Si se trata de decoración, actualmente el género masculino opta por un estilo austero y sencillo. Donde la funcionalidad se mezcla con la estética, obteniendo espacios livianos, cómodos y visualmente atractivos.

 Por José Luis Vargas . Foto Patricio Barria

Éxito, vanguardia, independencia y lujo son todos factores que ellos desean proyectar en su vida diaria. En este escenario entra con fuerza el vestuario, los cuidados personales y por supuesto la decoración, interiorismos que buscan generar espacios acorde a sus gustos y necesidades.

Por eso, mientras ellas se quedan con los tonos rosas, diseños florales o se dejan cautivar por adornos y manualidades, los hombres optan por las tonalidades sobrias en la que predominan las líneas frías y tenues.

Asimismo, “prefieren una decoración minimalista con un toque tecnológico, que proyecte una vista liviana y estéticamente atractiva, donde cada artículo destaque y ocupe un papel protagónico en su hogar”, sostuvo Karin Bachmann, diseñadora de ambientes.

Debido a su practicidad y perfeccionamiento, a la hora de elegir los muebles, ya sea para living, comedor o dormitorio, los hombres se dan el trabajo de medir cada una de las dimensiones, asegurando así que el artículo adquirido quede perfecto en el espacio que se le asignará.

“Por dicha razón, la nueva tendencia en decoración para ellos ha entrado fuerte en el mercado y, para disfrutar de un diseño moderno, sofisticado y exclusivo, el joven profesional incluso está dispuesto a invertir en la asesoría de un experto que le dé las recomendaciones necesarias al momento de decorar cada rincón del hogar”, indicó la experta.

Si hablamos de texturas y diseños para las paredes de la casa, ellos prefieren la mezcla de sencillez con sobriedad, donde las figuras geométricas, rayas, nuevas tendencias en relojes y espejos son parte de esta apuesta decorativa. Estilo catalogado como frío, pero muy cómodo para el género masculino.

En cuanto a la cocina, lugar que ha ido tomando mayor protagonismo por ellos, ésta se caracteriza por su modernidad y la presencia de productos metálicos con mezclas de vidrios y granito. Al complementar estos artículos con accesorios de cocina funcionales, pero de carácter netamente estético, crean un interiorismo moderno y diferente.

“Con relación a las tonalidades que priman en estos ambientes, hace décadas que el género masculino se ha inclinado por el negro, blanco, gris y marrón, cuya fusión crea un conjunto visual elegante y sofisticado. Sin embargo, hoy existe un sector que se está atreviendo a innovar incorporando de forma equilibrada colores verdes, anaranjados y hasta amarillos”, aseveró Bachmann.

Por lo tanto, si desean arriesgarse por un interiorismo que entregue ese sello personal y vanguardista tan anhelado por los hombres amantes del diseño, la tecnología y el buen vivir; es necesario seguir estas tendencias al momento de crear ambientes cómodos, prácticos y únicos.