El doceavo mes del calendario trae consigo un aire festivo único. Es momento para derrochar glamour y estilo por doquier. La naturaleza sirve como escenario para personificar una oda al exceso, en una estética de cuento donde vestidos de colores vivos conviven a la par con creaciones dignas de una diva.