Todas las mañanas  en la subida de Andalué, muy cerca del Colegio Alemán, veo a una  mujer regando y bailando como si estuviera en la mejor pista de baile. Ella se mueve con gracia y alegría, transmitiéndonos una cuota diaria de optimismo que nos cambia el día. Lanza agua hacia el cielo saludando a la madre tierra. Trabaja para el Municipio de San Pedro y está encargada de hermosear ese sector.

Todas las personas que transcurren por esa avenida  a primera hora, comienzan a tener una transformación lenta, casi mágica.  Ella ha tenido el poder de propagar buenos sentimientos e intenciones por todo el sector.  Siento que ella es una especie de pacificador urbano, formidable para transformar la hosca irritabilidad, la pereza de muchos que  se aprestan a una nueva jornada  escolar o laboral y también la capacidad para suavizar y abrir sus corazones. Muchos la saludan, le sonríen y ella los devuelve con más sonrisas, baile, coquetería y energía.

Una mañana, decidí conversar con ella. Patricia, con una sonrisa en los labios,  bajó suavemente el volumen de la música, me contó que bailaba porque le encantaba y para recordar a su hermano fallecido hace dos años. Era el homenaje diario que ella le hacía a su compañero de vida. Le manifesté  que la admiraba por su energía y fuerza y que gracias a ella, muchos éramos más felices después de verla.

Las mujeres tenemos ese don de  transformar situaciones duras y desagradables, en vivencias gratas y placenteras.  Tenemos la magia de poder mover a nuestros seres queridos, estimularlos e inspirarlos. Tenemos ese poder de contagiar  nuestra alegría y esperanza. Podemos ser puentes de unión y reconciliación con los nuestros y muchas veces con personas que apenas conocemos.

Por eso, Patricia me ha inspirado a invitar a todos y todas a ser un poco como ella, a decirle sí a la vida, agradecerle diariamente y caminar siempre con la frente en alto, pensando que las cosas cada día serán mejores, que la vida es maravillosa y que ser feliz es muy fácil, depende exclusivamente de cada uno.

Pilar Gutiérrez
Abogada
@mariapilargr