Gracias a la iniciativa de dos mujeres penquistas integrantes del Opus Dei y debido al éxito que ha tenido el Taller Arenas, este año deberán ampliar la sede donde se reúnen semanalmente con las señoras de la Villa O´Higgins.

 Por Consuelo Ruiz / Fotos Gentileza Taller Arenas

paseo fin de año 2013 332 “Estamos muy agradecidas por toda la ayuda que nos ha brindado el grupo de señoras que viajan sagradamente todos los miércoles a vernos desde Concepción”, cuenta conmovida Micaela Toro, mujer y dueña de casa de la Villa O´Higgins de Coronel, quien además asegura que para realizar una labor así de noble, se debe a que Dios está presente en sus vidas.

Para el terremoto del 27 de febrero de 2010, la población Villa O´Higgins fue considerablemente afectada por la catástrofe que marcó la historia de nuestro país.  Además de los daños estructurales que hubo en Coronel, los locatarios sufrieron el derrumbe la Capilla Nuestra Señora de la Esperanza.

En este escenario, un grupo de mujeres del Opus Dei, sintieron la necesidad de entregar ayuda a las personas en situación vulnerable y comenzaron  regalando cosas a los afectados de Dichato, pero luego se dieron cuenta que más que regalar, querían formar a las personas con un aprendizaje más espiritual.

“Nos contactamos con el Padre Manuel Zúñiga, quien amablemente nos dio la posibilidad de reunirnos en una sede de la población. En un principio la iniciativa comenzó con las dos (yo y Carmen Paz)  y cada semana se fueron agregando más interesadas. Hasta la fecha son 60 integrantes de la Villa O´Higgins  y 20 mujeres penquistas las que conformamos el Taller Arenas”, explica Herna Neira, integrante del Opus Dei y una de las precursoras de esta maravillosa obra social.

Herna es mamá de dos hijos (Catalina y Andrés), profesora de Filosofía y Religión del Colegio Amancay, establecimiento educacional del Opus Dei que beca a niñas de escasos recursos. A pesar de sus compromisos laborales y personales, Herna viaja inamoviblemente a Coronel todas las semanas.

Un día en el Taller Arenas

Una vez a la semana, las mujeres de la Villa O´Higgins dejan a un lado sus labores cotidianas y se dan un merecido tiempo para ellas, asistiendo a las clases de formación y luego aprendiendo distintos tipos de manualidades.

Este grupo de mujeres se reúne todos los miércoles a las 10:00 horas. Comienzan las actividades  con  el agradecimiento del día y se presenta el tema basado en el año litúrgico. Principalmente se exponen temas como los sacramentos y las virtudes. Luego hay un  receso con un café y finaliza la jornada a las 12:00 horas con el curso de manualidad.

“Además de acercarnos más a Dios, durante estos últimos 4 años, hemos aprendido diversas manualidades y capacitaciones como: tejer, cocinar, confeccionar telares, pintar, aprender cómo poner la mesa, cursos de maquillaje y peluquería, clases de costura y la confección de un Rosario, entre muchas otras“, menciona Micaela.

 “Uno de los principales objetivos del Taller Arenas es enseñar a las personas a vivir santamente en la vida diaria, entregarles el mensaje de Jesús,  buscar a Dios y ser  mejor persona”, asegura Carmen Paz Zúñiga,  una de las fundadoras del taller, quien asimismo asevera que “la gracia y el encanto que ha atraído a la gente a unirse, es que es un programa de formación católica basado en las virtudes como la fortaleza, la alegría, la esperanza y el compromiso con la doctrina dedicada a Dios”.

M.Chomali

Madre de tres hijos (Pablo Andrés, Luis Felipe y Magdalena Paz), Carmen Paz es integrante de la directiva de la Junta de Vecinos de Villuco y del Centro de Padres del Colegio Itahue. Todos sus compromisos semanales no impiden que esta mujer viaje sagradamente todos los miércoles a Coronel.

“Además de la jornada de formación y manualidades conversamos mucho con estas mujeres. Las asesoramos en cómo enfrentar la situación de un hijo drogadicto, maridos ebrios, violencia intrafamiliar, problemas de salud o cualquier tema delicado en que podamos ayudarlas y darle alguna solución”, cuenta Carmen Paz.

Mensaje de amor

Para Herna es importantísimo continuar con esta obra social, ya que es optimista en que al difundir y ampliar a más comunidades este mensaje de amor, se puede crear un cambio en la sociedad en la manera de vivir la vida más cercanamente a Dios. “A pesar de que muchas mujeres trabajamos y tenemos nuestras actividades propias, nos damos un tiempo para viajar a Coronel porque el compromiso social es nuestra prioridad”.

Asimismo, ella cuenta que no sólo se reúnen para el taller de formación y manualidades, sino que también para las fechas importantes ya que organizan actividades extraprogramáticas para compartir, como el 18 de septiembre y la celebración de fin de año. Por ejemplo, en 2013 realizaron un paseo  con almuerzo incluido en el recinto militar de Coronel y todos los 26 de junio celebran con una misa el aniversario de San Josemaría Escrivá de Balaguer (fundador del Opus Dei).

Entre los principales desafíos para el 2014, el Taller Arenas pretende ampliar su sede para recibir a más mujeres que ya están interesadas en integrarse durante este año. Por lo mismo, Inacap les está ayudando a construir una parte adicional para recibir a todas las nuevas participantes.

Granitos de arena

“Esta obra social se llama Taller Arenas, porque nosotros como mujeres católicas pensamos que un granito de arena lleno de amor más otro granito de arena puede cambiar la sociedad.  Somos muy comprometidas y  tenemos la suerte de que mucha gente nos coopera, ya que funcionamos con colaboraciones”, explica Herna.

Para Carmen y Herna, formar integralmente a la mujer cambia positivamente todo su entorno, su actitud frente a la vida y su rol como pilar fundamental de la familia. Además, cabe destacar que las apoyan en todo sentido. Por ejemplo, si alguna de las mujeres de la Villa O´Higgins tiene un hijo enfermo, van al hospital y se aseguran de que les brinden atención y mueven toda su red de contactos para ayudarlas.

Para estas mujeres católicas e integrantes del Opus Dei, lo que das es mínimo y lo que recibes es inmenso. Por lo mismo, aseguran que es muy importante la ayuda mediante acciones.

A raíz del éxito que ha tenido esta iniciativa, el Padre Manuel Zúñiga, está muy contento y para él el Taller Arenas es una bendición de Dios. “Esta obra social ha sido un aporte muy positivo, ya que han creado una comunidad muy valiosa. La formación que entregan a las señoras es un gran compromiso que se cultiva todas las semanas”, cuenta el Padre Manuel. Por otro lado, asevera que “al principio las señoras tenían incertidumbre sobre el taller, pero en la actualidad participan muy entusiasmadas en este gran avance para la comunidad de la Villa O´Higgins de Coronel”, expresa agradecido.

IMG_2792