedas enchular tu medio de transporte favorito.

Uno de estos locales es Multibike, ubicado en San Pedro de la Paz, y donde puedes encontrar literalmente de todo para que tu bici quede tiqui taca y para complementar tus salidas deportivas o recreacionales. Tienen a disposición desde accesorios, ropa de invierno, ideal para estos días tan gélidos, partes de bicis, equipaje, cascos; lubricantes, elementos de transmisión y mucho más.

Otros que se han aprovechado y han visto las grandes cualidades de este transporte son los de al tiro Bicimail, quienes trasladan encomiendas o turnos de delivery (de sushi, almuerzos, sándwich) a través de bicicletas. Rápido y sin contaminar, ¿qué mejor?

Peticiones

A pesar de algunos esfuerzos que se han realizado, Jaime Paz de Más Cleta insiste en algunos puntos, “como agrupación abogamos por la construcción de más ciclobandas, como las ya construidas en Concepción, el respeto entre peatones, ciclistas y automovilistas que son los actores de la calzada. Exigimos también la creación de una campaña de educación vial, totalmente necesaria para mejorar la convivencia en ese lugar”.

En este sentido, Constanza Salazar, usuaria de la bici, comenta: “creo que falta educación para peatones, conductores y para los mismos ciclistas, ya que por la falta de ella a veces la experiencia se torna desagradable e incluso se provocan accidentes por desconocimiento de las normas. También creo que sería espectacular que hubiese estacionamientos seguros a lo largo de la ciudad​, actualmente el robo de bicicletas o sus diferentes piezas es muy común y resulta una limitante para transportarse en ella”.

Además de lo anterior, muchos exigen más ciclovías para realizar rutas más seguras y transportarse ágilmente, “lo ideal es que en el futuro haya más ciclovías y ojalá en el corto plazo, porque es una opción segura de transitar por la ruta que une Concepción-Chiguayante”, exige María Fernanda.

En este sentido, el sociólogo Gandares indica “es importante que esta influencia cultural se materialice en el paisaje de las políticas públicas, las que vayan más allá de hacer ciclovias, también con proyectos concretos que fomenten su utilización, como beneficios y subvenciones que busquen disminuir la circulación de vehículos, comprometiéndose con espacios más limpios y democráticos para todos”.

Educación vial, ciclovías, ciclobandas y subvenciones, en resumen, son las peticiones para seguir utilizando este medio de transporte que tiene un sinnúmero de beneficios y bondades para el ser humano, obviamente de la mejor forma, porque definitivamente la calzada alcanza para todos.

Salir despejado en la mañana, sentir el viento en tu cara y el sonido de la naturaleza, eso es andar en bici, obviamente acompañado de un casco y atento a cualquier movimiento, y es que este transporte es único, ¡atrévete y apuesta por las 2 ruedas!