Contacto con la naturaleza,  adrenalina, aventura,  riesgo, disciplina y entrenamiento son las palabras que resumen el andinismo como tal. A lo largo del mundo, el montañismo o andinismo nace en 1786 cuando el francés Horace Benoit alcanzó la deseada cumbre de Mont Blanc de más de 4 mil metros. No obstante, en Chile son variadas las influencias donde se señala que los pueblos originarios ya “practicaban” este deporte.

El andinismo se puede dividir en cuatro áreas: senderismo, trekking – expediciones, escalada de hielo – escalada deportiva y Boulder. Estas últimas disciplinas las practica la Rama de Andinismo de la Universidad del Bío Bío (RAUBB), que cuenta con más de 50 antiguos miembros.

AVENTURA EN LA MONTAÑA

RAUBB nace en abril de 1977, donde un grupo de jóvenes con el mismo gusto por las montañas y la escalada deciden emprender un gran desafío, formar una rama de andinismo en una Casa de Estudios en Concepción. Ya han pasado 37 años, y aún siguen practicando y enseñando a todos quienes les apasione este tema.

El Boulder consiste en escalar una pared de mediana altura, donde no se necesita ningún tipo de seguridad, ya que si alguien llegase a caer, caería en una colchoneta, por lo tanto no representa ningún riesgo para ninguna persona.

Por otro lado, en la Escalada Deportiva se ascienden paredes o secciones más altas, sobre los 4 metros, donde es fundamental el uso de protección como arnés de cintura, mosquetones de seguridad y zapatos de escalada, también llamados «pie de gato».

Cada año la Rama realiza procesos de inscripción de nuevos socios, donde se les entrega no sólo conocimientos prácticos, sino también teóricos. Quienes se inscriben se los instruye para ser capaces de perder el temor a las alturas y poder realizar una salida sin un instructor.

“Para pertenecer al Club RAUBB no es necesario estudiar o trabajar en la universidad, sólo se debe tener la motivación de aprender y ser mayor de edad”, sentencia Pedro Vergara, quien pertenece a la Rama hace 8 años, es parte de la Comisión Técnica, quienes evalúan si las salidas a terreno son apropiadas para los participantes.

Para Fernando Martínez, presidente de RAUBB,  la sensación que produce escalar es impagable, “ya que, la tranquilidad de la naturaleza permite apreciar el más mínimo detalle desde que amanece hasta que anochece, algo que en la ciudad no se puede apreciar por la rutina”.

CHILE, PAÍS IDEAL PARA EL ANDINISMO

Chile se caracteriza por tener una gran variedad de climas a lo largo de todo el país, lo que permite que los andinistas en verano prefieran escalar montañas del sur, mientras que en invierno prefieren la zona norte del país.

“Se puede realizar esta actividad durante todo el año. Chile al tener climas diversos a lo largo de su territorio, hace factible el trasladarse. Cuando llega nuestro invierno y moja las rojas – lo que las vuelve un peligro – nos trasladamos al norte”, comentó Pedro Vergara.

Dentro de los lugares que ha escalado la RAUBB están: Torres del Paine, Chile Chico, Coyhaique, Villa Peluca, Cajón del Maipo, San Pedro de Atacama, Ojos del Salado, entre varios más. Sin embargo, sólo es posible practicar esta rama deportiva en rocas previamente intervenidas, que cuenten con mosquetones que permitan la ascensión.