Actualidad

Germán Marín: Muere un grande de la literatura

Por Francisca Olivares | 29 diciembre 2019

Este apreciado escritor y exigente editor chileno tenía 85 años. Este 2019 publicó su último libro, “Un oscuro pedazo de vida". Foto: Memoria Chilena.

A lo 85 años, tras una larga enfermedad como se dijo en algunos medios, en el Hospital Salvador, murió el escritor Germán Marín (1934-2019). Una gran pérdida para el mundo de la literatura chilena donde muchos lectores se dejaron llevar –y fascinaron– por su manera de narrar diversas novelas y cuentos, como El Palacio de la Risa (que es la Villa Grimaldi) o El guarén (la historia de un guardaespaldas), respectivamente.

El sitio www.memoriachilena.cl lo describe como “autor de un conjunto de obras de gran fuerza y de un carácter reconocidamente polémico. Germán Marín ha transitado por la literatura de manera franca y frontal. En sus obras, críticas y artículos, ha dejado la impronta de una escritura directa, intensa y no exenta de riesgos”.

Era usual verlo en algún café de Providencia. El Tavelli del Drugstore era uno de esos lugares donde cualquiera podía apreciar a este escritor de historias protagonizadas tantas veces por personajes de los bajos fondos. También fue un exigente editor y se sabe que varios libros rechazó porque los encontraba malos o aburridos.

Muy amigo del poeta Enrique Lihn, en 1969 fundaron la revista y editorial Cormorán (dedicada al arte, literatura y ciencias sociales). Vivió en el exilio durante la Dictadura de Pinochet, trabajó para García Márquez y nunca recibió el Premio Nacional de Literatura. El año pasado, en una entrevista al diario La Tercera, dijo que solo le interesaría recibirlo por el dinero, ya que ni él ni su mujer (Juana Robles) tenían jubilación. También fue un detractor del premio que Isabel Allende recibió en 2010. En una oportunidad contó que no había podido terminar de leer La hija de la fortuna.

Muchos de aquellos que lo consideran un maestro o aprecian su literatura (como Adriana Valdés, directora de la Academia Chilena de la Lengua) se han manifestado en Twitter para dar a conocer su pesar . La cuenta de la librería Qué Leo del Forestal, por ejemplo, expresó: “Un trozo de la historia de las letras chilenas se va contigo”.

El escritor Rafael Gumucio, que además fue su amigo, escribió en esta misma red social: “Murió Germán Marín. Amigo y maestro, viejo jodido y escritor implacable. Su alma era como su cuerpo, grande e incómodo, contradictorio y rotundo. Entre otros de sus muchos inolvidables libros, El Palacio de la Risa es quizás el mejor de los libros sobre la memoria histórica”. A lo que es un tweet posterior agregó: “Y la postdictadura y todo eso que prefiguró y comprendió mejor que nadie siempre desde una imparable voluntad de estilo”.

En julio de 2019, la Universidad Diego Portales distinguió a Germán Marín como Profesor Honorario de esa casa de estudios.  Durante la ceremonia, el rector Carlos Peña dijo: “No hay en la literatura chilena otra obra que como la de Germán Marín muestre mejor ese carácter que posee la memoria. En sus obras, cuentos, novelas y ensayos no solo se ejercita un estilo notable y original, la frase larga y sinuosa permanentemente suspendida y en equilibrio, sino que mediante él se subraya que escribir es casi siempre recordar”.

Con el rector de la UDP, Carlos Peña, al ser nombrado profesor honorario de esa casa de estudios.

Autor de Historia de una absolución familiar –que incluye las novelas Círculo vicioso (Premio del Consejo del libro y lectura), Las cien águilas y La ola muerta (Premio de la Crítica de la Universidad Diego Portales)–, Fuegos artificiales (censurada en 1973) y Carne de Perro, entre otros, el último libro de Germán Marín fue Un oscuro pedazo de vida, publicado en diciembre de este 2019.

Comentarios